Viernes, 07 Agosto 2020 02:27

San Javier. Ganaderos reclaman por el escurrimiento natural

Los ganaderos autoconvocados enviaron al Concejo Deliberante de la ciudad, una nota donde exponen la problemática que afecta al sector, y pidieron gestionar las herramientas necesarias para resolverla. La nota señala textualmente: “Nuestros campos ganaderos, caracterizados por su riqueza en biodiversidad, se encuentran afectados por la acumulación anormal de agua debido a que el curso natural de las mismas se encuentra obstaculizado. Cabe mencionar, que el departamento San Javier se encuentra sólo 25 metros sobre el nivel del mar y el desplazamiento de los excesos hídricos naturalmente se realiza de norte a sur. Este escurrimiento natural actualmente encuentra obstáculos en diferentes obras hidráulicas y caminos construidos de Este a Oeste con distintas finalidades”.

Según manifestaron, esta situación afecta severamente los ecosistemas ganaderos, debido a que la inundación prolongada altera las condiciones físicas, químicas y microbiológicas del suelo, generando cambios irreversibles a corto plazo que redundan en la pérdida del Bosque Nativo y de los Pastizales Naturales, recursos forrajeros y ecológicos irremplazables y de extrema riqueza para la ganadería local.

Además, explicaron que la permanencia del agua disminuye la superficie de pastoreo y por lo tanto reduce la receptividad de los campos, razón por la cual aquellas áreas que no se encuentran inundadas se ven sometidas a sobrecarga animal y sobrepastoreo. "No debemos dejar de mencionar que las condiciones de vida a la que se ven sometidos los animales de producción, reducen los índices productivos y atentan contra el bienestar animal, aumentando la vulnerabilidad y exposición a enfermedades, al disminuir las defensas inmunológicas de los animales".

Para los damnificados, la biodiversidad de los ecosistemas ganaderos disminuye a límites aún desconocidos (no se ha cuantificado el daño aún), tal es el caso de los bosques nativos cuyas especies, propias de zonas secas, mueren al no poder adaptarse a los suelos inundados. "Estas especies han invertido centenares de años de desarrollo y adaptación, y no podrán recuperarse en tiempos menores a 100 años o más (si se reforestara de manera urgente las áreas perdidas), privando de sus servicios a la ganadería, al ser humano y a la diversidad de especies que allí habitan", manifestaron.

Además, detallaron que el agua también afecta la integridad y mantenimiento de los caminos de llegada a los predios, lo cual sumado a otras carencias de infraestructura, aportan al éxodo y desarraigo rural.

"Hemos intentado describir de la forma más sencilla posible, una situación compleja. Esperamos, y por intermedio de ustedes solicitamos, sean convocados los diferentes estamentos de los Estados provincial y municipal que tengan responsabilidades en esta problemática, de manera tal de que podamos, en forma participativa, resolver el desastre en el cual se encuentra inmersa la ruralidad y especialmente la ganadería de nuestra zona. Solicitamos realizar una próxima reunión con el Ministerio de Medio Ambiente, Ministerio de la Producción, Secretaría de Hidráulica y Vialidad Provincial. En ésta, presentaremos un informe ampliado de las zonas afectadas y su grado de compromiso ambiental".

Finalmente, propusieron que esta situación sea sometida a investigación por parte de las instituciones del Estado idóneas y por el ámbito científico de la provincia (Universidad Nacional del Litoral, Conicet e instituciones afines).

"La no intervención por parte del Estado en esta problemática ambiental, productiva y social, sólo permitirá que los daños que hoy pueden mitigarse, se vuelvan irreversibles. El costo de la inacción será pagado por los más vulnerables: el ambiente, los animales, la agricultura familiar, el campesino, el pequeño y mediano ganadero”.

Otro reclamo

La Municipalidad y el concejo deliberante de San Javier, en febrero del corriente año habían solicitado una audiencia a la Ministra Silvina Frana, con la finalidad de interiorizar a la provincia de la situación.

En aquel entonces señalaron que “las aguas pluviales que se vienen repitiendo al oeste de la ruta provincial N° 1, que podrían estar vinculadas, hay indicios de ello, a la construcción de un canal de riego que se interpone en el natural escurrimiento de ellas, ya que se extiende por varios kilómetros en dirección este-oeste”.

Según agregaba el Intendente Migno, “habían presentado reclamos, originados también por los propietarios afectados por las dificultades de escurrimiento, para que se corrija esta anomalía provocada, sin resultados hasta presente”.

En el mes de octubre de 2019, el cuerpo deliberante de San Javier hizo reuniones y documentó material relevado en territorio, dentro del área observada. En noviembre le mandó una misiva al Intendente, en la que señala (entre otros puntos) que “el sentido común dice que la relación entre paleo cauce y drenajes no es suficiente. Eso podría generar problemas con las viviendas y zona productiva, siendo que alguien tendrá que hacerse cargo”.

Se recuerda que el canal de riego, es decir la estructura y terrenos adyacentes a su traza, fueron expropiados, mediante la ley 13.693 publicada en el boletín oficial de la provincia de Santa Fe el 16/01/2018, por lo que la responsabilidad del gobierno provincial, todo él, adquiere características plenas.

Intervención de la justicia

El Fiscal de San Javier, Dr. Francisco Cecchini, dijo que por el momento no hay denuncia presentada oficialmente, pero a partir de las publicaciones que existen, está trabajando de oficio para tratar de determinar, si hay algún ilícito, que viole el libre escurrimiento de exceso hídrico en la zona oeste del distrito San Javier.

Campolitoral – Luis Verón