Lunes, 14 Diciembre 2020 03:25

Paro en los puertos: el Gobierno convocó a una reunión para destrabar el conflicto

Mientras el paro en los puertos cerealeros atraviesa su sexto día, desde las 11 están convocadas a reuniones en el Ministerio de Trabajo ambas partes, gremios y la industria exportadora, para tratar de solucionar el conflicto. La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (Ftciodyara) y la Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (Urgara) vienen realizando esa medida de fuerza, que paralizó las exportaciones, en reclamo del cierre de una negociación salarial. También se sumó al paro el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros del Departamento San Lorenzo (SOEA).

"La reunión la convocó el Ministerio de Trabajo tanto a Soea como la Federación (Ftciodyara) y Ciara (Cámara de la Industria Aceitera). Nosotros aceptamos ir apenas fuimos convocados", contó un industrial que forma parte de la cámara de las empresas que confluyen en Ciara.

Sin embargo, tras conocer que los gremios seguían el paro "los exportadores evalúan no presentarse a la reunión".

"Están incumpliendo su palabra", dijo una fuente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) en referencia a que esperaban un gesto de distensión por parte de los sindicatos.

Otro empresario dijo que irán a la reunión con "voluntad de cierre" del conflicto y que aguardan que se levante la protesta.

"La llave está en sentarnos en una mesa conjuntamente con el Gobierno. Nosotros necesitamos un salario digno y las empresas seguir produciendo", dijo ayer en declaraciones a Radio Colonia Daniel Yofra, del gremio Ftciodyara.

"Nosotros no cortamos el diálogo, usamos la herramienta de la huelga para destrabar este conflicto", agregó. Señaló que los trabajadores necesitan un ofrecimiento salarial de acuerdo a sus necesidades.

A modo de ejemplo, de un básico de $69.000 sin adicionales reclaman $82.000 para un cierre de septiembre pasado. En el gremio sostienen, además, que el trabajador "para vivir dignamente" tendría que estar en $92.000 "como mínimo" desde enero. Después se volvería a revisar en agosto de 2021.

En tanto, las empresas vienen ofreciendo cubrir la inflación real y hacer un cierre hasta agosto de 2021. Sostienen que hay trabajadores percibiendo más de $100.000.

En diálogo con LA NACION, Yofra confirmó que mañana participarán del encuentro en Trabajo. Consultado sobre la medida de fuerza, indicó: "Ellos (por Trabajo) nos pidieron que levantemos el paro". Pese al pedido, tanto Soea como la Federación no lo hicieron.

Yofra indicó que el gremio quiere negociar para tener un resultado porque, según dijo, en otras dos reuniones se sentaron a hablar con el sector industrial sin respuestas.

En tanto, el paro puso en alerta a la agroindustria. En un comunicado, 16 cámaras del sector, desde entidades por cadena hasta bolsas de cereales, corredores y organizaciones de la producción expresaron su preocupación por los efectos de la medida de fuerza.

"Las medidas adoptadas, en momentos en que se encuentran desarrollando las tareas de la cosecha fina, además de afectar el normal desarrollo de la actividad agropecuaria y alterar el desenvolvimiento de todos los eslabones de la cadena agroindustrial en general, perjudican especialmente a los productores, en momentos en que deben comercializar naturalmente sus cosechas con el consiguiente impacto negativo en la cadena de pagos. Por otra parte, afectan seriamente el ingreso de divisas, las que resultan indispensables para afrontar la grave crisis económica y social en la que se encuentra inmersa nuestro país", indicaron.

En tanto, la Cámara de Puertos Privados Comerciales señaló en un comunicado que hubo ofrecimientos "en consonancia con la inflación para que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo, incluso con premios de fin de año muy superiores a la media, que fueron rechazados sistemáticamente aduciendo que no se ajustaban a la realidad".

La Nación – Fernando Bertello