Miércoles, 28 Octubre 2020 02:27

Tras la lluvia, en Chaco se larga la siembra de algodón y de sorgo

La lluvia del fin de semana quebró una sequía de más de seis meses en el Chaco y renovó las expectativas del sector agropecuario que sufrió el embate hídrico que dejó un estado de pérdidas en todo el sector primario. La lluvia llegó, pero no alcanza para largar el grueso de la siembra de algodón ni de sorgo, por lo que la mayoría de los productores aguardarán hasta noviembre para definir la siembra. “Nosotros largamos la siembra de algodón, agradecidos a Dios por la lluvia…”, dice Denis Konsimal, que junto con su padre comenzó con la siembra de un lote donde tuvo una lluvia de 32 milímetros el domingo por la noche.

“Largamos con el algodón, es un cultivo rústico, fuerte, si bien no es lo suficiente el acumulado de agua, pero nos da una pista para los primeros lotes”, cuenta Rubén Zago, de la zona sur de Villa Ángela donde se produjeron lluvias de importancia.

En la zona de Las Breñas, Sergio Struss trabajó con la siembra de sorgo y hoy miércoles comenzará con un lote de algodón. “Falta más humedad, pero no tenemos muchas alternativas y probamos este primer lote, luego esperaremos a ver qué sucede en las semanas entrantes”, dice a NORTE RURAL.

“Nos faltaron unos 20 milímetros más, por el momento no alcanza, pero estamos sembrando en lotes donde tuvimos un acumulado de 107 milímetros en dos lluvias”, agrega.

Humedad y evaporación: claves para entender

Luego de las lluvias del domingo y lunes por la madrugada, se estima que habría una ventana de al menos diez días en los cuales no se registrarían precipitaciones

Al respecto, técnicos del Grupo Agroperfiles explicaron los alcances de este fenómeno a fin de llevar información a los productores.

“No se observan días exigentes esta semana será más bien templada. Incluso miércoles de tarde pasaje de nubosidad e inicios de semana próxima también. Por eso hay que esperar a ver como se acomodan los sistemas”, dijo Dante Frank.

En esta semana, el campo de evaporación será aproximadamente de un 60 por ciento con respecto a la última semana, agregó.

A su turno, el ingeniero Hugo Rorhmann señaló que “después de tanto tiempo, estas lluvias se infiltran y achican el déficit de humedad del suelo, salvo algún lugar que haya llovido intensamente puede haber juntado algo de agua. En buena hora que comienza a normalizarse”.

En tanto, el ingeniero Martin Canteros dijo que “la evaporación no es el problema sino es que no había qué evaporar antes de la lluvia. La evaporación se mantiene casi igual todo el año, no hace ruido en algún mes que provoque no poder sembrar, lo que si hace ruido es la evapotranspiración, por las malezas sobre todo en esta fecha. Si los primeros 10 centímetros están por punto de marchitez permanente o aun con menos agua, la evaporación casi no existe, no hay forma que se forme una película de agua en los poros para que el agua ascienda. El agua se encuentra en esos centímetros muy retenida por las partículas del suelo” y agregó que “respecto a las malezas, seguro habrá más transpiración que evaporación si tenemos el lote con malezas”.

La mayoría, en noviembre

Desde la Montenegrina, Héctor Capitalice dice a este diario que tienen previsto iniciar la siembra de algodón a fines de noviembre. “Esperaremos a que se acumule un poquito más de humedad y avanzaremos con la siembra en los lotes”, señala.

Desde el oeste de Gancedo, Daniel Kempe le comenta a NORTE RURAL que la falta de lluvias en estos últimos meses provocó que allí no pueda realizarse la siembra de girasol. “Ahora vamos a esperar hasta después del 15 de noviembre, porque desde fin de marzo hasta la semana pasada llovió 20 mm en todo el período”, asegura.

Las lluvias de la última semana fueron desde 25 a 55 milímetros por esa zona de Gancedo.

Diario Norte (Chaco)