Viernes, 13 Noviembre 2020 02:28

Vicentin: buscan convertir a los acreedores en accionistas y sumar un socio nacional

A casi un año desde que la agroexportadora Vicentin se declaró en “estrés financiero”- el 4 de diciembre de 2019- corrió mucha agua bajo el puente, con un par de meses de furia entre junio y agosto, desde que el Gobierno nacional dispuso la intervención de la compañía hasta que desistió de la idea de expropiarla. De la soberanía alimentaria no se habló mucho más, pero lo que sigue estando en el centro de la escena es la deuda por 1350 millones de dólares con miles de productores agropecuarios y varios bancos, estatales y privados, nacionales y extranjeros. En ese marco, el nuevo directorio de la empresa santafesina, que en estos días cumple un mes en funciones –fue designado el 15 de octubre-, más el diplomático Diego Guelar, que a fines de octubre se sumó como asesor internacional, tratan de abrir un nuevo escenario, con acuerdos que permitan una salida de la crisis.

La síntesis de las intenciones es sumar como accionistas a los acreedores comerciales que quieran trabajar en conjunto en lo que llaman “la nueva Vicentin”, y además un socio argentino que invierta para mantener una mayoría de capital nacional, más alguna incorporación no mayoritaria de inversores extranjeros.

En ese sentido apuntan las reuniones que mantuvieron con representantes de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), con la Bolsa de Comercio de Santa Fe y con la Sociedad Gremial de Acopiadores de Granos. Aunque en el camino cruzaron lanzas con la Bolsa de Comercio de Rosario, que inició una investigación sobre el manejo de la empresa asociada y motivó la renuncia de Vicentin a la entidad, esta semana.

Sobre toda la situación actual de Vicentin, que claramente sigue siendo compleja, fueron entrevistados por Clarín el contador Omar Scarel (presidente del directorio), el ingeniero Daniel Foschiatti (vicepresidente) , el abogado Estanislao Bougain (director titular), y Guelar.

El ex embajador aportó especialmente su visión sobre el contexto macroeconómico argentino e internacional. Guelar está convencido de que “la recuperación es posible” e incluso postuló que el Banco Nación, uno de los principales acreedores y en disputa judicial, “trabaje activamente en este proceso, no como un enemigo, sino como un puntal de la reconstrucción de esta empresa nacional”. (Ver subtítulo Perfiles de los ejecutivos)

-¿Qué plan, o alternativas, tienen para que Vicentin supere esta grave crisis?

-Scarel: El plan es sencillo y no tiene secretos. Por un lado, un banco de inversión contratado por los accionistas, está buscando un socio estratégico, que nos va a traer a la mesa para incorporarlo a la búsqueda de una solución. Esto ya está ocurriendo, es un proceso lento que no puede avanzar demasiado porque está esperando un hito importante del concurso, previsto por el artículo 36 de la Ley 24.522 de Concursos y Quiebras, que es el momento en que se cristalizan los pasivos, porque ese es el punto de partida real para saber en qué compañía ingresa el nuevo socio estratégico.

-¿Cuándo sería esa cristalización de pasivos?

-A fines de diciembre, según estableció el Tribunal al inicio del proceso, no depende de la voluntad de Vicentin. Esa es una de las acciones del plan.

-¿Otra de las acciones es acercar posiciones con los acreedores?

-Sí, también estamos ejecutando ahora encuentros con cada uno de los acreedores, aunque en rigor estén reunidos en grupos que los aglutinan, para empezar una ronda en la que les mostramos lo que queremos hacer, les damos la información sobre lo que está ocurriendo en estos momentos en la compañía y les decimos que solo vamos a poder trabajar juntos una propuesta a partir de principios del año que viene, luego de cristalizar los pasivos y saber quién es quién y por cuánto.

-¿O sea que recién el año que viene habrá una propuesta efectiva a los acreedores?

-Lo que vamos a hacer a partir de enero es comenzar a buscar una co-construcción de No somos nosotros los que vamos a hacer la propuesta en el medio de la escena, sino que vamos a ir incorporándonos en la búsqueda de soluciones para tratar de avanzar juntos, con los acreedores. Y lo que tiene en claro este directorio es que queremos que todos sufran lo menos posible.

