Sábado, 19 Septiembre 2020 03:00

Entrevista. Alberto Gaviglio, de Akron: “Tiene que haber señales sobre cómo funcionará la economía en el futuro”

Alberto Gaviglio empezó en la actividad agroindustrial en 1971 cuando fundó Micrón, una empresa que fabricaba partes para la maquinaria agrícola. Luego, se incorporó su hermano Enrique y en 1998 crearon la marca Akron, con el objetivo de producir y comercializar maquinaria agrícola de forma directa de fábrica. Hoy, es el titular de la empresa situada en San Francisco, Córdoba, que se caracteriza por la venta de tolvas, embolsadoras y extractoras, entre otras máquinas, en el mercado local y que también crece en las exportaciones con más de 30 destinos internacionales.

1- Cómo empresario de la maquinaria agrícola, ¿cómo impacta a la actividad las últimas restricciones al dólar impuestas por el Banco Central?

En el corto plazo, estas medidas generan más incertidumbre, más inseguridad sobre cómo va a hacer la política económica hacia adelante, más allá de la urgente necesidad de tomarlas por la pocas reservas que puede tener el Banco Central. Todas las señales indican que estas medidas que ya se tomaron en otros momentos afectaron a la economía argentina y no dieron resultados. Tiene que haber señales o definiciones sobre cómo funcionará la economía en el futuro. No es un problema de hoy, hace muchos años que Argentina viene en contramano de lo que sucede en el mundo. Y no sólo con los países que siempre ponemos de ejemplos, sino mirando a nuestros vecinos, quienes tienen la economía estable, no tienen inflación, la gente no se quiere ir y hay inversión. Todas las medidas que se toman en Argentina son para ahuyentar a la inversión.

2- En este sentido, sin definiciones sobre la política económica, ¿cómo afecta al negocio de Akron?

En el negocio nuestro nos trae problemas la política económica actual porque implica dificultades para tener insumos necesarios para exportar. El dólar es la mitad de lo que debiera ser del tipo de cambio real. Nos coloca en una situación que nos puede llegar a hacer dificultar las exportaciones. Un dólar a 78 pesos como recibimos no es correcto comparado con el dólar libre o dólar blue. Por lo menos tendría que ser un tipo de cambio intermedio, de alrededor de 100 pesos. Los gastos en el mercado externo son en dólares billetes, tanto los viajes, alojamientos, exposiciones, repuestos, capacitaciones y asistencia técnica, entre otros de los tantos gastos que tiene una empresa. Son costos que van más allá del valor de una máquina.

3- En este contexto, ¿qué resultados logró Akron en este año?

Las ventas de maquinaria agrícola en este primer semestre fueron importantes. Hemos acrecentado un 12% nuestro nivel de ventas y producción. Veníamos de un año relativamente bueno y este auge significa que hemos hecho buenos negocios. Tenemos una posibilidad de mantenernos con crecimiento en la medida que ofrezcamos tecnología en las máquinas que fabricamos, que tengamos créditos para vender maquinaria y que haya condiciones impositivas que beneficien la inversión. El productor agropecuario tiene que seguir trabajando y cualquier sea la circunstancia necesita conseguir la mayor rentabilidad en su actividad.

4- ¿A qué le atribuyen este aumento en las ventas?

Se suman varias cosas. Hubo una buena cosecha, el productor cuando tiene rentabilidad, invierte. En relación a la macroeconomía, es difícil invertir en algo que no esté relacionado al valor dólar por lo que el productor aprovechó a equiparse y además venía de dos o tres años donde fue utilizando la maquinaria que se fueron desgastando y la tecnología avanza rápidamente.  Entonces, cuando ve un producto que será más eficiente y generará más rentabilidad, no duda en invertir. Las máquinas de Akron son compradas en su mayoría por productores. Si bien hay contratistas en la lista de clientes, no es el grueso. Esto ayuda porque tienen disponibilidad de granos y les interesa mucho los programas de financiación que damos hasta 18 meses o 3 años entregando granos sin necesidad de recurrir a una operación bancaria con tasas de interés altas en dólares que el productor no se anima.

5- ¿Cuáles son las perspectivas para lo que resta del año?

Indudablemente, en la mejora de los granos, de la soja especialmente, va a motorizar la venta. Tenemos el problema climático que no hay buenas perspectivas. De haber buenas cosechas y precios, la venta de maquinaria estará asegurada.

6- La empresa se ha fortificado en el mercado externo en los últimos años. ¿Cuánto representan las exportaciones de las ventas totales?

Las ventas en el mercado externo representan el 38% de la facturación de Akron. Estados Unidos, Canadá, Australia, Sudáfrica, Alemania, Rusia, Francia, Colombia, Paraguay, Uruguay y Chile son entre otros los más de 30 países donde exportamos. Ahora tenemos otras máquinas como esparcidores de enmienda orgánica, máquinas para caja compactadora de forrajes y mixer que estamos testeando en Canadá, Estados Unidos y Nueva Zelanda. Ya están los equipos funcionando y adecuandolos para que el año que viene puedan ser vendidos. Nuestro interés es diversificar la oferta de maquina en el mercado externo como lo hicimos en el mercado interno.

7- ¿Qué diferencias tienen las máquinas que exportan en relación a la que comercializan en el mercado local?

Tienen algunas modificaciones que fuimos adecuando para que funcionen bien en esos mercados. La principal diferencia radica en el tamaño, sobre todo en las máquinas embolsadoras ya que las bolsas son de 9 pies de ancho en Argentina mientras que en Estados Unidos y Canadá, por ejemplo, son de 10 pies de ancho. Tenemos la tecnología pero no tenemos los precios que deberíamos tener para que crezcamos más y tengamos la rentabilidad que debiéramos tener.

Rural – Clarín – Esteban Fuentes