Martes, 13 Octubre 2020 02:27

Gobierno apuesta a los vinos: quieren exportar u$s1.000 millones

La escasez de dólares se ha manifestado como un gran problema inmediato en la economía argentina. El Gobierno entiende que más allá de algunas medidas puntuales de impacto en el corto plazo, la solución es la transformación de la estructura productiva. Generar valor agregado en el país y desarrollar cadenas de valor en industrias competitivas para exportar más. En esa línea apuestan, entre otros, al sector vitivinícola y mediante un plan desarrollado junto a las empresas esperan aumentar a u$s 1.000 millones las ventas de vino embotellado. Suba de reintegros, créditos blandos y apoyo en misiones comerciales forman parte del abanico de instrumentos dispuestos para alcanzar ese objetivo.

La agenda sectorial tomó un nuevo impulso la semana pasada, cuando luego del anuncio de Martín Guzmán, se oficializó el aumento al 7% en las alícuotas de los reintegros para los vinos espumosos y no espumosos en diferentes envases. Esta medida beneficiará a 690 empresas exportadoras y significará una inversión pública extra de más de $200 millones.

En simultáneo, el Banco de Inversión y Comercio Exterior sacó una línea de créditos a tasa Badlar pero con un subsidio del 6%, que tendrá cupo asegurado de $300 millones para la vitivinicultura. Además se articuló un acuerdo entre Aerolíneas Argentinas y la Corporación Vitivinícola Argentina que tiene como objetivo inmediato aprovechar los vuelos sanitarios para que la industria pueda enviar sus productos y, en una mirada más amplia, avanzar en una vinculación estratégica para el desarrollo del vino en conjunto con los puntos turísticos donde se fabrica.

“Es un sector en el que tenemos muchas expectativas. En los últimos años hubo una reducción del consumo de vino por habitante en el país por la aparición de otros productos alternativos, la manera de darle un horizonte de crecimiento a largo plazo es aumentar las exportaciones”, destacó el Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

También trabaja en este plan la Cancillería, que tiene a cargo las relaciones económicas internacionales. Según un informe de inteligencia comercial al que pudo acceder Ámbito: Ecuador, México, Panamá, Kenia, Australia, Islandia, Montenegro, Rumania y Bélgica, son algunos de los países que califica como nuevas oportunidades. “Estamos trabajando en el consejo publico privado, en la definición no solo de mercados objetivos, sino de negociaciones que hacen falta para mejorar las condiciones de acceso a esos mercados”, dijo a Ámbito Pablo Sívori, subsecretario de Promoción del Comercio y las Inversiones de la cartera que conduce Felipe Solá.

En ese sentido, se busca consolidar la posición en mercados donde ya desembarcaron los productos nacionales, como Asia. “El gran desafío es China, se generó un gran mercado y actualmente Argentina ocupa una pequeña porción del mismo”, consignó a este medio José Zuccardi, presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina. A su vez, remarcó que “se están llevando adelante una serie de medidas para volvernos más competitivos, del 2011 hasta el 2018 tuvimos un tipo de cambio que no nos acompañó. Hoy estamos en una situación mucho mejor y medidas como la de los reintegros dan un poco más de aire”.

En paralelo a las medidas que apuntan a mejorar los costos del sector, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial generó una certificación que permite mejorar la calidad del vino y llegar a nuevos mercados. Este tipo de avales son indispensables para ingresar a los mercados más exigentes y solían ser una traba para el desarrollo de las exportaciones del sector.

Para fomentar la comercialización, se está avanzando en generar un esquema de apoyo para la participación de las empresas en misiones y ferias comerciales. Los esfuerzos estarán centrados en seguir posicionando a “wines of Argentina” como marca país, sobre todo en el malbec, que genera una gran referencia en el mercado.

Ámbito Financiero – Andrés Lerner