Jueves, 01 Octubre 2020 02:27

Cayó la molienda de los principales granos pero con una excepción: el trigo

La crusing de soja, el principal negocio de exportación de la Argentina, alcanzó en agosto las 3.297.111 toneladas. Es una caída del 20,6% en comparación con el mismo mes del año pasado y refleja una tendencia que comenzó apenas terminó la cosecha. "En el acumulado de la campaña (abril-agosto), la industria procesadora de soja molió 18.765.698 toneladas, una caída del 12% con relación a 2019", precisó un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) . Si se descuenta la campaña 2017/18 -muy golpeada por la sequía- es el menor registro desde el ciclo 2011/12.

Le cifras del crushing de soja en las últimas siete campañas. 

La oferta de soja se redujo en la campaña 2019/20 por la falta de lluvias en febrero y las altas temperaturas de marzo, pero las plantas de crushing compensaron ese menor volumen con una mayor importación de soja, sobre todo de Paraguay. La Bolsa rosarina estima que esta campaña se van a moler 56,7 millones de toneladas (50,7 millones de la cosecha argentina y 5 millones "importadas".

Hasta el momento, la molienda alcanza el 32% de ese volumen y está por detrás al promedio de las últimas cinco campañas (35,8%).

La industrialización de maíz cayó en lo que va de la campaña un 10% en relación al ciclo anterior, sin considerar su utilización para producción de etanol. Su principal uso, la elaboración de alimentos balanceados, se replegó en una proporción similar, y utilizó 2.051.306 toneladas del cereal en lo que va de la campaña 2019/20 (abril-agosto).

Los números del procesamiento de la cosecha maicera. 

La utilización de maíz para la producción de etanol entre marzo y julio cayó severamente producto de la caída en la demanda energética a raíz de la pandemia de coronavirus y la paralización del transporte producto de las restricciones a la movilidad de las personas. En el período se demandaron 575.000 toneladas del cereal para producir etanol y alcohol etílico, lo que marca una caída del 32% en términos interanuales y el menor uso desde la campaña 2013/14 en esos meses.

En cuanto a la molienda de girasol, el acumulado de la campaña (enero-agosto) marca el menor nivel en cinco años en términos absolutos. A la fecha se llevan procesadas 2.055.314 toneladas de la oleaginosa, un 22% menos que el año pasado en el mismo período.

"Si bien la caída en la producción del 13% entre campañas no es nada despreciable, la proporción de la producción total que se lleva industrializada en los primeros ocho meses de la campaña 2019/20 representan el menor valor desde la campaña 2001/2002, con solo 62% del total molido", explican desde la BCR.

El crushing de girasol también cayó. 

La molienda de trigo pan se ubica un 5% por encima de la campaña 2019/20. Los molinos procesaron 507.642 toneladas de trigo en agosto, un 11% por debajo de julio, y un 4,6% por debajo del año pasado en el mismo mes.

"Sin embargo, la industrialización del cereal estuvo muy alta en los primeros meses de la campaña, acumulando 4.654.498 toneladas en el período diciembre-agosto, lo que supera al año previo en torno al 5% (unas 200.000 toneladas adicionales), y marca el mayor valor en los registros. El trigo candeal presenta una dinámica similar, ya que se procesaron 227.918 toneladas, un 17% por encima de la campaña previa", precisa el informe.

La molienda de cebada cervecera en lo que va de la campaña 2019/20 se ubicó en el nivel más bajo en los últimos 13 años con 591.304 toneladas, un 20% por debajo de la campaña previa. "El consumo de cerveza en la población fue afectada negativamente por los efectos de la pandemia de covid, lo que generó una caída en la actividad de la industria cervecera en lo que va del año", concluyeron desde la Bolsa rosarina.

Clarín