Miércoles, 04 Noviembre 2020 02:27

Córdoba y un costo que se encarece para el agro: arrendamientos, en su valor más alto en 9 campañas

La Bolsa de Cereales de Córdoba estimó que el arrendamiento agrícola promedio este año en la provincia se ubica en 11 quintales de soja por hectárea. Representa un incremento de 0,5 quintales por hectárea con respecto a la campaña 2019/20 y el valor más alto en nueve temporadas, de acuerdo con los valores relevados por la entidad bursátil. En este contexto, como el precio esperado de la soja a cosecha es 28 por ciento superior al de la campaña anterior, el resultado es un alquiler 78 dólares por hectárea o 35 por ciento más caro que el del ejercicio anterior, alcanzando los 303 dólares.

Por regiones, los alquileres más caros, como es usual, se ubicaron en los departamentos de la zona núcleo: Marcos Juárez, con un promedio de 17 quintales por hectárea; y Unión, con 13,5 quintales. En cambio, los más bajos se encuentran en las zonas más alejadas del puerto, como Río Seco (8,5 quintales), y Tulumba y General Roca (9).

Imagen

En cuanto a las modalidades, además del arrendamiento a valor fijo, hay otras que se están imponiendo:

A porcentaje. Esta modalidad suele ejercerse en campos con menor potencial productivo y la distribución de la cosecha varía según el cultivo que se sembró. Para el caso de la soja, entre 25 por ciento y 35 por ciento se reparten al dueño de la tierra; para el maíz, entre 20 por ciento y 30 por ciento. De todas formas, solo un promedio del 10 por ciento de la superficie se rige bajo esta modalidad.

Imagen

En litros de leche. En zonas tamberas, principalmente en el departamento San Justo, algunos arrendamientos se pactan entre 100 y 110 litros de leche por hectárea.

Contrato mixto. Consiste en un pago fijo en quintales por hectárea a cosecha más un plus adicional (medido en porcentaje) si la producción supera un determinado rendimiento. Por ejemplo, se pueden pedir 10 quintales por hectárea más un adicional del 20 por ciento del rendimiento que pase los 25 quintales. Así, si el rendimiento final es de 30 quintales, se deberá pagar por arrendamiento 11 quintales de soja (10 quintales de base, más un 20 por ciento de los cinco quintales que pasaron el rendimiento acordado).

Siembras asociativas. Se particionan los costos: el inquilino aporta insumos y el dueño aporta la tierra, luego se divide el rinde en base a los aportes, utilizando como referencia una tabla de incremento a partir del valor del rendimiento.

La Voz del Interior