-La preocupación principal de los acreedores es la pesificación de las deudas, que se contempla en el marco de la convocatoria…

-Bougain: La pesificación no es una opinión ni depende de lo que cada uno quiera sino que se contempla de acuerdo a las leyes. Nosotros pensamos que esa pesificación es un elemento relevante pero no decisivo porque la nueva Vicentin sin sus acreedores, que son todos proveedores y son los que están sujetos a esa posible pesificación, esta empresa no tiene sentido, no tiene futuro. Ellos se tienen que sumar necesariamente para volver a hacer operativa a la empresa. Entonces el crédito de cada uno tiene que ser el elemento en la negociación final. No nos vamos a quedar exclusivamente en el dato legal, que es relevante pero no el único.

El otro dato que lo complementa es la necesariedad que tenemos de cada uno de ellos. Vicentin tiene que darles la oportunidad de participar en la solución y además de recuperarse con el trabajo, juntos. El grado de pesificación, es un dato importante, pero no nos quedaremos ahí. Al final será mucho más relevante el acuerdo que podamos lograr colectivamente.

-¿Qué contemplan como cartas de peso para arribar a un acuerdo con los acreedores?

-Los acreedores deben saber que los necesitamos, que sin ellos no vamos a poder llegar a ninguna solución. Además que confíen en los diálogos que tenemos con ellos, porque no nos estamos hablando por la prensa, sino directamente con ellos; les estamos respondiendo las preguntas a ellos. Cada uno de los acreedores conoce nuestras caras y tienen las respuestas a través de las reuniones que mantenemos, por Zoom o de otros modos. Estamos informando, empezando a dar respuestas.

-¿De dónde saldrá el dinero para saldar las deudas, que muchos reclaman a valor dólar, cuando la brecha cambiaria es alta?

-El socio estratégico que estamos buscando asumirá buena parte de la disponibilidad del dinero que necesitamos para saldar, además de la capitalización de algunos acreedores, que en lugar de cobrar apuesten a participar de la futura Vicentin.

Y por supuesto también se contempla alguna desinversión que pueda hacer el grupo, para captar el capital necesario para poder seguir.

Perfiles de los ejecutivos

Omar Scarel fue contador y gerente administrativo de Vicentin desde 1992 hasta 2012; después integró la comisión fiscalizadora, fue síndico hasta la asamblea del 15 de octubre en la que los accionistas lo eligieron presidente del nuevo directorio.

Daniel Foschiatti es ingeniero, tiene una empresa de ingeniería química desde hace 30 años y hace más de dos décadas que le presta servicios a Vicentin en asesoramiento y gestión. Da fe que los activos que tiene Vicentin “son muy competitivos, de última generación y gran capacidad de producción”.

Estanislao Bougain es abogado y profesor universitario, con trayectoria en el directorio de distintas empresas nacionales y extranjeras en Argentina, aunque particularmente nunca tuvo relación con Vicentin. Su incorporación buscó sumar su experiencia en la incorporación de capitales, y su conocimiento sobre gobierno corporativo (corporate compliance, es el término en inglés que refiere al manejo y liderazgo en grandes empresas).

Diego Guelar ha sido embajador de la Argentina en Estados Unidos, China, Brasil y la Unión Europea. Describe que su tarea como asesor del directorio es “por la vinculación entre el fenómeno Vicentin con lo provincial, lo nacional y lo internacional” y valora el contacto con la empresa, “marcado en los últimos 30 años por ser de las muy pocas grandes marcas argentinas con llegada en los lugares donde he sido embajador. La empresa era una referencia, entre tres o cuatro marcas que se podían identificar, de dimensión y prestigio argentino en el mundo”.

La familia accionista y la Bolsa de Rosario

-¿Están dispuestos a ceder el control familiar si la mayoría accionaria es de capitales nacionales?

-Bougain: Totalmente. Está arriba de la mesa la posibilidad de ceder una parte significativa del capital para permitir la incorporación de nuevos accionistas, que seguramente serán nacionales e internacionales, porque la nueva Vicentin va a tener un capital más amplio que el que tenía hasta el momento.

-Scarel: El porcentaje de participación resultará ser el que en definitiva acuerden entre todas las partes.

-¿Cómo piensan sobrellevar el hecho de que el patrimonio, según cotizaciones del mercado, hoy vale menos que la deuda? Algunos cálculos estiman que la mitad…

-Bougain: Esa ponderación que no desconocemos como realidad, es una condición contable, no expresa el giro potencial de la compañía, que va a surgir con la incorporación de los nuevos accionistas. Si los que se incorporan son acreedores, van a dejar de representar el pasivo de la empresa para pasar a ser aportantes de capital. Por eso, el análisis que usted refleja, que es correcto, como foto del balance del año pasado, de ninguna manera se relaciona con el giro que va a tener la empresa cuando ingresen los nuevos actores.

