Lunes, 01 Febrero 2021 02:27

Heroínas en silencio, el trabajo de las bomberas en los incendios de campos

En la Argentina hay cerca de 48 mil bomberos voluntarios, y 7 mil son mujeres. A pesar de que muchas veces se enfrentan a situaciones extremas pero nada las detiene. Con la frente alta desafían al enemigo, el fuego, con coraje y capacitación. En años de sequía extrema, como fue el 2020 en varias regiones argentinas, los incendios forestales suelen causar daños irreparable. Los combates cuerpo a cuerpo, con imágenes que se difundieron en las Sierras de Córdoba, las islas del Paraná y hasta en el norte del país, muestran la valentía de centenares de bomberos voluntarios. Claro que no solo en esos sitios el fuego produce desolación, amargura e impacto ambiental. También en las distintas regiones agropecuarias, donde muchas veces el dueño del campo, sus empleados y hasta el vecino, trabajan junto a los bomberos para salvaguardar un recurso limitado: el suelo.

Los incendios de pastizales y arbustales abiertos, acarrean un alto impacto económico que afecta las finanzas de los productores y del ámbito gubernamental. La quema de rastrojos, cultivos en pie, silobolsas, rollos de pasturas, pastizales naturales para ganadería, entre otros daños, constituyen un problema para el sector.

El rol de las mujeres bomberas

Para la región núcleo del país, también fue un año complejo el 2020. Fue activa la participación de decenas de cuarteles de bomberos voluntarios que desempeñaron como siempre una tarea admirable para salvar bienes agrícolas.

Un punto importante a recalcar es la tarea de las mujeres bomberas, que dejan de lado cualquier interrogante a la hora de analizar cuestiones de género en el ámbito bomberil.

“Desde que tengo uso de razón el control de los incendios forestales es el servicio que brindamos con mayor frecuencia por la zona en la que estamos ubicados”, sostiene Natalia Casagrande, Jefa de Cuerpo de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Roberts. Se trata de una localidad ubicada en el partido de Lincoln, en el noreste de la provincia de Buenos Aires.

Casagrande es Oficial Auxiliar de Escuadra y lidera la institución que cuenta con 31 miembros activos, de los cuales 7 son mujeres. “El año pasado hubo un fuerte incremento de los incendios rurales por las condiciones ambientales”, detalló la bombera.

Sin embargo, agradeció el apoyo que siempre brindan los productores agropecuarios para con el cuartel. “Siempre hacemos prevención en las redes sociales pero los incendios igual se producen. Es importante reconocer la colaboración de los productores con el cuartel, con aporte de combustibles o ayuda económica”, explicó.

Es mejor prevenir…

Los cuarteles de bomberos realizan prevención sobre los incendios rurales o forestales con el objetivo de evitar su propagación. Un caso puntual, es que que realiza la Asociación de Bomberos Voluntarios de Bigand, Santa Fe, que no solo se capacita internamente, sino que también lo hace en la sociedad.

“Nuestra provincia vivió momentos muy duros en 2020 con los incendios de campo o forestales. Desde nuestro cuartel nos consideramos bomberos preventistas ya que brindamos herramientas a los vecinos para que los incendios forestales o cualquier otra emergencia sea prevenida”, destacó Natalí Flores, Subjefa de la institución de Bigand, con 13 años al servicio de fuego.

Flores reconoce la labor de sus siete compañeras que integran el plantel femenino, en los siniestros acontecidos durante los últimos meses. “Nuestra chicas trabajan a la par de cualquier bombero masculino. Estamos orgullosas por el lugar que esta institución le dio a las mujeres desde hace tiempo”, destacó.

“Gracias a la prevención que hacemos las bomberas y los bomberos en nuestra comunidad, la cantidad de incendios de diferentes tipos manifiesta una reducción considerable”, concluyó.

Fuego y pandemia, protocolos activos

El 2020 será recordado como un año negativo en todo sentido. En los incendios, la participación de los bomberos debió generarse bajo un estricto protocolo obligado por la pandemia.

“El 2020 lo vivimos con mucha intensidad debido a la gran cantidad de incendios forestales que tuvimos que combatir por la fuerte sequía que afecto a nuestra zona. A eso se le sumó lo desgastante de la nueva forma de trabajo, adaptándonos a los protocolos por el Covid-19”, ejemplificó Daiana Moriconi, bombera activa de la localidad santafesina de Carcarañá.

