Miércoles, 09 Septiembre 2020 02:26

El proyecto del Consejo Agroindustrial Argentino propone retenciones cero para economías regionales y un cronograma de reducción a 10 años para granos

El proyecto legislativo que está elaborando el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) contempla eliminación de derechos de exportación para los productos de todas las economías regionales y un cronograma de desgravación progresiva de ese impuesto para los commodities agrícolas. Así lo adelantaron integrantes del CAA durante un evento virtual organizado el martes por la Asociación Bonaerense de Periodistas Agropecuarios (Abopa). José Martins, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, indicó que para promover un crecimiento sustancial de las exportaciones es necesario instrumentar una “fuerte reducción de la pesada mochila de la carga tributaria, especialmente para los productores”.

“No pretendemos que las retenciones (por los derechos de exportación) vayan a cero en todos los productos porque es inviable en la actual crisis económica, pero tenemos que consensuar con el gobierno un cronograma de reducción progresiva para llegar a la eliminación total (del impuesto) al décimo año”, remarcó.

Martins aclaró que el proyecto que están diseñando –para presentar este año en el Congreso– no pretende desfinanciar al gobierno, sino promover una mayor producción agropecuaria que permita asegura la generación de valor agregado, empleos y divisas. “Lo primero que necesitamos es que al productor le vaya bien para que aumenten las cosechas”, resaltó.

El presidente de la Bolsa de Cereales dijo además que la agroindustria es el único sector económico del país con capacidad para aumentar las exportaciones y crear empleo si se le confiere un marco adecuado.

“Tenemos que incentivar la migración inversa para que los compatriotas que hoy están hacinados en el Conurbano bonaerense puedan volver a sus localidades de origen con un proyecto de vida», apuntó.

Por su parte, Fernando Rivara, presidente de la Federación de Centros de Acopiadores de Cereales, indicó que el hecho de que la Argentina tenga más de la mitad de la población en situación de vulnerabilidad económica obliga a generar oportunidades para crear empleos genuinos.

“Siempre va a haber un economista genial que diga que la solución es tomar deuda o imprimir dinero, pero con eso siempre terminamos con crisis; las exportaciones generan puestos de trabajo en el interior de la Argentina”, explicó.

Rivara dijo que, además de una normativa que asegure estabilidad fiscal para la agroindustria por el término de una década, es indispensable armar un “gabinete de comercio exterior” que contribuya a resolver los problemas presentes en el sector.

“Angola importa todos los años unas 140.000 toneladas de harina de maíz, pero ese mercado es abastecido mayoritariamente por Brasil porque nosotros no podemos competir; exportar un contenedor desde el puerto brasileño de Santos tiene un costo del orden de 450 dólares, mientras que en la Argentina eso mismo tiene un costo de más de 1400 dólares”, ejemplificó.

“¿Cómo es posible que una Pyme (agroindustrial) tenga que pagar derechos de exportación antes de que cobre la mercadería exportada? ¿Tan fundido está el Banco Central (BCRA) que no puede esperar veinte días para que la Pyme cobre primero y pague después ese impuesto?”, añadió.

Por último, Dardo Chiesa, referente gremial agropecuario que coordina actualmente la Mesa de las Carnes, dijo que, además de la reducción de la carga tributaria, se requiere solucionar una serie de obstáculos que impiden la generación de riqueza y trabajo en el territorio argentino.

“La empresa Paladini, por ejemplo, que hizo una inversión muy importante en una planta industrial de chacinados, podría incorporar un turno más para dar trabajo a unas 250 personas, pero no puede hacerlo porque el sindicato no quiere”, remarcó.

Chiesa agregó que, lejos de aumentar impuestos para aumentar la asignación de planes de asistencia, es indispensable crear las condiciones necesarias para fomentar las inversiones que generen empleos genuinos.

El Consejo Agroindustrial Argentino está integrado por representantes de 53 cadenas de valor: ACSoja, Argentrigo, Asagir, Maizar, Asociación Semilleros Argentinos (ASA), Asociación Forestal Argentina (AfoA), Asociación para el Desarrollo de la Pesca Argentina (ADPA), Bolsa de Cereales de Bahía Blanca, Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Bolsa de Cereales de Córdoba, Bolsa de Cereales de Entre Ríos, Bolsa de Comercio del Chaco, Bolsa de Comercio de Rosario, Bolsa de Comercio de Santa Fe, Cámara Algodonera Argentina, Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), Cámara Argentina de Empresas De Nutrición Animal (Caena), Cámara Argentina de Feedlot, Cámara Argentina de la Alfalfa, Cámara Argentina de Productores Avícolas (Capia), Cámara Argentina de Maíz Pisingallo (Campi), Cámara Argentina del Maní, Cámara de Industriales Arroceros, Cámara de Industriales de Maíz Molienda Seca, Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara), Cámara de Legumbres de la República Argentina, Cámara de Puertos Privados Comerciales (CPPC), Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe), Cámara de Semilleristas de la Bolsa de Cereales, Centro de Corredores y Agentes, Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), Centro De Exportadores de Cereales (CEC), Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Consorcio Exportadores de Carnes (ABC), Federación Agraria Argentina (FAA), Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), Federación de Centros de Acopiadores de Cereales, Federación Olivícola Argentina, Frutas de Argentina, Matba Rofex, Mesa Nacional de las Carnes, Bodegas de Argentina AC, Cámara Argentina de Fabricantes de Almidones, Glucosas, Derivados y Afines (Cafagda), Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), Centro Azucarero Argentino, Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (Caprove), Cámara de la Industria Argentina de Fertilizantes y Agroquímicos (Cifa), Unión de la Industria Cárnica Argentina (Unica) y la Unión Vitivinícola Argentina.

Campo en Acción