Lunes, 21 Diciembre 2020 02:26

Qué oportunidades ofrece el mercado financiero a los productores

Por Martín Nava.

El escenario financiero vigente brinda grandes oportunidades al sector agropecuario, sobre todo a los agricultores. Los productores de granos, que tienen ingresos dolarizados, pueden aprovechar las bajas tasas en pesos que ofrecen las entidades financieras por imposición del Banco Central. Si se consideran las cotizaciones del dólar oficial en el Rofex, saltan de alrededor de $87 en la actualidad a $115 a mediados de 2021. La diferencia entre los dos valores, anualizada, equivale a una tasa del 75%. Es decir que, quien tiene grano de la campaña 2019/20 y desea conservarlo un tiempo más, suponiendo que el mercado sigue sostenido, puede esperar esa tasa de devaluación del peso y financiarse, mientras tanto, al 30-35% anual.

Algo similar ocurre con quien se endeuda para la compra insumos al 30-35% anual, mientras el producto que coseche tendría una revalorización del 75%. Sucede que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) reflotó la línea de Inversión Productiva que se había establecido en el anterior gobierno kirchnerista y obliga a las entidades financieras a prestar dinero a empresas, por ejemplo, para capital de trabajo, al 30-35% hasta un plazo de 12 meses.

La entidad monetaria exige a los bancos que le presten a los clientes a esa tasa menor a la de mercado hasta cubrir un cupo determinado y hasta marzo de 2021. Si no cumplen con esa obligación, el BCRA los multa.

Así, si un agricultor tiene una perspectiva de valorización de su producción de 75% anual y puede endeudarse el 35%, aprovecha una tasa fuertemente negativa. Además, la tasa de devaluación puede ser más alta que lo que marca el Rofex si el Gobierno devaluara el peso en consonancia con la inflación proyectada por el REM para 2021, del 51% anual, si se liberan tarifas y otros precios regulados.

Los créditos para Inversión Productiva también se pueden destinar a bienes de capital: tractores, camionetas, compra de vientres, infraestructura ganadera, implementos agrícolas en general, etc. Los plazos se extienden hasta 48 meses al 35% anual fijo en pesos.

Tarjetas agropecuarias

Si se dejan de lado los créditos para Inversión Productiva, vale aclarar que siguen vigentes los convenios de venta de insumos a través de tarjetas agropecuarias. Se pueden comprar los que falten del ciclo 2020/21 y las semillas, herbicidas y fertilizantes del siguiente ciclo.

Estos insumos se pueden adquirir a una tasa que va del 28 al 35% anual en pesos, que ofrecen Galicia Rural, la tarjeta del Banco Provincia, Agro Nación, Santander Rio, Agro Cabal, etc. a 180 y 240 días. Nominalmente son tasas altas, pero serán negativas contra la inflación y la evolución del tipo de cambio. Tienen su explicación en que las insumeras asumen una parte del costo financiero para impulsar las ventas.

Las bancos mencionados han suscripto también convenios con fabricantes de maquinaria agrícola y otorgan financiamientos para inversiones a largo plazo: se pueden adquirir productos de la marcas más tradicionales y conocidas (tractores, mosquitos, sembradoras, etc). Generalmente los créditos son al 25% anual en pesos, con garantía prendaria.

También, entre los créditos para inversión, el Banco Santander acaba de lanzar una línea al 23% anual en pesos, para la compra de camiones, pick ups, maquinaria agrícola, instalación de criadero de cerdos, etc.

Por otro lado, en este momento no se recomienda tomar créditos en dólares. No dejarse persuadir por la nominalidad de las tasas en escenarios de compras de insumos, ni por canjes de granos.

Oportunidad para el sector

Los bancos deben cubrir el cupo de créditos para Inversión Productiva que les exige el Banco Central en un contexto donde el 60-70% de las actividades económicas está deteriorado por la cuarentena.

En ese mismo contexto, el sector agropecuario fue uno de los menos afectados por la pandemia y últimamente se favoreció con una recuperación de precios. Por esa causa, es esperable que reciba mayor proporción de fondos que otros sectores de la economía y que los productores puedan acceder a ellos con cierta facilidad.

No obstante, la situación favorable en términos financieros tiene fecha de vencimiento. Hay un festival de tasas que en algún momento se deberá corregir. Por un lado, se obliga a los bancos a pagar 37% anual a los ahorristas el plazo fijo, frente a una inflación esperada del 51% anual. Por otro, a los mismos bancos en los obliga a prestar al 28-35%, mientras el Rofex y muestra una tasa del 75% anual en la evolución del dólar.

Simultáneamente, juega la masa de pesos que se emitió durante la cuarentena, que seguirá como Leliq en 2021 porque no se pueden desarmar de inmediato. Entonces, hay que preguntarse: ¿Ese excedente se volcará al plazo fijo de 37% con una perspectiva de inflación mucho mayor? ¿El escenario financiero futuro es sostenible?

Por lo que se avizora, la oportunidad financiera no durará mucho tiempo. Hay que actualizar las carpetas que piden los bancos y moverse rápido. Si se tenía pensado cambiar el tractor dentro de un año, tal vez convenga adelantar la decisión.

En síntesis: los aspectos financieros van a definir el resultado del negocio agropecuario en los próximos meses. Si no se le prestan atención se dejará de ganar, aunque que se haya desarrollado muy bien, y a tiempo, todo el planteo productivo.

El autor es especialista en financiamiento para empresas de AZ-Group

La Nación