Viernes, 09 Octubre 2020 02:29

Trigo tolerante a sequía: qué dicen en Aapresid, ASA, la Rural y FAA tras la aprobación

Luego de que el Gobierno aprobara de manera condicionada el primer trigo transgénico tolerante a sequía del mundo, representantes de la cadena agroindustrial opinaron sobre la medida oficial, con argumentos a favor y en contra. "La aprobación va en línea con una cosa fundamental y es lo científico. Este trigo no tiene una diferencia con otros trigos, sí una diferencia de tolerancia o resistencia a la sequía, lo que hace que algunos productores decidan utilizarlo y que, en una campaña de eficiencia hídrica, tengan buenos resultados en su producción. Desde el punto de vista tecnológico no hay una diferencia", dijo Alejandro Petek, presidente de Aapresid.

Según sostuvo, esta nueva tecnología le va a dar un grado de excelencia a la producción del trigo argentino. "Si alguien no lo quisiera tener, sea por convicciones personales o lo que fuere, tendríamos que hacer las cosas con suficiente cuidado para garantizarle al comprador que lo que está adquiriendo es lo que quiere, pero debe haber un trabajo de segregación", señaló.

"(El producto) no representa un problema de bioseguridad, se han hecho muchos estudios científicos junto con el Senasa que estudia los alimentos y no hay una base para decir yo no como eso. (El gen HB4) es un avance científico que está proveyendo bioseguridad en su conjunto. Esto es una buena ventaja para tener más éxito frente a la sequía", subrayó Petek.

En esa línea, el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, se refirió al tema: "Este producto podría generar contaminación de los trigos argentinos que sí tienen mercado internacional. Se debió hacer un proceso de búsqueda de mercado y ver si había una aprobación y recién ahí se podría implementar".

La tecnología transgénica, llamada HB4, de la firma Bioceres-Indear, ya tiene también la soja tolerante a sequía. Este último producto fue aprobado en 2015 y espera el visto bueno para su comercialización por parte de China. En tanto, el trigo tolerante a la sequía, según la empresa, brinda un aumento de productividad cercano al 20% en condiciones promedio de producción y del 40% o más ante situaciones como de sequías extremas.

"Es un contrasentido, una contraposición de la cadena porque a nivel internacional no hay ninguna demanda de este trigo. Lo más problemático es que al estar aprobado en el país se pueden realizar siembras o desarrollos a campos con el riesgo de contaminar a los trigos que ya están avalados internacionalmente. Pienso que esta medida es muy apresurada", precisó el presidente de FAA.

Anteayer, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, Roberto Salvarezza, anticipó la aprobación condicionada a un permiso de Brasil, país que acapara gran parte de las exportaciones del trigo argentino.

"No nos oponemos al avance de la ciencia. Los desarrollos tecnológicos aplicados al agro han generado avances importantes para el bienestar de la población. Sin embargo, el proceso debió haber sido al inverso: conversar con nuestros socios comerciales para conocer el grado de aceptación de este evento, antes de aprobarlo", apuntó Carlos Vila Moret, vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA).

"Es preocupante que deleguemos una decisión que impacta sobre los consumidores argentinos y sobre la política de inserción comercial de la Argentina en el mundo, a lo que establezca otro país. Luego de muchos años de historia comercial, la Argentina cuenta con un activo intangible en esta materia, que es el reconocimiento global de su prestigio como proveedor confiable de alimentos sanos y seguros", enfatizó.

Vila Moret coincidió con Petek sobre poner en marcha un sistema para que haya una segregación de granos. "Hasta tanto nuestro país cuente con los instrumentos y la infraestructura adecuada, impulsar el HB4 podría generar más costos que beneficios para los productores argentinos", indicó.

En tanto, Alfredo Paseyro, director ejecutivo de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA), dijo que desde la entidad acompañan y celebran esta aprobación. "Como esto tiene una aprobación y una liberación, es muy conveniente hacer una trazabilidad de mercado, buscar canales de segregación para los productos porque hay que cuidar lo que ya tenemos como cadena triguera. Nosotros que somos proveedores de semillas, somos parte de la cadena y creemos que ahora hay que trabajar en el desarrollo", indicó.

"En cuanto a relevancia, se lo otorga la sequía, pero hay que salir a trabajar en esto que está sujeto a experiencias, hay que hacer gestiones en el mundo a través de un plan integrado dentro de toda la cadena triguera", subrayó.

Ayer, tras la aprobación, Federico Trucco, CEO de Bioceres, señaló: "Es algo que veníamos buscando desde hace bastante tiempo. Tuvimos que trabajar mucho con el Gobierno y actores de la cadena para llegar a una posición que nos permita avanzar. Siempre tomamos el caso de China (donde está pendiente una aprobación para la soja tolerante a sequía) para trabajar; ahora empieza una nueva etapa".

"Vamos a ser muy cuidadosos porque queremos que sea una buena noticia que permita más oportunidades", agregó el ejecutivo. Según precisó se trabajará con Brasil y también otros países compradores de la región, Asia y el norte de África.

"Brasil es un requisito del regulador y los demás países la realidad del negocio", subrayó Trucco.

La Nación - Belkis Martínez