Viernes, 09 Octubre 2020 02:28

Vicentin suma denuncia penal de bancos internacionales por supuesta estafa

Los bancos internacionales acreedores de Vicentin SAIC presentaron una querella penal contra la cerealera concursada por presunta estafa. Las entidades financieras del extranjero involucradas tienen acreencias impagas por más de u$s 500 millones y acusan a la empresa de haber usado créditos destinados a la compra de granos para financiar otros negocios del grupo empresario. El recurso fue presentado por el comité Ad Hoc de Acreedores Internacionales de Vicentin SAIC en la Fiscalía de Delitos Económicos de la ciudad de Rosario (Santa Fe) en las últimas horas para que se investigue el delito que aparentemente cometió la compañía.

Fuentes allegadas al Comité Ad Hoc destacaron que solicitaron que se investigue "si las autoridades de Vicentin presentaron información financiera falsa para obtener créditos por cientos de millones de dólares".

Los querellantes se remitieron al estado contable presentado hace 15 días por Vicentin, que se dio a conocer la semana pasada, luego de que el juzgado de Fabián Lorenzini, que lleva adelante el concurso en Reconquista (Santa Fe), reabriera luego de permanecer cerrado momentáneamente tras confirmarse un caso positivo de Covid-19. Según arroja el balance, entre octubre de 2018 y el mismo mes de 2019, Vicentin perdió más de $ 52.500 millones.

“El análisis de la información financiera de Vicentin SAIC, incluyendo el balance a octubre de 2019 presentado recientemente, nos convenció de la necesidad de investigar si la empresa había obtenido créditos de los miembros del comité, ocultando una multimillonaria deuda con los productores agropecuarios", señalaron. 

Precisamente, el financiamiento que Vicentin obtuvo estaba dirigido a la compra de granos. "La información obtenida a través del Discovery (el proceso que permite el rastreo de las cuentas) en los Estados Unidos abona la hipótesis de que, en lugar de utilizar el financiamiento para comprar granos, Vicentin habría utilizado el dinero para financiar otros negocios familiares que no forman parte del balance de Vicentin SAIC", explicaron.

Adicionalmente, el comité requirió que se ahonde en la "confusa relación crediticia entre Vicentin y algunas contrapartes" y "el eventual fraude por desbaratamiento de derechos acordados contra uno de los acreedores miembros", a través de la asignación de derechos de cobro de contratos de exportación inexistentes o asignados en forma duplicada a más de un acreedor. 

"Como le hemos comunicado a las autoridades de Vicentin SAIC en reiteradas oportunidades, hasta que no se comprenda las razones que causaron el colapso financiero de la compañía será imposible reestablecer la confianza del mercado y de los acreedores. "Esta nueva acción persigue ese objetivo”, concluyeron voceros del comité.

El grupo de acreedores financieros internacionales está conformado por la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés, el brazo financiero del Grupo Banco Mundial), Netherlands Development Finance Company (FMO, el Banco de Desarrollo controlado por el estado holandés), Internationale Nederlanden Groep (el banco neerlandés ING), la entidad holandesa Rabobank, el banco neerlandés ING, el parisino Natixis y la red francesa de bancos cooperativos Credit Agricole.

Desde el entorno de Vicentin, aseguraron que todavía no fueron notificados al respecto. "Oportunamente, hemos presentado todos los datos que fueron solicitados en el proceso concursal y por los mismos bancos acreedores", argumentaron. 

"Llama mucha la atención el momento en que estas entidades inician una querella, justo cuando Vicentin está tratando de dar señales a inversores y acreedores. Tanto la contratación de Maxim Group como asesor financiero como el refresh de directivos que se dará próximamente son dos ejemplos. Estas mismas empresas son acreedoras de Cañuelas, una compañía que aunque no está en la misma situación de Vicentin, también tiene sus finanzas debilitadas", resaltó un conocedor de los movimientos del holding.

En tanto, el complejo agroindustrial intenta recuperar la confianza quebrada del mercado para imprimirle dinamismo al proceso concursal iniciado en marzo de este año, justo antes del comienzo de la cuarentena.  

El lunes, la agroexportadora informó que contrató al banco de inversión Maxim Group, con sede en Nueva York, para que lo asesore en el proceso de reestructuración de la deuda con sus acreedores y en la selección de posibles inversores, aportantes de capital y o financiamiento, con el objetivo de que lo coadyuven a solucionar la situación en que se encuentra inmersa la compañía. 

Asimismo, en pocos días, se dará a conocer el nuevo management de la cerealera. Para el 15 de octubre, se convocó una asamblea de accionistas, que tratará la renuncia de los 11 integrantes del actual directorio y elegirá a la nueva cúpula.

El Cronista – Agustina Devincenzi