Miércoles, 23 Septiembre 2020 02:28

Hartos por el bloqueo de San Luis, productores cortarán todos los accesos a la provincia

El estricto protocolo aplicado por el gobierno de la provincia de San Luis desde el inicio de la cuarentena la transformó prácticamente en una isla y generó múltiples inconvenientes en trabajadores y productores agropecuarios de todas las provincias adyacentes, que ahora se unen en un reclamo que levanta temperatura. "San Luis bloqueó la provincia completamente y convirtió sus límites en fronteras. Cerró rutas nacionales y provinciales, bloqueó caminos de tierra con zanjas, puso patrullas y el paso se transformó en algo imposible. Centralizó las entradas de gente e impuso una cuarentena obligatoria de 14 días en establecimientos que ellos designan. Eso fue un cepo a la producción agropecuaria, porque un gran porcentaje de los agricultores y ganaderos que producen en San Luis son cordobeses, mendocinos, pampeanos y santafesinos", describió en diálogo con Clarín Rural Andrés Vavrik, presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Ganadería de General Alvear, Mendoza.

En el último mes, los productores realizaron cortes de ruta en señal de protesta en las localidades de Punilla -Córdoba-, Justo Daract -San Luis-, Casimiro Gomez -San Luis- y Desaguadero -Mendoza-, y avisan que si no hay novedades, el martes 29 se cortarán todos los accesos a San Luis.

Desde el Gobierno puntano hablan de cierta "flexibilización" de las medidas, porque ahora brindan la posibilidad de realizar la cuarentena en el establecimiento agropecuario, pero hay detalles que lo hacen impracticable de tan engorroso. Se debe presentar un exámen PCR negativo, adjuntar un croquis del establecimiento indicando los accesos principal y secundario, y pagar por anticipado una tasa de 10.000 pesos por un segundo hisopado. Además se debe presentar una planilla con los datos del personal total del establecimiento y poseer el seguimiento satelital en el vehículo.

"Hoy en Mendoza, para hacer el primer PCR hay que viajar a la Capital, esperar un turno 5 días más 48 horas a que entreguen el resultado, y pagar entre 7.000 y 8.000 pesos. Es casi imposible -detalla Vavrik-. Esto ha producido el hartazgo de todos los que producimos ahí. Los tiempos del campo corren y no podemos esperar a que un funcionario nos diga cuándo entrar y cuándo no".

Habrá que esperar una semana más a ver si el Gobierno de Alberto Rodríguez Saa reacciona. Si no, los productores se harán oír con el objetivo de que el Gobierno nacional tome cartas en el asunto.

Clarín – Lucas Villamil