Viernes, 02 Octubre 2020 02:28

En el primer semestre el agro pagó retenciones por u$s 3650 millones

Cada mes los derechos de exportación aportan en torno al 6% de toda la recaudación tributaria y eso explica en alguna medida, la continuidad de las retenciones en el esquema impositivo argentino. Esto a pesar de la declamada voluntad oficial de impulsar las ventas externas.  Las medidas anunciadas ayer por el Gobierno intentan incentivar las exportaciones -también la liquidación de divisas- buscando que la menor recaudación por retenciones se compense con más volumen exportado.

Según datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en agosto los derechos de exportación totalizaron $ 37.023,4 millones, acumulando en los primeros ocho meses del año $ 233.214,5 millones. 

Esto es un 10,8% más que en el mismo período de 2019, aun en un escenario de pandemia y caída generalizada del comercio exterior.

Los números que se manejan en el sector agroindustrial, el mayor contribuyente al fisco en materia aduanera, van en el mismo sentido.

Entre enero y junio de este año las 19 cadenas agropecuarias exportaron por u$s 20.002 millones y generaron para las arcas públicas u$s 3643 millones en concepto de derechos de exportación, señala un informe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA). 

En ese marco, claramente, el mayor aporte lo hace el complejo sojero (poroto, pellets, aceite, harina) que contribuye con un 33% de los valores exportados. O como aseguran en el sector, uno de cada tres barcos que salen con carga de este complejo oleaginoso va para las arcas del Estado. 

Según el relevamiento de FADA ese aporte alcanza al 69% del total de retenciones pagadas por el sector. 

En el caso de la industria minera, de acuerdo a información del Indec, se consolidó como el séptimo complejo exportador en el primer semestre del año, empujado especialmente por las colocaciones de oro y plata en el exterior, que llegaron a los u$s 1081 millones. 

Desde la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) destacan que en 2019 el 42% de todo el aporte tributario correspondió a derechos de exportación, u$s 244,7 millones, y la proyección para este año es que el monto ascienda a u$s 250,4 millones.

Ajustes y reajustes

El 14 de diciembre pasado, el flamante presidente Alberto Fernández, firmó el decreto 37/2019 por el que se elevaba las alícuotas de retención de los tres principales cultivos (soja, maíz, y trigo), en busca de "engordar" la caja. 

También se modificaban las retenciones de productos mineros, que pasaban a una alícuota del 8%, que en la práctica no se aplicó porque faltaba la reglamentación, un paso formalizado ahora.

Con los cambios de diciembre, los derechos de exportación del complejo sojero pasaron del 24,7% al 30%, mientras que los cereales (maíz, trigo, cebada) subieron de 6,7% al 12%. 

En aquel momento y considerando los saldos pendientes de comercialización de la campaña 2019/20 en soja, trigo y maíz, se estimaba que los derechos de exportación aportarían unos u$s 4920 millones, cerca de u$s 1100 millones adicionales a lo que se recaudaría con las alícuotas previas. 

Sólo algunas semanas después, el 3 de marzo de este año, el decreto 230/2020 elevó al 33% los derechos de exportación del complejo sojero, dejando el biodiesel en 30%. 

Los cereales quedaron en las alícuotas anteriores (12%), lo mismo que las carnes vacuna y aviar, que tributan el 9%, lo mismo que en diciembre de 2019. Por su parte, en el girasol se bajó del 9% al 7% y en el aceite de girasol se redujo la tasa del 7% al 5%.

El Cronista – Carlos Boyadjian