Viernes, 23 Octubre 2020 02:27

Radiografía del Agtech local: un ecosistema incipiente con poca ayuda de los inversores

El Agtech es una industria que, si bien se encuentra en proceso de desarrollo, ha crecido en los últimos años. De acuerdo a una investigación de Startup Genome sobre los diferentes ecosistemas emprendedores del mundo, el Agtech creció un 14.6% anual en la última década, mientras que el promedio mundial fue del 4.5%. En adición a lo anterior, según un informe publicado por Deloitte, se estima que el Agtech como mercado supera los 3 trillones de dólares en todo el mundo y emplea a 1 billón de personas.

Aunque el surgimiento y desarrollo de los Ecosistemas AgTech en el mundo es bastante reciente, existen algunos ejemplos que se destacan por su avance y dinamismo y que, sin duda, pueden considerarse como los líderes a escala global. Entre los ecosistemas AgTech más vibrantes del mundo no se puede dejar de mencionar al de Tel Aviv (Israel), Ámsterdam (Holanda), St. Louis (Estados Unidos), Nueva Zelanda y al de Piracicaba (Brasil).

En este contexto, la Universidad Austral, con el apoyo de Endeavor, Glocal y The Yield Lab Institute, lanzó un estudio para investigar el panorama del ecosistema agrotecnológico en el país. La investigación contó con entrevistas en profundidad a 100 protagonistas de este sector.

Según el estudio, el Ecosistema AgTech de Argentina es un ecosistema incipiente, con casi un centenar de startups, donde sólo 7 superan los cinco años de antigüedad. Siguiendo esta línea, el 70% de las compañías entrevistadas facturaron menos de 1.5 millones de dólares durante el año 2018. De estas empresas, el 57% vende sus soluciones a nivel nacional. De acuerdo a los emprendedores, el mercado nacional es chico en sí mismo pero si es un buen punto de partida para probar la viabilidad del producto o servicio para luego salir al mundo.

"Las soluciones desarrolladas por las startups apuntan, en su gran mayoría, a optimizar la gestión tranqueras adentro y marketplaces para el agro. La incorporación de las mujeres al sector todavía es un desafío ya que solo uno de cada cinco de empleados es mujer, siendo aún menor la participación de ellas como fundadoras de las compañías donde la proporción se reduce a una de cada diez", afirma el estudio.

Una de las grandes trabas que encontró el estudio es que el sector presenta una baja tasa de inversión y recibe sólo el 8% del total de inversiones recibidas por startups. El AgTech se encuentra entre las industrias que tuvieron la menor cantidad de "deals" en 2019 – tan sólo 2% – mientras que las FinTech y HealthTech son las que lideran las inversiones, con 22% y 9%, respectivamente. "Algunas de las razones que lo explican son los largos ciclos de desarrollo, las ventas estacionales de los productos y las tasas de crecimiento más bajas en comparación con startups en otras industrias. A su vez, los capitales suelen ser bajos: el 91% de las compañías que recibió fondos lo hicieron por menos de 1 millón de dólares", remarca el informe.

Respecto a los emprendedores, el estudio revela que el 58% de ellos tiene entre 30 y 39 años. Casi la mitad de los emprendedores entrevistados proviene de carreras de Ciencias exactas e Ingeniería aunque sólo el 16% del total de ellos son Ingenieros Agrónomos. Esto comprueba que las soluciones aplicadas vienen dadas mayormente por industrias externas que buscan agregar valor al campo. "Además, el 80% de los emprendedores tiene experiencia previa en la industria pero solo el 45% tiene experiencia previa como emprendedor. Este hallazgo demuestra que el conocimiento previo que una persona tiene sobre la industria conduce al descubrimiento de oportunidades. Por otra parte, es un sector altamente profesionalizado. El 80% de los emprendedores tiene formación universitaria o de posgrado", detalla.

Entre las propuestas que realiza el estudio para potenciar al sector está la creación de instituciones dedicadas a la articulación del ecosistema emprendedor Agtech argentino, fomentar el desarrollo de la inversión corporativa en el país a través de la creación de programas de capacitación destinados a empresarios con interés en invertir en startups, desarrollar programas de incentivos que alienten este tipo de inversiones y acercar a inversores ángeles al ecosistema agtech para potenciar su inversión en startups de estadio temprano de desarrollo.

Clarín