Viernes, 25 Septiembre 2020 02:28

Vicentin: con juez de licencia, los acreedores suman preocupación

Si el concurso de acreedores de Vicentin avanzaba a paso lento, a partir de esta semana la situación se agravó. Es que el juez que entiende en la causa, Fabián Lorenzini, se tomó licencia médica por tiempo indeterminado alegando un pico de estrés y por ahora no habrá nuevas resoluciones, justamente en un momento en el que se esperaban definiciones. En la práctica, el juzgado continuará recibiendo trámites, pero no habrá avances concretos en la causa. Uno de los temas más sensibles que tenía que decidir el juez era la intervención solicitada por la IGPJ de la provincia de Santa Fe.

Por otro lado, en las próximas semanas se esperaba que un grupo de acreedores, con los bancos internacionales y la cooperativa de productores ACA, presentaran un plan concreto para la conformación de un fideicomiso integrado por bienes y acciones de la firma que entró en default en diciembre pasado con deudas superiores a los u$s1.400 millones. Por lo pronto, parece que esto también tendrá que esperar.

Para colmo de males, la semana pasada el juzgado de Reconquista cerró sus puertas para la atención al público por un caso de coronavirus. Unos días después Lorenzini pidió licencia médica y hasta el momento no se espera que la causa cambie de juzgado.

En este marco hay gran preocupación por parte de los acreedores, porque todavía restan diversas instancias de suma importancia en la causa y se espera además el resultado de la auditoría forense y los informes de los veedores designados recientemente en la causa.

En este momento y ante los diversos retrocesos que ha mostrado la causa, un grupo de acreedores remarcan que cuando la empresa solicitó la apertura del concurso de acreedores, se requirió que la causa sea tramitada en un juzgado comercial de la ciudad de Rosario. Finalmente, los dueños de Vicentin consiguieron que sea tramitada en la Justicia de Reconquista porque en esa jurisdicción tienen domicilio legal. Pero lo cierto es que en el juzgado de Lorenzini nunca antes había tenido un caso de tanto impacto como el de la agroexportadora.

De esta manera es que ahora los acreedores remarcan, una vez más, que en el juzgado de Reconquista no se contaba con los recursos humanos suficientes para hacerle frente a una causa como la de Vicentin.

Incluso tiempo atrás algunos acreedores pidieron directamente la recusación del juez, sindicando en sus escritos un vínculo de amistad entre el magistrado y los dueños de la empresa aceitera.

Por el momento no hay información certera sobre la fecha de regreso de Lorenzini a sus funciones y mientras tanto el concurso de acreedores continúa siendo un gran interrogante.

Ámbito Financiero – Yanina Otero