-¿Cuánto complican las discusiones en la Bolsa de Comercio de Rosario, que esta semana redundaron en la renuncia de Vicentin a la entidad?

-No va a afectar. La relación con la Bolsa de Comercio de Rosario es histórica. Ahora terminamos presentando nuestra renuncia porque no tenemos ni tiempo ni energía para dedicarle a un expediente de investigación, por cuestiones que se están tramitando en otros procesos penales. Creemos que quienes han promovido el incidente de investigación tienen sus respuestas en los respectivos expedientes, pero esta administración no quería inmiscuirse en esa cuestión porque todas las energías están puestas en el socio estratégico y en el concurso. No podíamos pasar por esa distracción tan importante.

Scarel: Nosotros no estábamos tratando el tema con la Bolsa sino directamente con los acreedores judiciales y vamos a seguir haciéndolo, ya que el hecho de no estar en la Bolsa no es un impedimento para continuar esas gestiones. En cuanto a la actividad, no se resiente en lo más mínimo.

-Más allá de las negociaciones comerciales, hay otros dos escenarios legales, el del concurso y el de las causas penales...

-Bougain: Los juicios penales contra los anteriores directores queda fuera de nuestra misión. Y a nadie le estamos pidiendo que desista de sus juicios ni le decimos que dejen de hacer lo que tienen que hacer. Con todo el mundo hablamos hacia adelante.

Por otro lado, el escenario comercial y el concursal no son dos escenarios, sino que confluyen necesariamente porque la salida de todo esto es comercial y mientras vamos recorriendo juntos un camino legal, imperativo, pero la realidad es que todo esto tiene que confluir porque no existen las soluciones legales, sino que lo que existen son las instrumentaciones legales de la solución. Y la solución es comercial.

-¿Qué avances hubo hacia esa solución comercial, a casi un año de la cesación de pagos?

-Estamos hablando con todos, en diversas reuniones, y el mensaje que estamos dando a todo el mundo es el mismo: vinimos a aportar transparencia y a recrear la confianza progresivamente, sabiendo que no somos merecedores de la confianza inmediata. Vamos a tratar de generar la situación de confianza y lo haremos con información y contacto permanente, ese es el mensaje central de lo que estamos haciendo. Le dijimos lo mismo a ACA que a los acopiadores, a la Bolsa de Santa Fe y le vamos a decir lo mismo a los acreedores financieros con los que nos vamos a encontrar próximamente, porque no estamos en momento de conversar de ninguna otra cosa, lisa y llanamente porque no hay otra cosa arriba de la mesa.

Nos han preguntado si habíamos pensado en alguna propuesta, y nosotros con toda claridad decimos que no vamos a hacer una propuesta unilateral sino que vamos a construirla con los demás, porque tiene que ser el resultado de un trabajo conjunto. Por el momento es información y cuando podamos hablar más seriamente con un socio estratégico, lo incorporaremos a la mesa, lo presentaremos y será tiempo de la ronda de exploraciones para saber qué le puede convenir más a cada uno. Pero eso será un poco más adelante.

-¿Qué pasos han podido dar en la relación procesal con el juez y los veedores del concurso?.

-Ya nos encontramos a los síndicos y los veedores, aún no con el juez pero confiamos en que próximamente podamos hacerlo, en un marco de entendimiento en base siempre al mismo mensaje que estamos dando. Es importante subrayar que debemos ser coherentes y eso significa enviar la misma señal a todo el mundo y esa señal es tener paciencia porque corre un tiempo procesal y mientras tano construir confianza a partir de la transparencia. Hasta ahora hemos percibido buena receptividad, aunque en algunos casos con cierta desconfianza que nosotros aceptamos porque sabemos que es lógico, y sabemos que recrear ese marco de confianza depende de nosotros.

Operatoria industrial y deuda financiera

-¿Cómo ha mantenido niveles de operatoria desde que entró en convocatoria de acreedores?

-Scarel: Desde mayo estamos trabajando a fason, o sea a cuenta de terceros, y ya tenemos aprobado por el juez del concurso las operatorias para los años 2021 y 2022. Con esto no se van a aumentar los pasivos, soporta absolutamente todo el costo Vicentin, no se va a agravar la situación. En estos momentos estamos planificando todo el año 2021 con contratos a fason con la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y con Díaz & Forti. Tenemos garantizado el funcionamiento del 70% de la planta de San Lorenzo y de Puerto con soja; y el 50% con girasol en Ricardone, por eso decimos que no se va a resentir la actividad.

