Elementos filtrados por fecha: Sábado, 11 Julio 2020

Domingo, 12 Julio 2020 15:53

PANORAMA AGRÍCOLA SEMANAL

La semana mostró como dato destacado la suba superior al 9% de los precios del trigo en la Bolsa de Chicago, donde influyeron las menores cosechas previstas en Europa. Para la soja y el maíz el cierre semanal dejó leves bajas, por el cambio en el patrón de los reportes meteorológicos hacia condiciones con mejor humedad para los cultivos y por la posibilidad de que no haya una “fase dos” en el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China. Las cifras del informe mensual de estimaciones agrícolas fueron positivas para los precios pero, en general, ya estaban dentro de las previsiones de los operadores. En la corta semanal del mercado local se destacaron la mejora de los precios de la soja en Rosario y el repunte de las ofertas por el trigo de la nueva cosecha, del que aún se espera más.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 10

Viernes 3

Variación en %

Petróleo

40,55

40,32

+0,57

Dólar/Euro

1,1300

1,1246

+0,48

Real/Dólar

5,3238

5,3205

+0,06

Peso/Dólar*

70,74**

70,44

+0,43

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación. **Cierre del miércoles 8

SOJA

Para la soja argentina fue positivo el balance de la corta semana de negocios, dado que las ofertas de los compradores para la zona del Gran Rosario crecieron de 15.850 a 16.200 pesos por tonelada o su equivalente en dólares, de 225 a 229 dólares por tonelada, con algunos interesados que llegaron a convalidar hasta 230 dólares por lotes importantes. Para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea las propuestas de la demanda se mantuvieron en 230 dólares por tonelada.

Para el miércoles el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agricultura de la Nación en $ 15.566, mientras que para el inicio de la nueva semana fue fijado en 15.533 pesos. En el cierre de semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 221,20 dólares por tonelada, equivalentes a 15.673 pesos. El valor FOB del poroto de soja en los puertos argentinos bajó de 358 a 357 dólares por tonelada; el del aceite subió de 655 a 687 dólares, y el de la harina bajó de 327 a 324 dólares por tonelada, según los datos publicados por Agricultura.

La tónica alcista se reflejó también en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones julio y noviembre crecieron de 229 a 234,50 y de 232,60 a 236,50 dólares por tonelada. En tanto que el ajuste del contrato mayo subió de 219,70 a 221,60 dólares por tonelada. En cuanto a las ofertas para operaciones forward por las entregas entre abril y mayo sobre el Gran Rosario, se mantuvieron entre 215 y 217 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 8 y el 28 de julio deben salir desde el Gran Rosario 419.000 toneladas de poroto de soja; 1.356.370 toneladas de harina y 352.957 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 284.000 toneladas de poroto, 30.000 toneladas de harina, y 3150 toneladas de aceite; desde Necochea, 60.818 toneladas de poroto y 40.600 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 90.000 toneladas de poroto y 8000 toneladas de harina.

El viernes, en el reporte mensual de estimaciones agrícolas, el USDA mantuvo sus proyecciones sobre la cosecha y las ventas externas de poroto de soja 2019/2020 en 50 y en 9 millones de toneladas, respectivamente. Lo mismo ocurrió con las cifras 2020/2021, que fueron sostenidas en 53,50 y en 6,50 millones.

 

La soja cerró la semana de negocios con bajas muy ligeras en la Bolsa de Chicago, donde los contratos julio y agosto resignaron un 0,11 y un 0,45%, al pasar de 327,94 a 327,57 y de 327,48 a 326,01 dólares por tonelada. El hecho que inclinó la balanza hacia el terreno negativo fue la respuesta del presidente de los Estados Unidos, Donad Trump, a los periodistas que lo acompañaban a bordo del Air Force One, en cuanto a que no piensa en una “fase dos” del acuerdo con China. "La relación con China se ha visto gravemente dañada. Podrían haber detenido la plaga; podrían haberlo hecho. Pero no la detuvieron”, argumentó el mandatario.

