Miércoles, 27 Enero 2021 03:00

Con una suba del 4,1%, el precio del maíz volvió al nivel más alto desde julio de 2013 en Chicago

Cuando el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) confirmó en el inicio de la jornada de negocios una nueva venta de maíz estadounidense a China por 1,36 millones de toneladas, la suerte alcista del precio del cereal quedó sellada para el resto de la rueda. Solo restaba saber la dimensión de la suba, que al momento de fijar los ajustes del día resultó del 4,1%, luego que el valor de la posición marzo del grano grueso trepó de 201,37 a 209,54 dólares por tonelada, para volver al nivel más alto desde mediados de julio de 2013. Así, el forrajero dejó atrás las bajas acumuladas durante la semana pasada y arrastró detrás de sí a la soja y al trigo, que también se cotizaron con importantes ganancias.

Con la comunicación del USDA, que además del negocio con China también confirmó una venta de 102.800 toneladas de maíz hacia destinos desconocidos, los operadores volvieron a poner el peso del mercado sobre la demanda y sobre la caída de las existencias estadounidenses.

El viernes pasado, cuando el organismo publicó su informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, el volumen del cereal comprometido del ciclo 2020/2021 hasta el 14 de enero subió a 46,82 millones de toneladas, equivalentes al 72,3% del objetivo planteado para toda la campaña, de 64,77 millones. Para el cierre de la temporada comercial actual restan siete meses y medio.

Acentuaron la suba del valor del maíz los dichos de un ejecutivo de la firma ADM, respecto de que China ya concretó compras de etanol estadounidense por 200 millones de galones (poco más de 750 millones de litros) para el primer semestre de 2021.

Cabe recordar que en su informe mensual de estimaciones agrícolas de enero, el USDA redujo su estimación sobre el volumen de la cosecha de maíz estadounidense, de 368,49 a 360,25 millones de toneladas, y el nivel de las reservas iniciales de la campaña, de 50,68 a 48,76 millones, por lo que debió racionar el uso forrajero y el uso para la producción de etanol. Además, achicó su proyección sobre las exportaciones, de 67,31 a 64,77 millones. Pero pese a esos ajustes, las existencias finales 2020/2021 fueron recortadas de 43,23 a 39,42 millones de toneladas, hasta el nivel más bajo desde el ciclo 2013/2014.

En paralelo con los hechos alcistas generados por la demanda, desde Brasil llegó la noticia de que lluvias superiores a las previstas en zonas del sur del país estarían demorando el avance de la cosecha de soja y anegando campos en zonas de los Estado de Paraná y de Río Grande do Sul, lo que atrasaría aún más la siembra de la segunda cosecha de maíz.

Y los fondos de inversión especuladores, que el viernes pasado fueron los grandes protagonistas en la caída de los precios de los granos tras una fuerte toma de ganancias, ayer volvieron a ser protagonistas, pero por su reingreso en el mercado, con la compra de casi 50.000 contratos, equivalentes a poco más de 6,3 millones de toneladas de maíz.

Con estos movimientos, el mercado vuelve a darle a los productores argentinos una posibilidad de capturar precios impensados pocos meses atrás; dadores de rentabilidad, y de los más altos históricos para el momento de la cosecha. En efecto, en el Matba Rofex ayer la posición abril, que marca la entrada del maíz 2020/2021 en el circuito comercial aumentó 4 dólares, al pasar de 201 a 205 dólares por tonelada.

En la plaza física, los exportadores elevaron sus propuestas por el maíz con entrega inmediata de 205 a 210 dólares por tonelada para el puerto de Bahía Blanca y de 200 a 205 dólares para la zona del Gran Rosario.

Por el maíz de la próxima cosecha, para las entregas entre marzo y abril, los compradores ofrecieron 210 dólares por tonelada para Bahía Blanca y para Necochea, y 205 dólares para el Gran Rosario, con mejores de 5 dólares, respectivamente.

La soja, otra vez arriba de los 500 dólares

En Chicago, las pizarras reflejaron ayer subas del 2% para los precios de la soja, después que los ajustes de las posiciones marzo y mayo crecieron de 493,65 a 503,48 y de 493,38 a 503,20 dólares por tonelada.

El rumor de nuevas compras chinas en Estados Unidos, cuando el volumen de soja ya comprometido con mercados externos representa el 94,5% del objetivo de exportaciones 2020/2021 planteado por el USDA en 60,69 millones de toneladas, y las fuertes subas en el mercado de los aceites vegetales movilizaron compras desde el sector especulativo, con el consecuente efecto alcista para los precios.

El trigo completó el cuadro alcista. El contrato marzo del cereal en Chicago y en Kansas subió un 2,6 y un 2,2%, al pasar de 238,28 a 244,44 y de 230,47 a 235,53 dólares por tonelada, respectivamente.

Entre los fundamentos que potenciaron las subas se destacaron reportes estaduales que revelaron una desmejora en las condiciones de los trigos de invierno estadounidenses y la posibilidad de que la superficie destinada al cereal de primavera resulte menor a la del año pasado por la fuerte competencia por espacio con el maíz y con la soja.

En el mercado local, por soja disponible las fábricas ofrecieron 330 dólares por tonelada para la zona del Gran Rosario, 2 dólares más que anteayer. Las mejoras también comprendieron al grano de la próxima cosecha, dado que los interesados elevaron sus propuestas por la mercadería con entrega entre abril y mayo de 320 a 325 dólares para el Gran Rosario; de 320 a 326 dólares para Bahía Blanca, y de 315 a 320 dólares para Necochea.

En el Matba Rofex, las posiciones marzo y mayo de la soja sumaron US$3,90 y 5, tras cerrar la jornada con ajustes de 328,90 y de 326,50 dólares por tonelada.

Respecto del trigo, el grano disponible se cotizó a 225 dólares por tonelada para el Gran Rosario, sin cambios, mientras que para Bahía Blanca y para Necochea hubo mejoras de 5 dólares, dado que los compradores elevaron sus propuestas de 225 a 230 y de 220 a 225 dólares por tonelada, respectivamente.

Las pizarras del Matba Rofex mostraron bajas de US$3,50 y de 4,50 sobre los contratos marzo y julio del trigo, cuyos ajustes coincidieron en 231 dólares por tonelada.

La Nación - Dante Rofi