-¿Cómo es la situación en Renova, empresa en la que Vicentin cedió capital y se quedó con un tercio?

-Le dimos la opción a Oleaginosa Moreno (el nombre de la sociedad que controle el grupo internacional Glencore, socia de Vicentin en Renova) y lo van a explotar ellos. Lo hicimos para no agravar la situación de costos, porque hoy tenemos costos mínimos que cubrir y no estamos en condiciones de afrontarlos.

-Los acreedores financieros son también muy importantes, no sólo el Banco Nación sino también las entidades internacionales de crédito…

-Bougain: Estamos en contacto con los acreedores internacionales. Hemos tendido los lazos para conversar con ellos y el crédito quedará, una vez más, de acuerdo a cómo lo resuelva el tribunal. Pero sea como fuese, deberán participar en la solución final, así que no estamos haciendo diferencias en esta etapa entre acreedores internacionales, banqueros y proveedores. La generación de confianza debe ser igual para todos, y eso estamos haciendo.

-El rastreo sobre movimientos de cuentas que los acreedores internacionales impulsaron a través del procedimiento Discovery, generó algún tipo de cruce de información o negociación?

-No hubo negociación por eso. Ese es un procedimiento que están haciendo contra los antiguos directores de la compañía, no alcanza ninguna imputación a Vicentin como empresa y el trabajo de este directorio es la búsqueda de una solución.

-Scarel: En ese sentido, estamos retomando de a poco las conversaciones con los acreedores financieros.

-Guelar, ¿cómo plantea su estrategia de asesoramiento para el reposicionamiento internacional de Vicentin?

-Guelar: Claramente la nueva Vicentin se va a posicionar casi automáticamente con la salida de Argentina, porque no hay posibilidad de pensar una nueva Vicentin si no hay una recuperación del país el año que viene. Está todo ligado, desde el eventual interés de accionistas extranjeros a participar de la compañía, hasta la consolidación de accionistas argentinos. Es el planteo del propio Presidente (de la Nación, Alberto Fernández) en el sentido de que ésta tiene que ser una empresa testigo, líder, en condiciones de hablar con el mundo y con sus pares del entramado internacional de agroexportadoras. Esa presencia hoy está minimizada por la situación y encima por el golpe que significó ese proyecto de intervención. Creo que la sociedad argentina reaccionó y le ha hecho un gran favor al Gobierno para ayudarlo a corregir ese error que el propio Presidente ha reconocido. Porque el repunte de la nueva Vicentin, del sector privado con raíces argentinas, forma parte de la salida del país. Yo lo veo muy ligado y esa es de alguna manera mi tarea.

-Usted proyecta una nueva Vicentin pero aún no se ve claramente la luz al final del túnel.

-Claramente, esta Vicentin achicada, en un clima de dudas, no puede ser un actor nacional y mucho menos internacional. Si plasmamos este planteo de co-organización, de una salida colectiva, creo que automáticamente nos encontraremos con el actor que recupera su historia de 90 años, se coloca en el mercado nacional e internacional casi automáticamente, en la medida que produzcamos el proceso reconstitutivo. Para ello vamos estar en contacto con el Banco Nación, el Gobierno santafesino y el del país, porque esto tiene que ser una causa nacional. El contexto es posible, la actitud inicial equivocada y corregida por el Gobierno hoy hay que trabajarla para que el Banco Nación trabaje activamente en este proceso, no como un enemigo, sino como un puntal de esta nueva construcción.

-¿Han tenido señales del Gobierno luego del decreto que derogó el proyecto de expropiación?

-No todavía, porque entendemos que hoy el foco es el trabajo que está haciendo el directorio que acaba de asumir, que está planteando esta nueva etapa, que se tiene que posicionar frente a los acreedores para hacer viable la empresa. Por supuesto, como todo en Argentina sería muy difícil hacerlo contra la voluntad del Gobierno. Y es muy difícil ver al Banco Nación, al Gobierno provincial o al propio Gobierno nacional empujando a esta compañía a la extranjerización. A mí me consta que hay mucho interés de empresas extranjeras en tomar posición en Vicentin. Sería muy contradictorio que este Gobierno lanzara esta compañía a la extranjerización mientras se pueda hacer tranquilamente la consolidación del modelo de empresa privada de mayoría nacional.

Clarín – Mauricio Bártoli