Martes, 09 Febrero 2021 02:48

La respuesta del agro cordobés a Alberto Fernández: “Es grave el grado de malicia o impericia del Presidente”

No alcanza con decir que fue un mal trago para los dirigentes del agro cordobés la entrevista del diario Página 12 en la que el presidente Alberto Fernández acusó a los productores de especular con la mesa de los argentinos y advirtió que “si el campo no entiende”, subirá las retenciones o establecerá cupos de exportación. La reacción que tuvieron este lunes por la mañana, según una ronda de consultas realizada por Agrovoz, muestra un fuerte enojo hacia el mandatario: opinaron que sus declaraciones fueron “vergonzosas” y con una actitud "miserable", que buscan un enemigo o chivo expiatorio para los propios problemas que enfrenta el Gobierno, y que está actuando con “malicia o impericia gigantesca”.

“Las palabras son desacertadas y desafortunadas. Es grave el grado de malicia o impericia gigantesca, porque un presidente de una nación cuya principal actividad es la producción de agroalimentos no puede mostrar ese desconocimiento o falta de criterio técnico para saber que el productor no forma precios”, se quejó Javier Rotondo, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez).

Desde su punto de vista, el objetivo del Gobierno es “buscar un enemigo de turno como siempre hicieron, para no hacerse cargo de los verdaderos problemas que son el impuesto inflacionario, la pérdida de poder adquisitivo de los salarios y la distorsión de precios relativos”.

“Otra vez busca darnos clases magistrales, ahora nos amenaza con cupos y más retenciones, y solo genera una enorme desconfianza. Los productores estamos frustrados. Nuevamente recetas fiscalistas que tienen el resultado opuesto al que quieren demostrar, como se vio a lo largo de los últimos años, que los alimentos nunca bajaron con las retenciones y los ROE”, continuó Rotondo.

Más opiniones

En similar sintonía, el titular de Coninagro Córdoba, Alejandro Buttiero, calificó de “vergonzosas y desatinadas” a las declaraciones de Alberto Fernández.

“Están buscando un chivo expiatorio para culparlo de su fracaso de gobierno y volvieron a elegir al campo para ir al ataque. Estamos cansados de tantas mentiras y chicaneos”, reclamó Buttiero.

También consideró “totalmente aborrecedor que le sigan cargando las tintas al campo” en relación a los precios, cuando – aseguró– no es formador de precios. “La culpa de todo es la gran presión fiscal”, coincidió.

No menos duro fue el director de la Sociedad Rural Argentina (SRA) en Córdoba, Alejandro Ferrero, que se manifestó “sorprendido” por las expresiones vertidas por Fernández.

“Pocas veces en la historia del país un Presidente se dirigió así a una parte tan importante de la población, que ha puesto el hombro como ninguna, con una actitud amenazante que no corresponde con la investidura presidencial”, cuestionó Ferrero.

Desde su punto de vista, “miran encuestas, ven que caen fuerte por la inflación o el manejo de la crisis sanitaria, y como de costumbre el kirchnerismo busca un enemigo para echarle la culpa”.

“Decir que somos formadores de precios y estamos aumentando la mesa de los argentinos es una actitud miserable. Nos da mucha tristeza”, añadió.

Por último, el líder de la Federación Agraria Argentina (FAA) a nivel local, Agustín Pizzichinni, opinó que los comentarios del Presidente fueron “lamentables”.

“No van a bajar, cada día van a estar más caros los productos de la mesa de los argentinos, porque cada día hay menos productores. Es imposible tapar el sol con la mano. Hay que incentivar a la producción para que haya más oferta, competencia y los precios se abaraten para el consumidor”, mencionó.

Y finalizó: “A un productor le pagan el 10 por ciento de lo que le llega al consumidor, es lamentable la ignorancia del Presidente”.

Sin rumbo

Desde la Sociedad Rural de Jesús María (SRJM) también expresaron su descontento ante las palabras de Fernández, a quien consideraron “sin rumbo ni ideas”.

“Que el Presidente de la República -o lo que va quedando de ella- eche mano a la amenaza para tratar de corregir un problema de mercado causa, en principio, tristeza; luego, estupor pues se confirma que ideas/propuestas innovadoras se han borrado del menú del gobierno y su equipo”, dijo la entidad en un comunicado.

La SRJM también insistió en que “la producción primaria es tomadora y no formadora de precios” y afirmó que “prohibir o castigar a un sector no da resultado en ningún lugar del globo; sólo provoca menos trabajo y, más pobreza -sí, la que tanto se empeña en combatir-“.

“Un presidente productivista, como se ha definido, debería recordar lo que hicieron los anteriores gobiernos, entre ellos los que usted mismo integró. Fue en esas gestiones, cuando estas mismas medidas llevaron al país a una crisis de abastecimiento, entre otras consecuencias nefastas. Con la implementación de semejantes recetas, la Argentina tuvo una pérdida de stock de 15 millones de cabezas, estuvimos al borde de importar trigo para el pan de los argentinos y bajaron considerablemente las producciones de maíz y soja”, enumeró la Rural jesusmariense.

Y repitió: “¿Cómo puede exigirle al primer eslabón de la cadena que determine el precio que paga el consumidor cuando ni siquiera puede incidir en el propio precio al que vende su producción? Un modelo que interviene los mercados cuando sube el gasto público y castiga a los que verdaderamente trabajan, no sirve para atraer las inversiones "productivistas" que usted tanto pregona. Al contrario: sólo genera más desconfianza, desánimo y pobreza”.

La Voz del Interior – Favio Ré