Viernes, 16 Octubre 2020 02:45

La BCR estimó la cosecha de trigo en 17 millones de toneladas, con una caída del 12,8%

La consecuencia de la grave falta de humedad que vienen padeciendo los cultivos de trigo en el oeste, el norte y en el centro de la región pampeana, agravada por eventos de heladas, quedó plasmada hoy en la primera estimación oficial de la cosecha 2020/2021 de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR): 17 millones de toneladas, un 12,8% por debajo de los 19,50 millones de toneladas de la campaña 2019/2020 y un 5,6% inferior a la valoración de 18 millones sostenida en forma tentativa por los técnicos de la entidad hasta el mes pasado.

"El escenario es muy complejo y aún puede empeorar. Van ocho meses sin lluvias importantes en el norte argentino y seis meses en el oeste y en el centro de la región pampeana. La falta de agua se agudiza en el momento en que el área atraviesa sus etapas más críticas", indicó la BCR en su reporte mensual. Agregó que es urgente la necesidad de lluvias importantes a gran escala para poder completar los granos y detener la caída de rindes que se viene corroborando semana tras semana.

Los 17 millones de toneladas de trigo proyectados por la Bolsa rosarina también quedaron debajo de los 19 millones de toneladas estimados el viernes pasado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos en su informe mensual, en el que ajustó su previsión desde los 19,50 millones del reporte de septiembre. El organismo también redujo de 13,50 a 13 millones su proyección sobre las exportaciones argentinas.

"Ya se estiman casi 4 quintales menos sobre los 32,5 quintales que se proyectaban al inicio de la campaña, cuando el escenario productivo tenían por horizonte superar los 22 millones de toneladas, con una intención de siembra de 7 millones de hectáreas que quedó muy lejos de concretarse", dijo la entidad, que estimó en 6,5 millones las hectáreas cubiertas con el cereal.

"Se estima que por los daños que provocaron la falta de agua y el efecto de las heladas, en forma total o parcial, no se cosecharán 608.000 hectáreas. El impacto en el rinde es dramático en algunas provincias. Solo por las muy buenas condiciones que tiene el trigo en Buenos Aires se sostiene a nivel nacional un rinde promedio de 28,8 quintales por hectárea", estimó la BCR.

En el panorama regional, en su informe la entidad sostiene que el clima privilegió solo a la provincia de Buenos Aires, que comenzó el ciclo con excelentes condiciones y con lluvias que mes a mes afianzaron un escenario de alta productividad en gran parte de su territorio. "Si no hay mayores inconvenientes, obtendría un rinde de 36 quintales por hectárea", proyectó.

En cambio, advirtió que en el resto del país los distintos grados de afección por bajas temperaturas y por falta de agua se profundizan con un 30 a un 50% de pérdida de rinde. "En Córdoba el trigo pasa por un escenario de desastre productivo y se estima, como media provincial, un rinde menor a los 22 quintales y casi 200.000 hectáreas perdidas. La provincia este año quedaría muy lejos de acercarse a los casi 31 quintales que tuvo como promedio en los últimos 5 años. En Santa Fe el área también recibirá un durísimo golpe productivo, dado que apenas se alzaría con una marca provincial 25,9 quintales por hectárea, 10 quintales menos que el año pasado".

La previsión de rindes para la provincia de Córdoba refleja el deterioro de los cultivos

Para el norte del país, donde ya se inició la cosecha, la BCR planteó que la incógnita que deja el cultivo es qué tan malo será el rinde final y qué logrará cosecharse. "En Chaco los resultados van de los 2 a los 8 quintales y en los mejores lotes se esperan solo 12 quintales. Por ahora, en la provincia se estima un rinde de 8 quintales por hectárea y la pérdida de la mitad de los lotes sembrados. En Santiago del Estero las estimaciones son un poco más optimistas: 13 quintales de promedio y un 35% de lo sembrado perdido", completó.

Sigue firme la intención de siembra de maíz

Respecto del maíz, en su informe mensual la BCR destacó que "no cede a la incertidumbre y sigue rumbo a los 7 millones de hectáreas". Así, el área sembrada quedaría un 3,6% por debajo de los 7,26 millones de hectáreas cubiertos en el ciclo 2019/2020.

"Hace algunos años, ante este escenario de clima hubiera habido un pase de hectáreas de maíz a soja muy importante. Sin embargo, el cereal sigue firme en este 2020 con una siembra que apenas sería inferior a la del año pasado, que resultó un récord histórico. De esta manera, la proyección del volumen comercial maicero se mantiene con un volumen de 48 millones de toneladas. Pero este año el protagonismo lo tendrán las siembras tardías", detalló la entidad.

Añadió que la sequía también se mete en la campaña maicera y acecha a los lotes que fueron sembrados recientemente y que necesitan lluvias para asegurar la emergencia. "Por ejemplo, los ingenieros de la Bolsa de Entre Ríos comentan que se sembró con barro; después se secó de forma abrupta, y ahora se ven los surcos de siembra abiertos con las semillas", dijo la Bolsa, que relevó el progreso de la siembra sobre el 23% del área prevista.

Respecto del inminente inicio de la siembra de soja, la BCR señaló que la intención de siembra se afirma en 17,30 millones de hectáreas, levemente por encima de los 17,20 millones del ciclo anterior. "La soja podría producir 50 millones de toneladas, pero para comenzar a sembrar en los próximos días se necesitan más de 30 milímetros en la franja central del país y, en ese sentido, las expectativas de lluvias están puestas en la próxima semana, entre el lunes y el martes", auguró.

Al respecto, José Luis Aiello, doctor en Ciencias Atmosféricas, advirtió que la campaña de soja comienza con un déficit hídrico muy severo en los suelos, exceptuando la provincia de Buenos Aires. "La segunda quincena de octubre puede contar con desarrollos que logren desactivar el bloqueo que domina la franja central del país desde hace meses. De todos modos, es poco probable que se satisfagan los altos niveles de agua que requieren las provincias de Córdoba y de Santa Fe, y mucho menos las del norte argentino", indicó.

La Nación