Miércoles, 18 Noviembre 2020 09:02

En Chicago la soja consolidó la tendencia alcista para sus precios

Tras subir ayer un 1,4% en la Bolsa de Chicago, la soja volvió a demostrar que la tendencia alcista iniciada durante la segunda semana de agosto último goza de buena salud por dos factores centrales: las existencias se agotan y los compradores siguen pidiendo más. Al momento de fijar los ajustes de la rueda, las pizarras reflejaron un aumento de US$5,97 sobre el contrato enero de la soja, cuyo valor fue de 429,81 dólares por tonelada. Desde el inicio de la tendencia alcista, tras la rueda del 7 de agosto, la oleaginosa acumula una ganancia del 32,5% frente a los 319,76 dólares vigentes entonces. Así, el actual es el nivel de precios más alto desde fines de junio de 2016, pero aún mantiene una importante distancia respecto del récord histórico alcanzado en septiembre de 2012, con 650,74 dólares por tonelada.

Para entender el por qué del fuerte y persistente movimiento alcista de la soja hay que tener en cuenta que en lo que va del año la demanda, con China como principal exponente (aunque no el único), agotó la oferta exportable de Brasil, unos 85 millones de toneladas, y ya adquirió cerca del 80% del saldo exportable estadounidense, de 59,9 millones de toneladas. La Argentina, que prioriza la venta de aceite y de harina soja -sus precios siguen el mismo recorrido alcista que los del grano sin procesar-, también tiene casi agotado el volumen de poroto de soja por exportar tras la última cosecha, con unos 6,4 millones de toneladas sobre los 7 millones previstos por el Ministerio de Agricultura.

Lo particular del dato de EE.UU. -y su fuerte impacto alcista- es que ese 80% está comprometido cuando el ciclo comercial recién lleva dos meses y medio. Además, el martes pasado el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos redujo su previsión sobre las existencias finales de soja de la campaña 2020/2021 hasta los 5,17 millones de toneladas, el nivel más bajo desde el ciclo 2014/2015. Es decir que no hay mucho espacio para pensar en incrementar ese 20% restante sin afectar el abastecimiento interno.

Esta situación de tensión entre la oferta y la demanda de soja se mantendrá hasta el ingreso de la nueva cosecha de Brasil, en enero, aunque la demora inicial en las siembras podría diferir esa entrada hacia el cierre de dicho mes.

En el mercado local el valor de la soja disponible creció ayer de 27.680 a 28.000 pesos por tonelada para el Gran Rosario, una marca nominal récord que, no obstante, no provocó un aumento de las ventas. "En general los precios de los últimos días se aprovechan para ponerle precio a mercadería que estaba entregada bajo la modalidad a fijar, pero en operaciones nuevas no es mucho lo que se mueve, porque el productor ve que la tendencia alcista se acentúa", comentó a LA NACION una fuente del sector comercial.

En el Matba Rofex las posiciones noviembre y mayo de la soja aumentaron US$3,50 y 5,40, al cerrar con ajustes de 355 y de 303,50 dólares por tonelada.

La Nación - Dante Rofi