Viernes, 25 Septiembre 2020 02:26

Se tensiona relación con Brasil: siguen las trabas a la exportación de uvas y langostinos

Mientras las relaciones diplomáticas se aproximaban a cierta armonía, Brasil "pateó" el tablero y decidió mantener barreras comerciales contra la Argentina, sin siquiera dar una respuesta política al pedido formulado hace un mes atrás. Fuentes gubernamentales señalaron a BAE Negocios que la ministra de Agricultura brasileña, Tereza Cristina, "faltó a la palabra" y no respondió si se levantan las trabas que persisten sobre bienes como la uva de mesa, el mosto de uva y los langostinos.

En este alimento en particular, el caso está judicializado y Brasil es el único país del mundo donde la Argentina no puede exportar langostinos. El 24 de agosto pasado, el embajador Daniel Scioli reclamó a la ministra por las trabas a la exportación de langostinos hacia Brasil, a raíz de una medida judicial en vigor desde 2013 y por las "barreras comerciales existentes" a la región de Cuyo para la exportación de uva de mesa y mosto de uva. De la reunión participó también Javier Dufourquet, agregado agrícola de la embajada argentina en Brasilia.

El único dato positivo es que Brasil volvería a comprar -como adelantó este medio- un cupo de toneladas de trigo que estaban destinada a mercados extra-Mercosur. Brasil importa el 90% del trigo desde la Argentina, volumen que asciende a las 6 millones de toneladas.

Intercambio bilateral

En el Gobierno esperan que la decisión brasileña en torno al trigo sea el inicio de una recuperación en el intercambio comercial bilateral, ya que son diversos los frentes de negociación abiertos y la recuperación del cupo de trigo es una señal importante.

Otro de los temas discutidos fue el de las economías cuyanas, ya que hoy la Argentina tiene problemas para exportar mosto de uva y uvas de mesa por las barreras comerciales existentes. La ministra Tereza Cristina se había comprometido, a la brevedad, en dar una respuesta a los reclamos que le llevó Scioli.

Cabe reseñar que Brasil elevó por su parte sus quejas a la Argentina por la vigencia de un conjunto de licencias no automáticas que estarían afectando el ingreso de parte de sus productos.

Posición industrial

Por su parte, fuentes de la Confederación General de la Industria (CGI), presidida por Mario Derch, afirmaron que "ven con mucha preocupación la reacción de Brasil cuando está levantando la actividad productiva".

"Hay una recuperación visible en varios sectores y tenemos la necesidad de estar ambos países alineados y trabajando en conjunto", plantearon desde la CGI.

" Brasil se debe proveer desde la Argentina y no de otros países cuando los costos son comparables; la industria necesita divisas y nos urge nivelar la balanza comercial, donde la venta de alimentos ayuda para la nivelación", expresaron.

BAE Negocios – Francisco Martirena