Lunes, 01 Febrero 2021 02:26

Luego de décadas sin operaciones, lograron reactivar el puerto cerealero de Santa Fe: Ya exportó maíz, sorgo, soja y ahora van por el trigo

El paso de los años arruinó la cosmética de la Terminal Agrograneles de Santa Fe pero no así su espíritu y sus “fierros”. El óxido de las máquinas y vigas y la pintura descascarada recibían cada cinco o seis años la visita de un humilde barco pero no mucho más. Al ser un puerto público, hacía falta que la gobernación lo mirara con cariño otra vez y le hiciera un guiño de inversiones porque sino seguiría juntando polvo. Y como quien cumple un deseo podemos decir que “se le dio”. Durante el 2020 la administración del gobernador Omar Perotti, junto al presidente del Ente Administrador del Puerto Santa Fe, Carlos Arese, vieron en ese predio abandonado la posibilidad de darle una salida comercial más rentable a los granos de pequeños y medianos productores, de la zona centro y norte de la provincia.

“A escala portuaria es un puerto chico. Nos dimos cuenta cual era nuestro espacio dentro del comercio exterior y los puertos. Y vimos también la necesidad de las pymes agroexportadoras de la región, que terminaban vendiendo sus granos a los grandes exportadores. Nos propusimos que se exporte sin intermediarios”, recordó Emilio Campanella, encargado de las relaciones institucionales y comunicación del puerto.

La capacidad del elevador es de 60.000 toneladas, por lo que hacer ingresar buques ultramarinos era una misión imposible. No sólo no podrían llenarlos sino que el canal de acceso no es lo suficientemente ancho. De allí el sustento a la idea de exportar en forma directa desde la Terminal de Agrograneles.

A la reactivación y renovación de las maquinas le siguió la puesta en marcha los trabajadores portuarios. “Todo el personal tuvo que ponerse a ritmo y ser portuario de nuevo”, contó Campanella a Bichos de Campo.

Como estrategia para consolidar la confianza de los productores, que desde hacía años tenían sus propias maniobras armadas para lograr exportar, se realizó un acercamiento con la Bolsa de Comercio de Santa Fe y se logró la apertura de una oficina, que hoy oficia como laboratorio para analizar las descargas que llegan al puerto. Este servicio brindó tranquilidad a quienes lograron exportar mercadería 100% analizada y clasificada.

A eso se le sumó la posibilidad de procesar el maíz, a partir de la adquisición de máquinas de quebrado, y vender un grano con valor agregado.

Esta conjunción de esfuerzos dieron como resultado la realización de 23 embarques en el 2020 y un total de 60.000 toneladas exportadas de maíz, sorgo y soja, que fueron enviadas a Uruguay, Taiwán y a la región centro de nuestro país. Si bien parte de lo acopiado fue transportado en camiones, hay que destacar que todo el maíz fue movido por agua.

Hoy esta terminal funciona al límite de su capacidad con un promedio de ingresos de entre 50 y 80 camiones diarios. El nuevo proyecto para el 2021 es exportar trigo y se está trabajando en la posibilidad de sumar a Brasil como nuevo destino.

“Hoy tenemos más de 20.000 toneladas de trigo en los silos del puerto y a partir del mes que viene va estar saliendo en buques o barcazas por agua. Nos gusta decir que este es el puerto productivo que da oportunidades a los pequeños productores”, señaló a través de un comunicado el presidente de la terminal Carlos Arese.

Bichos de Campo – Sofía Selasco