Lunes, 18 Enero 2021 02:27

El mercado vacuno, según pasan los años

En el período 1934/1938, las exportaciones argentinas de carne vacuna promediaban las 580 mil toneladas anuales. Representaban el 53 por ciento de las exportaciones mundiales, estimadas para ese período en unos 1,094 millones de toneladas anuales. Le seguía Australia con 12 por ciento del total exportado en el mundo, Uruguay con nueve por ciento y Brasil con seis por ciento. En 1970, Argentina había reducido su participación en el comercio mundial al 22 por ciento, pero todavía superaba a Australia (17 por ciento), Nueva Zelandia (nueve por ciento) y a Uruguay, Irlanda Francia, cada uno de ellos con cinco por ciento. Para entonces, el comercio mundial ya había crecido hasta las 3,03 millones de toneladas anuales.

Para 2021, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) estima las exportaciones mundiales de carne vacuna en 10,77 millones de toneladas: tres por ciento más. Con una participación de Brasil del 25 por ciento del mercado, Estados Unidos con el 13 por ciento; Australia, 12,6 por ciento; India, 11 por ciento y Argentina, siete por ciento.

En cuanto a las importaciones mundiales de carne vacuna, en el período 1934/1938 las compras del Reino Unido representaban el 77 por ciento del total, seguido por Estados Unidos (cuatro por ciento), Alemania (cuatro) e Italia (tres).

Para 1970, la participación del Reino Unido se había reducido a sólo 16 por ciento de las importaciones mundiales, siendo Estados Unidos con 30 por ciento el primer comprador mundial. Italia con el 11 por ciento y Alemania con ocho por ciento, también se destacaban.

Para 2021, el Usda estima que China -sin contar el contrabando- representará 31 por ciento de las importaciones mundiales, seguido por Estados Unidos (15,3), Japón (9,3) y Corea del Sur (5,8).

China y el cerdo

La recuperación de la producción de carne de cerdo en China viene mucho más rápida de lo esperado. Estadísticas oficiales indican que a octubre último el rodeo porcino ya estaría en 90 por ciento del nivel anterior al inicio de la peste porcina africana (agosto de 2018), estimándose que en algún momento del próximo año este país lograría una tasa de autoabastecimiento del orden del 90/95 por ciento.

Las importaciones de carne de cerdo han comenzado a caer. El reciente “Agricultural Outlook”, de la Unión Europea, estima que las compras chinas -que para 2020 se calculaban en 3,9 millones de toneladas- declinarán a lo largo de la próxima década, hasta tocar las 1,75 millones de toneladas en 2030.

En cuanto a la carne vacuna, el Outlook europeo proyecta también una caída en las importaciones, pero más moderada: pasarían de las 1,9 millones estimadas para 2020, a las 1,35 millones de toneladas para el 2030.

En noviembre, China importó 775 mil toneladas de carne (porcina, vacuna, aviar, ovina), bien por debajo del casi millón de toneladas de julio último. Gran parte de esta caída puede adjudicarse a los intensos controles contra el Covid-19 que las autoridades chinas están aplicando sobre los alimentos importados. Esta situación ralentiza la importación, distribución y la venta minorista de estos productos. Además, muchas autoridades locales recomiendan al público no consumir carne importada, la cual hasta hace poco era considerada en las encuestas mucho más segura y de mejor calidad que la de origen doméstico.

En noviembre pasado, China importó 168 mil toneladas de carne vacuna y 330 mil toneladas de carne de cerdo.

El mercado de carne importada en China está muy tensionado en estos días por los intensos controles sanitarios, y muy atento a las ventas que se registren con motivos de las fiestas del año nuevo lunar chino, que se celebra el 12 de febrero próximo. Los volúmenes adquiridos de carne vacuna siguen en niveles muy altos y los precios pagados parecen haber tocado un piso. En noviembre, la mitad de las compras chinas de carne vacuna habrían sido desde Brasil.

La Voz del Interior – Ignacio Iriarte