Además, sobre el cierre de la semana también aportaron a la corriente bajista los reportes meteorológicos que viraron de las condiciones de tiempo seco a la probabilidad de precipitaciones entre normales a por encima de los registros usuales para buena parte de las zonas agrícolas relevantes para la producción de granos gruesos durante las próximas dos semanas. Entre pronosticadores existen diferencias en cuanto al volumen y a la cobertura de las lluvias, pero no en cuanto a las chances de que se registren.  

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA ponderó el 71% de la soja en estado bueno/excelente, sin cambios respecto de la semana pasada, pero muy por encima del 53% de igual momento de 2019. Agregó que por la floración pasó el 31% de los cultivos, contra el 14% de la semana pasada; el 8% del mismo momento del año pasado, y el 24% promedio de las anteriores cuatro campañas. En tanto que formó vainas el 2% de las plantas, frente al 1% de 2019 para la misma fecha y al 4% promedio. El viernes los operadores estimaron que la proporción de plantas en estado bueno/excelente bajó un punto, al 70 por ciento.

Acerca del informe mensual de estimaciones agrícolas, el viernes el USDA elevó de 15,92 a 16,87 millones de toneladas su previsión sobre el stock final estadounidense 2019/2020 y lo ubicó arriba de los 15,89 millones esperados por los privados. Y en su actualización de las cifras de la nueva cosecha, tras la corrección del área sembrada de 33,79 a 33,92 millones de hectáreas (a la cosecha llegarían 33,59 millones de hectáreas), incrementó su previsión sobre el volumen de la cosecha estadounidense de soja 2020/2021 de 112,26 a 112,54 millones de toneladas, un dato que quedó abajo de los 112,95 millones previstos por los operadores. Vale destacar que el rinde promedio fue sostenido en 33,49 quintales por hectárea.

En el resto de las variables comerciales el USDA, la molienda fue elevada de 58,38 a 58,79 millones y el uso total, de 62,05 a 62,46 millones, pero las exportaciones fueron sostenidas en 55,79 millones. En el balance, las existencias finales de soja fueron estimadas en 11,56 millones de toneladas, por encima de los 10,76 millones de junio y de los 11,32 millones proyectados por los operadores.

El informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses resultó neutro para el mercado. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas 2019/2020 de poroto de soja por 952.200 toneladas, por encima de las 241.700 toneladas del trabajo anterior y del rango previsto por los operadores, de entre 300.000 y 800.000 toneladas. Fue el dato 2020/2021 el que neutralizó el impacto positivo de las cifras anteriores, dado que el organismo relevó negocios por 382.100 toneladas, por debajo de las 841.700 toneladas de la semana pasada y del rango esperado por los privados, de entre 400.000 y 1.000.000 de toneladas. Vale agregar que en el principio de la semana el USDA confirmó una venta a China por 264.000 toneladas del ciclo 2019/2020.

 

MAÍZ

Mayormente sostenido se mantuvo el valor del maíz argentino durante las tres ruedas con que contó la semana. Las propuestas de los exportadores crecieron de 137 a 140 dólares por tonelada para Bahía Blanca; bajaron de 126 a 125 dólares (de 8870 a 8800 pesos) para el Gran Rosario, y se mantuvieron en 137 dólares por tonelada para Necochea.

Para el miércoles el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 8563, mientras que para el inicio de la nueva semana fue fijado en 8632 pesos. La BCBA no relevó durante la semana ofertas desde el sector de los consumosEl valor FOB del maíz en los puertos argentinos se mantuvo en 154 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura.

El saldo fue positivo en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones julio y septiembre crecieron de 129,50 a 132 y de 133,50 a 136,50 dólares por tonelada. La mejora también favoreció al contrato abril, que pasó de 134 a 135 dólares por tonelada. En cuanto a las propuestas por el maíz de la próxima cosecha para las entregas entre marzo y mayo sobre el Gran Rosario y Bahía Blanca, se mantuvieron estables, en 130 y en 140 dólares por tonelada, respectivamente.

En su informe semanal sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 8 y el 28 de julio deben salir desde el Gran Rosario 1.787.702 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 531.853 toneladas; desde Necochea, 135.339 toneladas, y desde otros puertos, 39.800 toneladas.