Allí son 11 las mujeres que llevan la vocación de servir a su comunidad, y en esta oportunidad el trabajo fue agotador. “En nuestro cuartel el rol de la mujer bombera es importante, ya que se trabaja a la par de los demás bomberos sin ningún impedimento”, rescató Moriconi.

Sin embargo, a modo de anécdota, contó que sintió “temor” cuando a mediados de año combatieron incendios forestales en las islas entrerrianas, por su magnitud y lo dificultoso del terreno. No obstante esta situación no frenó su impulso de servir.

“Por un lado pensé que podía haber riesgo para nosotros, pero por el otro estaba tranquila por el profesionalismo de los jefes de brigadas y los brigadistas que trabajamos en el terreno”, contó la entrevistada.

Fuego en las islas, ver y comprender

Los grandes incendios forestales ocurridos en las Islas del Paraná levantaron sospechas durante 2020. Entre culpables y victimarios, en medio quedaron ellas: las heroínas que trabajaron día y noche para contener el efecto negativo de los incendios.

Ida Waigandt, tiene 27 años de servicio como bombera activa y hoy cuenta con el cargo de Suboficial Principal. Es Bombera Voluntaria de Crespo, Entre Ríos, y conoce como pocos el secreto para combatir un incendio forestal.

“En nuestra zona son constantes los incendios de campo. En el cuartel somos 8 mujeres que nos preparamos día a día en capacitación para afrontarlos con optimismo”, destacó a nuestro medio.

A pesar de que no existen montes en esa región entrerriana, Ida, junto a sus compañeros y compañeras, participaron el año pasado de los incendios en las islas, tanto en Entre Ríos como en Santa Fe.

“Son servicios muy difíciles para ser desempeñados por una mujer. Sin embargo todas las bomberas con voluntad y capacitación podemos rendir al máximo en un incendio forestal“, explicó.

Ida tiene 60 años y está próxima a pasar a revistar en reserva, con lo cual dejará de salir a los servicios pero seguirá capacitando a más mujeres y hombres en el accionar en servicios. “Bomberos es mi vida”, admite con orgullo y asegura: “Quienes cumplimos ciclos debemos seguir alentando a los que vienen abajo”, sentenció.

Norte bonaerense, un 2020 en llamas

Se trata de una de las regiones más productivas del país. Aquí, el año pasado y principios de 2021, la falta de lluvias hizo que proliferaran los incendios en el campo. En ese sentido, la Suboficial Julieta Catena, bombera de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Arroyo Dulce, partido de Salto, reconoció el desgaste sufrido en ese período.

“Durante el año 2020 tuvimos gran labor. Por un lado la pandemia que veníamos atravesando y por el otro la gran sequía, que aumentó la cantidad de servicios de incendios forestales”, expresó.

Catena, es bombera desde hace 8 años y su cuartel está compuesto por 32 bomberos de los cuales 6 son mujeres. “Nuestra labor no es para nada diferenciada, no hay tareas para mujeres y otras para los hombres”, afirmó.

En cuanto a los incendios rurales dijo que se trabajaba en conjunto de los dueños y encargados de los establecimientos en el proceso de extensión. “Estas personas siempre nos ayudan económicamente con donación de dinero, combustible e insumos para los vehículos de combate”, admitió.

“Siempre agradecemos la colaboración de los productores”

La Oficial Inspector Andrea Gisella Cacciatore es bombera voluntaria de Pergamino y reconoce el auxilio económico que muchas veces recibe su institución por parte de los productores.

“2020 fue un año muy dinámico y con muchos incendios en nuestra jurisdicción y además ayudamos a cuarteles vecinos en el control de los incendios de campo”, dijo. En Pergamino, son 15 las mujeres activas y como en todas las instituciones trabajan a la par de los masculinos.

“La prevención de incendios es fundamental, por lo cual siempre hacemos difusión preventiva en nuestras redes sociales y en los medios de comunicación”, continuó Cacciatore. En ese sentido, invitó a que la comunidad tome conciencia del trabajo que realizan los bomberos y las bomberas voluntarias en toda la Argentina, exhortando a apoyarlos.

El ABC Rural – Lucas Mich