Jueves, 07 Enero 2021 03:00

Arriba de los 500 dólares, el precio de la soja sumó otra jornada alcista en la Bolsa de Chicago

El precio de la soja subió ayer por séptima rueda consecutiva en la Bolsa de Chicago y consolidó su mejor posición desde principios de julio de 2014, al trepar 5,60 dólares y terminar la jornada de negocios con un ajuste de 501,64 dólares por tonelada. Como viene ocurriendo desde agosto, la fuerte ola de compras chinas de poroto de soja estadounidense está agotando la oferta y pone en riesgo cierto el abastecimiento doméstico, cuando recién se transita el quinto mes del ciclo comercial 2020/2021.

Nuevamente los operadores pusieron bajo análisis la posibilidad de que el martes próximo, en su informe mensual de estimaciones agrícolas, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos proyecte en alza el volumen de las exportaciones de soja, desde los 59,87 millones de toneladas previstos en diciembre, de los cuales ya se comprometieron 54,85 millones. De ser así, el organismo podría ajustar las existencias finales hasta uno de los niveles históricos más bajos, luego de que en el reporte precedente las achicó de 5,17 a 4,76 millones de toneladas.

Para evitar un nuevo ajuste sobre el volumen de soja que quedaría como reserva tras el cierre de la actual campaña, los operadores consideran que hay solo dos caminos, racionar la molienda, cuando el escenario es positivo para las exportaciones de harina y de aceite de soja, o incrementar las importaciones, algo que recién se podría lograr a partir de febrero, cuando Brasil comience a volcar en el circuito comercial la oferta de su cosecha 2020/2021.

El otro fundamento alcista continuó siendo la incertidumbre sobre el impacto del clima seco sobre la producción de Brasil, donde la falta de humedad se aprecia particularmente en el sur del país, y de la Argentina, donde las restricciones hídricas afectan el norte de Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe y el centro-norte de Córdoba. Las cosechas de ambos países serán las que deban responder ante la demanda cuando EE.UU. efectivamente se quede sin soja.

El cierre de la rueda en Chicago también fue positivo ayer para el maíz, dado que las posiciones marzo y mayo sumaron US$1,28 y 1,38 luego de concluir la jornada con ajustes de 194,87 y de 195,27 dólares por tonelada.

Para el trigo estadounidense el cierre fue negativo. La posición marzo en Chicago y en Kansas retrocedió US$2,38 y 2,11, en tanto que su ajuste fue de 237,92 y de 221,75 dólares por tonelada, respectivamente.

Mercado local

En la plaza doméstico los compradores volvieron a ofrecer ayer 345 dólares por tonelada disponible de soja para las terminales del Gran Rosario, equivalentes a 29.225 pesos. Tampoco hubo cambios sobre las propuestas por la mercadería de la próxima cosecha, que oscilaron de 330 a 340 dólares por tonelada con descarga entre abril y mayo.

Las pizarras del Matba Rofex, en cambio, mostraron bajas de US$0,80 y de 0,70 sobre los contratos enero y mayo de la soja, cuyos ajustes resultaron de 346 y de 341,50 dólares por tonelada.

Respecto del maíz, los exportadores redujeron de 200 a 195 dólares por tonelada sus ofertas abiertas por el grano con entrega inmediata sobre el Gran Rosario, mientras que mantuvieron en 205 dólares las propuestas por el grano con descarga entre marzo y abril, segmento que volvió a concentrar el mayor movimiento de la jornada.

En el Matba Rofex las posiciones enero y abril del maíz perdieron US$1,50 y 1,60, tras cerrar la rueda con ajustes de 200 y de 200,90 dólares por tonelada.

Acerca del trigo, los exportadores volvieron a ofrecer ayer 220 dólares por tonelada disponible sobre el Gran Rosario y sobre Bahía Blanca, y 210 dólares sobre Necochea.

La posición enero del trigo en el Matba Rofex sumó hoy US$0,20 al cerrar con un ajuste de 225,20 dólares por tonelada, mientras que el contrato marzo quedó sin cambios, en 226,50 dólares.

Buenos precios, pero ventas magras

Según el análisis de Bruno Ferrari, integrante del Departamento de Información y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), "los 341,50 dólares por tonelada que se ofrecen para el contrato mayo 2021 en el Matba Rofex se ubican solo por debajo de los 347 dólares obtenidos en 2012, considerando los precios promedio registrados efectivamente al momento de la cosecha".

El especialista agregó a LA NACION que en cuanto al maíz, los 200,90 dólares vigentes para la posición abril en el mercado de futuros "representan un máximo desde, al menos, 1991, contemplando los precios disponibles promedio para los meses de cosecha".

Pero pese a lo atractivo de los precios locales, a partir de las mejoras externas y de la coyuntura climática local, las ventas anticipadas de la campaña 2020/2021 evidencian un fuerte atraso respecto del nivel del año pasado.

En efecto, al 30 de diciembre último entre la exportación y la industria sumaron compras por 5.538.400 toneladas de poroto de soja, un 56,8% menos que un año atrás, cuando los negocios sumaban 12.807.000 toneladas, según los datos difundidos el martes por la Dirección de Planeamiento y Análisis de Mercado del Ministerio de Agricultura de la Nación.

Y si bien el volumen comprometido representa apenas el 11,5% de una cosecha prevista en 48 millones de toneladas por fuentes privadas, el resultado es todavía más magro si se tiene en cuenta que del total comercializado, 3.170.300 toneladas aparecen "a fijar". Es decir, con precio firme solo se encuentra el 4,9% de la nueva cosecha, que comenzará en abril próximo. Cabe tener en cuenta que en Brasil los productores ya comercializaron cerca del 65% de la producción prevista para el ciclo 2020/2021.

En cuanto a las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE), el reporte oficial revela que se registraron 245.000 toneladas de poroto de soja, un 95,6% menos que a igual fecha de 2019, cuando el volumen anotado para la exportación era de 5.523.000 toneladas.

Respecto del maíz 2020/2021, el volumen comprado en forma anticipada entre la exportación y la industria suma 11.301.300 toneladas, un 37,4% menos que las 18.062.100 toneladas adquiridas un año atrás. De ese total, que representa el 23,5% de una cosecha de maíz para grano comercial proyectada en torno de los 48 millones de toneladas, hay 3.258.300 toneladas "a fijar". Es decir que solo el 16,8% de la nueva cosecha, que comenzará en marzo próximo, tiene un precio firme.

Acerca de las DJVE, las 8.961.000 toneladas de maíz registradas implican una merma del 50,9% en comparación con las 18.256.000 toneladas declaradas a igual fecha de 2019, según el trabajo de Agricultura.

La Nación – Dante Rofi