Respecto de los cultivos, el miércoles la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) indicó que tras un avance semanal de 4,7 puntos, la cosecha de maíz con destino a grano comercial progresó sobre el 86,4% del área apta, lo que extendió el adelanto interanual a 33,3 puntos porcentuales. “El rinde medio nacional se ubica en 83,1 quintales por hectárea, después de haberse cosechado más de 5,3 millones de hectáreas. Así, se mantiene la proyección de producción en 50 millones de toneladas para la campaña 2019/2020”, dijo la entidad.

En su informe mensual, el viernes el USDA dejó sin variantes su cifra sobre la producción de maíz argentino 2019/2020, en 50 millones de toneladas, pero elevó en forma sorpresiva su proyección sobre las exportaciones, de 35 a 37 millones de toneladas, un nivel que ponen al país como el segundo mayor exportador mundial. En cuanto al ciclo 2020/2021, el organismo mantuvo las cifras de producción y de exportaciones sin cambios, en 50 y en 34 millones de toneladas, respectivamente.

 

Tras las fuertes subas del segmento anterior, el maíz terminó la semana con saldo negativo en la Bolsa de Chicago, dado que los contratos julio y septiembre retrocedieron un 0,59 y un 1,82%, al pasar de 134,84 a 134,05 y de 135,23 a 132,77 dólares por tonelada. Los datos bajistas fueron el cambio en las previsiones climáticas hacia un patrón con lluvias suficientes como para acompañar el desarrollo de los cultivos durante, al menos, durante las próximas dos semanas, y las palabras de Trump sobre el distanciamiento con China, que haría inviable una “fase dos” del acuerdo comercial.

Vale señalar que durante la semana, y más allá del saldo negativo de los precios, hubo varias noticias alcistas, como los datos del informe mensual del USDA, donde la caída proyectada de la producción fue superior al previsto por el mercado, y la confirmación de ventas a China por un volumen relevante. En ese sentido, el organismo confirmó el lunes un negocio por 202.000 toneladas de grano 2020/2021 y el viernes, ventas por 1.365.000 toneladas, de las cuales 765.000 toneladas fueron de grano 2019/2020 y 600.000 toneladas, 2020/2021. Estos datos recién se verán reflejados en los próximos dos informes semanales de ventas externas.

El reporte semanal de ventas estadounidenses difundido el jueves por el USDA fue neutro para el mercado de maíz, dado que las exportaciones 2019/2020 fueron relevadas 195.200 toneladas, por debajo de las 361.100 toneladas del trabajo anterior y del rango previsto por el mercado, de 300.000 a 600.000 toneladas. Las ventas 2020/2021 sumaron 813.300 toneladas, por encima de las 262.700 toneladas de la semana anterior y del rango calculado por los privados, de entre 150.000 y 500.000 toneladas.

Acerca del informe mensual de estimaciones agrícolas, el viernes el USDA redujo el uso forrajero de 144,79 a 142,25 millones de toneladas y el uso total, de 304,94 a 301,26 millones, con al uso para etanol cayendo de 125,73 a 123,19 millones. Las exportaciones fueron sostenidas en 45,09 millones. En el balance, el stock final 2019/2020 fue calculado en 57,10 millones de toneladas, por encima de los 53,42 millones del mes pasado, pero por debajo de los 57,84 millones previstos por los privados.

Respecto del ciclo 2020/2021, y luego de la corrección del área sembrada hecha el 30 del mes pasado, de 39,25 a 37,23 millones de hectáreas (a la cosecha llegarían 34 millones de hectáreas), el USDA redujo su proyección sobre el volumen de la cosecha estadounidense de maíz de 406,29 a 381,02 millones de toneladas, por lo que quedó abajo de los 388,53 millones previstos por los operadores. Pese a la expectativa de un incremento del rinde promedio nacional, el organismo lo mantuvo en 112,04 quintales por hectárea y el cambio recién aparecería en el informe de agosto, cuando se reemplacen los análisis de tendencia por los datos de campo.

En el resto de las variables comerciales estadounidenses, y con el incremento de las existencias iniciales de 53,42 a 57,10 millones de toneladas, el USDA redujo el uso forrajero de 153,68 a 148,60 millones y el uso total, de 321,33 a 316,88 millones (el uso para etanol fue mantenido en 132,09 millones), pero sostuvo las exportaciones en 54,61 millones. Las existencias finales fueron calculadas en 67,26 millones de toneladas, debajo de los 84,41 millones de junio y de los 68,15 millones estimados por los operadores.

