Jueves, 06 Agosto 2020 02:26

En julio, el frío golpeó duro a los cítricos en el norte de Buenos Aires

Las bajas temperaturas de julio golpearon a los productores de cítricos del noreste de Buenos Aires. El frío más extremo, con varias heladas consecutivas, se registró durante la primera quincena del mes. “En los cítricos produjeron daños en la fruta que aún no se ha cosechado, que fueron variables dependiendo de los lotes considerados y se evidencian principalmente a través de pérdida de jugo por ruptura de las membranas celulares y cambio de sabor”, precisa un informe del INTA San Pedro.

El registro más bajo se produjo el 14 de julio con -3,7 °C y -8,9 °C tomados a 1,5 metros en abrigo y a 0,05 metros sin abrigo respectivamente. La cantidad de heladas ocurridas fue mayor al promedio histórico para esta etapa del invierno.

Por su parte en frutales de hoja caduca, está finalizando el período de acumulación de frío invernal, factor determinante en la futura producción. Las variedades de duraznero, ciruelo y arándano de menor requerimiento de frío se encuentran en estados fenológicos entre botón rosado y plena floración.

En el caso de los cítricos, una buena noticia es que el monitoreo de plagas realizado en lotes de referencia a través de inspección visual y empleo de trampas amarillas no han detectado la presencia de Diaphorina citri, la plaga transmisora ​​del HLB. La zona continúa reconocida como libre de la enfermedad y del vector.

Clarín