Sábado, 26 Septiembre 2020 06:00

Electrónica, digitalización y comunicaciones marcan el rumbo de los diseñadores empujando la frontera de la innovación

Si de agricultura de precisión se trata, es evidente que la producción agropecuaria de Estados Unidos lleva la delantera en este tema y ello quedó reflejado en la edición del Farm Progress Show que tuvo lugar la semana pasada en Boone, estado de Iowa. Como desde hace 67 años, solo que esta vez fue virtual por las razones de público conocimiento. Fueron varias las empresas que presentaron plataformas digitales semejantes a sitios de Internet, que conectan y controlan flotas de maquinaria en tiempo real y las asisten técnicamente mejorando sus prestaciones. Entre ellas se pueden mencionar John Deere, Case IH, New Holland, Fendt, Massey Ferguson y Claas, entre otras.

En estas plataformas, cada máquina esta identificada, comunicada y controlada en red. Y si se trata de una flota, la comunicación también es intra flota y el resultado tiene que ver con cada máquina y la logística que la acompaña y asiste.

Y para entender un poco más sobre el tema revisamos las novedades que presentó Raven, uno de los líderes globales en el rubro. De acuerdo a Sarah Waltner directiva de la empresa, la plataforma Slingshot permite llevar las herramientas precisión y guías de equipos, desde la cabina de cada máquina hasta el escritorio. Y detalla que con esta plataforma lograron simplificar la logística, eliminando el error humano como parte del proceso de aumento de la eficiencia. Fue en gran cantidad de usuarios donde observaron la multiplicidad de horas de trabajo perdidas siguiendo procesos con errores y desperdiciando significativas cantidades de dinero.

De allí nacieron estas herramientas aplicadas a diferentes equipos como pulverizadoras, sembradoras, cosechadoras, entre otros. Y logramos que las máquinas “hablen” entre ellas a fin de que trabajen en contacto permanente con la oficina, señala Waltner.

Entonces uno sabe en todo momento y en tiempo real donde esta, que tarea hace y como la hace cada integrante de la flota. Y también se tiene el diagnóstico cerero sobre el plan de trabajo y su nivel de cumplimiento en cada punto del proceso. Ello es de extrema importancia dado que así se definen los resultados a futuro en cada cultivo o actividad.

La conectividad es el factor que permite este seguimiento que se puede ver en el reporte de cada día. El manejo de datos certeros y la habilidad de hacer que estos trabajen de manera útil, es una de las prestaciones de estas plataformas. Los datos se refieren a condiciones de suelo, manejo de insumos, consumos, parámetros de cada siembra, fertilización, pulverización, cosecha. Prestaciones de cada equipo, su estado de mantenimiento.

También pudieron verse innovaciones en otros rubros, como el presentado por la empresa 360 que consiste en un localizador en superficie de fertilizante líquido que se usa en el barral de la pulverizadora. Es una guía que descarga el líquido al costado de la base de las plantas. Es preciso en la localización y en la dosis de aplicación. El sistema ha sido probado a campo y 9 agricultores en 5 estados encontraron ahorro de unos 12 Kg/ha de nitrógeno y aumento en los rindes de maíz del orden de 207 kg/ha.

Asimismo, hubo novedades en cosechadoras como la nueva John Deere X9 con tanques de grano de 10.700 litros y 11.700 litros de capacidad. Son modelos con alta asociación con la agricultura de precisión, capaces de cosechar cantidad de datos durante la recolección de granos. Datos que se aplican en mejorar los resultados de los próximos cultivos. Su cabina ofrece recursos y mandos electrónicos con mayor memoria para guarda de datos que muchos otros modelos, puertos USB y mejor conectividad que sus predecesores. Controles integrados en pantalla de mayor tamaño y táctil para poner a punto todo el equipo en menos tiempo. Más allá de las automatizaciones con las que se auto regula de acuerdo a las instrucciones cargadas referidas a la calidad de grano.

Otras nuevas cosechadoras, fueron las Fendt con potencias que rondan los 600 HP y sin volante de dirección el cual ha sido remplazado por un joystick a fin de liberar la visión del operador y restarle estrés de manejo. El sistema de trilla y separación es de flujo axial, con uno o dos rotores de 4,84 m de largo y diseño distinto, con sus barras de trilla sobre crestas longitudinales, y la parte de separación con dedos radiales (que recuerdan el cilindro de trilla de los modelos arroceros).

También en cosecha se vio un maicero denominado Chainroll cuyos rolos espigadores tienen cuchillas en sus estrías longitudinales que deshilachan de los tallos del maíz. Esto acelera la incorporación del rastrojo al suelo y facilita la próxima siembra. El sistema se adapta a distintas marcas de maiceros.

Otra innovación fueron unos cepillos de nailon colados sobre los rolos espigadores del maicero que, de acuerdo a sus desarrolladores, ahorran un 85% de las pérdidas de grano que se producen desde el cabezal. La empresa que presentó estas dos mejoras sobre maiceros se llama 360.

Y también en los auto descargables hubo novedades como la aplicación para smartphone que permite la conexión a través de Bluetooth con un medidor de peso y humedad en el acoplado incluidos la identificación del equipo, su ubicación en el lote, fecha y hora de la medición. La información puede ser enviada por email, con la seguridad de la guarda de datos de la nube, su agilidad de acceso y la posibilidad de incrementar la eficiencia en el transporte de granos.

Aunque se vieron en la feria avances y modernos desarrollos en los órganos de trabajo de cosechadoras, sembradoras, pulverizadoras, y otros, el mejoramiento en electrónica, digitalización y comunicaciones aplicados a las máquinas, muestra contundencia y confirma que ese es el rumbo señalado por los diseñadores que llevan la delantera y empujan la frontera de la innovación.

Rural – Clarín – Juan B. Raggio