Viernes, 05 Febrero 2021 02:27

Carne: señalan que el precio se normalizaría en el segundo trimestre

Pasó el primer miércoles de los que habrá en febrero y marzo, además de los fines de semana, para aprovechar las rebajas de aproximadamente un 30% que ofrecen las cadenas de supermercados en 8 cortes de carne vacuna. Son 6 mil toneladas que se distribuyen en todo el país en cortes populares, tales como la tira de asado, el vacío, el matambre y la bola de lomo, entre otros. La propuesta contempla sólo el 3% del consumo mensual en el país, por lo tanto la mayor cantidad de carne se vende a otros precios y en las carnicerías. Son justamente éstas las que reclamaron una mesa de trabajo para llegar a un acuerdo más amplio, porque las ventas siguen en caída y para muchos consumidores la carne se transformó en un producto difícil de alcanzar.

Son meses complejos para la producción. Según el último informe de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) el mes de enero acusó cifras preocupantes en cuanto a la actividad ganadera: disminuyó fuerte el ingreso de animales en el Mercado de Hacienda de Liniers (-18%) y en los frigoríficos se registró la faena más baja de los últimos 42 años, con poco más de un millón de cabezas. Las lluvias y el conflicto gremial entre transportistas complicaron aún mas el panorama que de por sí ya era desalentador. Por consiguiente, se observó una menor producción de carne vacuna durante el primer mes del año, con 226 mil toneladas res con hueso (tn r/c/h), que también dejan una baja del 12,4% anual. Estos datos son los que explican el motivo por que cual, con un consumo en caída, la carne no bajó de precio; mantuvo e incluso incrementó sus valores en la góndola.

En diálogo con Ámbito, Miguel Schiariti, titular CICCRA aseguró que “va a seguir faltando carne hasta marzo y recién es probable que la oferta se normalice a partir de abril. Hay muchos productores que compraron terneros a partir del mes de julio y no los pudieron colocar en los corrales por los altos costos de los componentes de la dieta (maíz), entonces esos animales fueron a una recría a campo que es mucho más lenta y llevará al menos dos meses más”.

Para Schiariti, “la carne no va a seguir aumentando pero tampoco va a bajar. Debería haber caído el valor en góndola porque el consumo está por el piso pero no fue así porque disminuyó la oferta y eso hizo que el precio se mantuviera”.

Consultado sobre este tema, Juan José Grigera Naón, presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), aseguró que la carne aumentó porque “hubo una recomposición de precios, por el aumento de la inflación y porque la carne no sube de manera paulatina sino que lo hace de manera escalonada y por las razones anteriormente mencionadas éste escalón ha sido mayor que en otras oportunidades”.

En cuanto a la competencia exportadora por determinadas categorías de animales en el mercado interno, Grigera detalló que “muchos de los cortes que se exportan no son los que se consumen en el país, entonces cuanto más se exporta queda más asado y cortes de parrilla para el mercado interno, por eso creemos que parte de la solución sería aumentar la producción de carne”.

Más allá de la estrategia que implementó el Gobierno nacional con los 8 cortes a precios populares, el problema de la inflación en la canasta de alimentos es una batalla pero no la guerra, porque en lo sucesivo el desafío más pretencioso para el gobierno será cómo hacer para que al menos se equilibren los salarios con el valor de los alimentos y al mismo tiempo sostener acuerdos de precios con las industrias alimenticias para garantizar la existencia de los productos en la góndola.

Ámbito Financiero – Daniel Aprile