Lunes, 08 Febrero 2021 02:27

En 2020, los embarques de harinas vegetales y malta cayeron a un mínimo en 7 años

De acuerdo al último informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, «Argentina embarcó 27,1 millones de toneladas de subproductos en el 2020, un 20% menos que el año anterior y el volumen más bajo en 7 años. Los menores embarques de harina de soja explicaron la mayor parte de la caída». Según información del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (MAGyP), «la República Argentina embarcó un total de 27,1 millones de toneladas de pellets de soja, de girasol, de trigo y de malta en el año 2020, un 20% por detrás del récord conseguido en el 2019. La caída en la producción primaria, por un lado, y los magros márgenes de crushing en relación a la exportación de productos sin procesar durante gran parte de la campaña, por el otro, redundaron en esta abultada caída, muy superior a la que registraron los embarques de granos cereales y oleaginosas (-6%) analizados en el artículo Argentina embarcó granos por 56,5 millones de toneladas en el 2020, un 6% menos que el año anterior».

En efecto, tal como consta en el cuadro adjunto, la molienda combinada de soja, girasol, trigo y cebada disminuyó un 12% en el 2020 respecto al año anterior. La merma interanual estuvo liderada por la caída en el procesamiento de soja que cayó más de 5 Mt para acumular 36,1 Mt en el 2020, el peor año desde el 2013, cuando el país sufrió una extraordinaria sequía que llevó la producción de soja a 35 Mt, 15 millones menos de lo cosechado en 2020.

 

A la caída del volumen procesado de cereales y oleaginosas se le sumó una baja incluso proporcionalmente mayor en el tonelaje de subproductos despachados desde puertos argentinos. Si bien todos los pellets, expellers y harinas cayeron, la baja de mayor impacto fue la de la harina de soja que de un año a otro perdió exportaciones por 5,5 millones de toneladas, o un 19%. A eso se le sumó, además, casi 600.000 toneladas menos de pellets de soja de origen paraguayo y boliviano embarcado desde puertos argentinos.

 

Los embarques de pellets de girasol, en tanto, cayeron nada menos que un 40%, lastimados por la salida de este mercado de la empresa Vicentín. En el 2019 desde su terminal de San Lorenzo se embarcaron más de 200.000 toneladas de este subproducto, mientras que en el 2020 los envíos cayeron a cero.

Los despachos de pellets de trigo, en tanto, se redujeron en un 44% o algo más de 50.000 toneladas, en tanto que los embarques de malta sufrieron una caída interanual del 25%, o 130.000 toneladas, a su volumen más bajo en al menos 5 años.

En tanto, «el 82% de los despachos de subproductos se hicieron desde las terminales portuarias ubicadas en Rosario Norte (Timbúes, Puerto General San Martín y San Lorenzo), en tanto que la región Sur del Gran Rosario aportó otro 15% del volumen. Así, la participación del Up River en el total de embarques de harinas, pellets y malta del 2020 se ubicó en el 96%, en línea con los máximos históricos», afirma el estudio. 

Las terminales localizadas en el nodo Rosario Norte embarcaron conjuntamente más de 22 Mt de subproductos en el 2020, de los cuales casi 20 Mt correspondieron a pellets de soja. Fueron, además, responsables del 60% de los embarques de pellets de girasol a través de las instalaciones de COFCO y T6, y los únicos que despacharon pellets de soja de origen paraguayo y boliviano. En volumen, le sigue el nodo Rosario Sur con embarques de subproductos por 4 millones de toneladas, de las cuales el 98% fue pellets de soja, y el resto malta.

Las terminales de Bahía Blanca y Necochea, en tanto, embarcaron 473.000 y 205.000 toneladas, respectivamente. Del total, casi la mitad (44%) correspondió a malta despachada desde los puertos de Bahía Blanca, en tanto que los envíos de pellets de soja sólo explicaron el 29% del volumen, casi lo mismo que los de pellets de girasol con el 28%.

Finalmente, desde Ramallo se embarcaron algo menos de 250.000 toneladas de pellets de soja y girasol, en tanto que desde Zarate se embarcaron 66.000 toneladas de pellets de trigo, única terminal del país que realizó despachos de este subproducto.

Puede verse así que el arraigo del grueso del cluster aceitero en el Gran Rosario explica la preponderancia de sus puertos para despachar pellets de soja (y girasol) al mundo. Siendo la harina de soja el producto que más exporta nuestro país, la relevancia estratégica de la logística del Up River para la economía nacional resulta indiscutida.

«En el 2020, el Gran Rosario fue en definitiva el responsable del 96% de los embarques nacionales de harinas vegetales, pellets y malta, con despachos por 26,1 millones de toneladas. La participación relativa se mantiene de este modo al mismo nivel que el año anterior y en línea con los picos más altos que ha alcanzado en el pasado», señala el informe.

 

A nivel individual de cada subproducto, puede destacarse que el Gran Rosario explicó durante el año 2020:

  • El 98% de los embarques de pellets de soja, por un total de 23,9 millones de toneladas, y el 100% de los despachos de pellets de soja paraguaya y brasileña, que arriban a la región a través de barcazas que surcan la Hidrovía del Paraná.
  • El 57% de los embarques nacionales de pellets de girasol, por un total de 293 mil toneladas.
  • El 24% de los embarques nacionales de malta, por un total de 96 mil toneladas.

En otro punto, los analistas aseguran que «sólo 5 de las 20 terminales que despacharon subproductos en el 2020 lograron embarcar un volumen más alto que el año anterior. En volumen, la caída más pronunciada se dio en los embarques desde T6 y Vicentín. Así todo, Terminal IV y Renova explicaron el 45% de las exportaciones totales de harinas, pellets y malta».

De las 20 terminales que embarcaron subproductos en el 2020, sólo 5 despacharon un volumen más alto que el año anterior: COFCO en Timbúes, Cargill desde el puerto de Villa Gobernador Gálvez, Toepfer/Glencore en Bahía Blanca, la Cámara Porturaria de Quequen y Dreyfus/Oleaginosa Moreno desde Puerto Galván, Bahía Blanca. Aun así, las dos principales terminales portuarias para el despacho de pellets y otros subproductos al mundo continuaron siendo Renova, con embarques por 6,23 Mt en el 2020, y Terminal IV, con despachos por 6,03 Mt, ambas de la localidad de Timbúes, en la región Norte del Gran Rosario. Conjuntamente, estas dos instalaciones exportaron nada menos que el 45% del total de subproductos que exportó Argentina el año pasado.

«Le siguieron, en orden de importancia, Molinos Agro en San Benito (2,6 Mt), Cargill en VGG (2,5 Mt), COFCO en Timbúes (1,6 Mt), Dreyfus en Gral. Lagos (1,4 Mt) y en Timbúes (otros 1,4 Mt), Vicentín en San Lorenzo con 1,2 Mt, igual volumen que Cargill/Quebracho. Cerró el top-10 COFCO desde la terminal de Puerto General San Martín, con despachos por 1 Mt en el 2020», concluye el informe.

 

BCR News