Los reportes meteorológicos, que variaron hacia un patrón con mejor humedad para los cultivos, impusieron su influencia bajista a los datos alcistas aportados por el USDA debido a que, más allá de que el recorte de la cosecha fue superior al previsto por los operadores, su impacto alcista sobre los precios ya sucedió durante la semana anterior, tras el informe de área sembrada. Entonces, lo nuevo y relevante para los operadores fue el dato sobre el clima, un factor que acentuará su relevancia en las semanas por venir, lo que demandará mucha atención para no dejar escapar opciones de fijar pisos de precios.

En cuanto a los cultivos, el lunes USDA ponderó el 71% del maíz en estado bueno/excelente, por debajo del 73% de la semana pasada, pero por encima del 57% de igual momento de 2019. Además, indicó que el 10% de los cultivos fue polinizado, contra el 4% de la semana pasada; el 7% de igual momento de 2019, y el 16% promedio de las cuatro campañas anteriores. En el cierre de la semana los operadores estimaron que la proporción de cultivos en estado bueno/excelente bajó un punto, al 70 por ciento.

 

TRIGO

El acotado mercado para el trigo disponible reflejó firmeza para las cotizaciones, dado que las ofertas de los exportadores crecieron de 190 a 195 dólares por tonelada para Bahía Blanca y de 182 a 185 dólares para Necochea, en tanto que para el Gran Rosario las propuestas se mantuvieron en 185 dólares por tonelada.

Para el miércoles el FAS teórico del trigo fue calculado por Agricultura en $ 13.892, mientras que para el inicio de la nueva semana fue fijado en 13.965 pesos. El rango de ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA pasó de 12.450/15.100 a 12.950/15.000 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago. El valor FOB del trigo en los puertos argentinos pasó de 242 a 244 dólares por tonelada, según lo informado por Agricultura.

El saldo semanal fue positivo para los negocios forward, dado que las propuestas de los compradores para las entregas en noviembre, diciembre y enero crecieron de 160/160/162 a 165/165/170 dólares por tonelada. En Bahía Blanca y en Necochea las ofertas por las descargas entre diciembre y enero subieron de 165 a 170 y de 155/160 a 165 dólares por tonelada, respectivamente. La tónica alcista también se reflejó en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones julio y diciembre aumentaron de 197 a 203 y de 165 a 168 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 8 y el 28 de julio deben salir desde el Gran Rosario 27.500 toneladas de trigo. No hay salidas previstas desde el resto de las terminales.

Acerca de los cultivos, el miércoles la BCBA dijo tras una nueva semana sin precipitaciones en gran parte del territorio nacional, “la siembra de trigo avanzó 7,7 puntos porcentuales y cubrió el 86,8% de la superficie proyectada en 6,5 millones de hectáreas. Bajo este escenario de falta de lluvias y la ausencia de pronósticos en el corto plazo, las zonas que presentan déficits hídricos podrían continuar restando superficie debido a la imposibilidad de concretar la escasa superficie aún pendiente. Por el contrario, las regiones que presentaban focos de excesos hídricos comienzan a recuperar piso y, dadas las favorables condiciones para la implantación del cultivo, mejoran su intención de siembra incorporando nuevos lotes del cereal en la rotación”.

El viernes, en su informe mensual, el USDA mantuvo sin variantes sus previsiones sobre la cosecha y las exportaciones argentinas de trigo 2020/2021, en 21 y en 14,50 millones de toneladas, respectivamente.

 

En su segunda semana alcistas consecutiva, el trigo estadounidense registró fuertes mejoras, sobre todo en la Bolsa de Chicago, donde los contratos julio y septiembre ganaron un 9,35 y un 8,54%, al pasar de 180,04 a 196,85 y de 180,78 a 196,21 dólares por tonelada. Las mejoras estuvieron más atenuadas en Kansas, donde las mismas posiciones sumaron un 4,68 y un 4,14%, tras variar de 156,99 a 164,34 y de 159,47 a 166,08 dólares por tonelada.

