Viernes, 29 Enero 2021 02:28

Un 30% de la soja está regular a mala pero hay posibilidades de un cambio de escenario

De acuerdo al último informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR, «la ola de calor dejó 1,36 M ha en condiciones regulares a malas. En plena fructificación de la soja, la región núcleo sufrió intensas condiciones de desecación». Las lluvias del 24 al 27 de enero «sólo alcanzaron a aliviar a una pequeña porción del centro y norte de la zona. En esta semana se observó acartuchamiento de hojas, plantas estresadas, amarillamiento de hojas inferiores, pérdida de flores y vaneos de vainas». También hay «ataques de arañuelas y trips, plagas características de años secos». «Los daños más importantes están en el E cordobés, SE de Santa Fe y en gran parte del N bonaerense. Se tratan de zonas que venían con mayores restricciones hídricas», aseguran desde GEA.

“Las plantas quedaron chicas, el número de nudos está lejos del óptimo y como el surco todavía no cerró, la pérdida de milímetros ha sido muy fuerte”, coinciden en explicar los técnicos. La condición de lotes regular alcanza al 22% del área y ya hay un 8% que se considera en mala condición. Hay lotes cordobeses que arrancaron el periodo crítico, el llenado de granos casi sin reservas de humedad. En Marcos Juárez, los técnicos dicen que “éstos últimos días de calor fueron muy críticos. Necesitamos urgentes lluvias superiores a 50 mm”.

Lo que pase en los próximos 4 días será fundamental para la soja de la región. Hay una situación muy comprometida tras la ola de calor. “Hoy la soja de primera es un interrogante abierto”, resumen los técnicos de General Pinto. Y lo dicen porque allí como sucede en buena parte de la región, si hay una recuperación hídrica importante aún hay tiempo para que la situación mejore. Y los modelos muestran buenas posibilidades de acumulados importantes, ya que se esperan cuatro días de lluvias y tormentas. Esto podría ser la respuesta a lo que el sector hoy está necesitando: obtener urgentemente el auxilio de acumulados mayores a los 50 mm. Pero si esto no sucede, será un punto de giro muy negativo para la producción de la región.

 

Los maíces tempranos fueron los más afectados por la ola de calor

Según el último informe de GEA de la BCR, “en el noreste bonaerense a la perdida por plantas sin espigas o con espigas chicas, ahora se agrega la de espigas sin llenar y granos más chicos«.

Por su parte, «en San Antonio de Areco esperan un promedio de 50 a 60 qq/ha y habrá más lotes que no lleguen a cosecha. En General Pinto los maíces para silo confirman pérdidas de rinde en torno del 30 al 50%», afirmaron desde GEA.

Y agregaron: «En el sudeste cordobés, como en Marcos Juárez, se espera una mayor pérdida de peso en el llenado de granos». Tras las condiciones que pasaron los maíces esta semana estiman promedios de 90 a 95 qq/ha. Por el otro lado, en el centro sur santafesino, como en El Trébol, Cañada Rosquin y Bigand las últimas lluvias moderaron el impacto de la ola de calor. «Las reservas de agua alcanzarán para terminar el ciclo del cultivo en los mejores lotes y se espera superar los 100 qq/ha», concluyeron.

BCR News