Jueves, 10 Diciembre 2020 02:26

Recursos humanos. Crece un instituto de capacitación con foco en la agroindustria

Hace dos años, cuatro entidades del agro decidieron conformar el Instituto de Capacitación Agropecuaria (Incagro) para contribuir a la formación de recursos humanos. En 2020, más de 600 personas se capacitaron en forma gratuita en la entidad, que tiene el objetivo de elevar la profesionalización del sector. La formación de los recursos humanos es clave en un sector que genera dos de cada diez empleos privados a nivel nacional, es decir, más de una quinta parte de los trabajadores privados que dinamizan la economía provienen de la agroindustria.

“En ellos radica la responsabilidad de mantener los altos niveles de competitividad del sector, un desafío que depende en gran medida de la capacitación”, destacaron desde Incagro, la entidad que fundaron la Federación de Acopiadores, Coninagro, el Centro de Exportadores de Cereales y la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios.

La propuesta educativa incluye la realización de cursos de duración anual, con dictados de clases virtuales y presenciales, y emisión de certificados de evaluación y asistencia. El instituto se financia a partir de la contribución patronal obligatoria del 1% de los salarios básicos del personal comprendido en el Convenio Colectivo de Trabajo 130/75, Rama Cerealera y está homologado ante el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

“Son las mismas empresas empleadoras quienes aportan por ley para que sus recursos humanos se mantengan entrenados y capacitados de la mano de los profesionales referentes en cada tema”, destacó Raúl Dente, a cargo de la presidencia de Incagro.

Según un reciente estudio de Fundación Fada, si se tiene en cuenta el empleo privado más el público, las cadenas agroindustriales explican el 18% del total del empleo en Argentina.

El eslabón primario es el mayor generador de trabajos y demanda el 38% de la mano de obra. La comercialización ocupa el segundo lugar con el 26%, la industria representa el 21% y las cadenas proveedoras de bienes y servicios como insumos, bienes de capital, servicios conexos, transporte y logística demandan el 15%.

Detrás de todo este movimiento hay un gran número de personas que a diario se enfrentan a la necesidad de capacitarse y entrenarse para estar a la altura de las nuevas tecnologías y los desafíos constantes.

“Recordemos que se trata de una actividad cuyo gerenciamiento, según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal, debe liquidar al menos 163 impuestos en los tres niveles de gobierno existentes en Argentina: nacional, provincial y municipal”, indicó Incagro.

Y la del gerenciamiento es solo una de las complejas aristas que enfrenta la actividad. También están los desafíos ambientales vinculados a la sustentabilidad y el aprovechamiento de las nuevas tecnologías digitales, que aportan una nueva dimensión.

La propuesta de Incagro para 2020 (que en pandemia se viene realizando en forma virtual), abarca 14 módulos, compuestos por 27 clases virtuales. Siete de sus módulos fueron correlativos con los desarrollados en el 2019, cuando se dictaron un total de 16 clases.

Otra herramienta de actualización profesional son los video informes que se actualizan semanalmente. A la fecha se publicaron 38, completando un total de 99 desde el nacimiento de Incagro.

La lista de contenidos abarca desde los aspectos impositivos de la cadena agraria, hasta las distintas regulaciones y operatorias comerciales del mercado de granos, pasando también por el conocimiento de las buenas prácticas agrícolas para mejorar la sustentabilidad del negocio, las reglas y oportunidades del comercio de granos o la actualización sobre temas clave como las perspectivas climáticas, entre otros.

Clarín