Entre los fundamentos alcistas que marcaron la semana se destacaron la previsión de menores cosechas en Europa; la importante caída en la previsión de la oferta de maíz estadounidense, que restará presión al mercado de forrajes; el ajuste hecho por el USDA sobre su cálculo para la cosecha de trigo en Estados Unidos, y las compras chinas confirmadas el viernes.

Acerca del trigo europeo, el martes el Ministerio de Agricultura de Francia (es el principal productor de la Unión Europea) estimó en 31,31 millones de toneladas la cosecha del presente año –avanzó sobre el 5% del área–, por debajo de los 39,55 millones recolectados en 2019. De confirmarse esta proyección, el volumen producido resultaría el segundo más bajo desde 2004, sólo detrás de la mala cosecha de 2016. El mismo cuadro se estaría registrando en Bulgaria y, fuera del bloque, en Rusia y en Ucrania.

Acerca de las cifras publicadas por el USDA el viernes en su informe mensual de estimaciones agrícolas, tras el ajuste del área sembrada, de 18,07 a 17,93 millones de hectáreas (llegarían a la cosecha 14,85 millones de hectáreas), y del rinde promedio, de 33,49 a 33,42 quintales por hectárea, el organismo redujo de su cálculo sobre la cosecha de trigo estadounidense de 51,09 a 49,63 millones de toneladas, un volumen que quedó debajo de los 50,30 millones previstos por el mercado.

En el resto de las variables comerciales, el USDA elevó las existencias iniciales de 26,75 a 28,41 millones de toneladas; redujo el uso forrajero de 2,72 a 2,45 millones y el uso total, de 30,62 a 30,35 millones, en tanto que las exportaciones fueron sostenidas en 25,86 millones. En el balance de estas cifras, estimó el stock final en 25,65 millones de toneladas, por encima de los 25,17 millones de junio, pero por debajo de los 25,80 millones calculados por los privados.

De las cifras dadas sobre los principales proveedores de trigo se destacó el ajuste de la cosecha previsto para la Unión Europea, de 141 a 139,50 millones de toneladas, y el recorte de sus exportaciones, de 28 a 27 millones. La producción de Rusia fue ajustada de 77 a 76,50 millones de toneladas, pero sus exportaciones fueron sostenidas en 36 millones. El jueves, el Ministerio de Agricultura de Rusia estimó la producción de trigo en 75 millones de toneladas y las ventas externas, en 35 millones. La proyección más optimista es de 80,90 millones de toneladas, de la consultora SovEcon, que el lunes arribó a ese volumen tras recortar sus cálculos previos, de 82,70 millones.

El informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses resultó neutro para el mercado de trigo, dado que el jueves el USDA relevó ventas 2020/2021 por 326.100 toneladas, por debajo de las 414.300 toneladas del reporte anterior, pero dentro del rango previsto por los privados, de entre 200.000 y 550.000 toneladas.

Un día después, y justo antes de la publicación de su informe mensual, el USDA confirmó ventas a China por 190.000 toneladas de trigo de primavera y 130.000 toneladas de trigos de invierno.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA indicó que la cosecha de los trigos de invierno avanzó sobre el 56% del área apta, contra el 41% de la semana pasada; el 42% de igual momento de 2019, y el 55% promedio de las cuatro campañas precedentes. Acerca de la condición de las plantas, ponderó un 51% de los cultivos en estado bueno/excelente, por debajo del 52% de la semana pasada y del 64% vigente un año atrás. En Kansas, donde ya se levantó el 80% de la producción, la proporción de cultivos en estado bueno/excelente se mantuvo estable, en el 46%. El viernes los operadores estimaron el progreso de la cosecha sobre el 70% del área apta.

Respecto del trigo de primavera, el USDA ponderó el 70% en estado bueno/excelente, por encima del 69% de la semana pasada, pero por debajo del 78% del año pasado para la misma fecha. El organismo agregó que está espigado el 63% de las plantas, contra el 36% de la semana pasada; el 47% de 2019, y el 68% promedio. El viernes los operadores calcularon que la proporción de cultivos en estado bueno excelente cayó al 69 por ciento.

Granar Research

GRANAR - Tweets

BUSCAR NOTICIA O INFORME POR PALABRA CLAVE

BUSCADOR POR DIA

« Julio 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31