Miércoles, 05 Agosto 2020 02:27

Sub-40. Una generación que apunta hacia la digitalización de la producción agrícola-ganadera

Pedro di Campello, más conocido como “Pietro” por su descendencia italiana, es la cuarta generación de la familia que hace más de 140 años que produce en el país. Hace sólo 11 años que ingresó a Campagro y al poco tiempo ya tomó las riendas de la empresa. Pedro es el menor de los 4 hijos de Esteban di Campello, quien es el presidente de la empresa, pero sus hermanos tomaron caminos diferentes y hoy es el único que está en la empresa. Sus estudios universitarios se orientaron a Marketing lo que lo posibilitó trabajar en empresas financieras internacionales pasando por Hong Kong (China) y Madrid (España) y en su regreso a la Argentina, previo a que ingresara a la empresa familiar, trabajó en una bodega nacional.

“No tengo una carrera relacionado a lo agropecuario, pero sí una vez que ingresé a la empresa a los 27 años usé mucho lo que es la red Crea y sus convenios con las universidades para hacer cursos de capacitación”, describió Pietro a Clarín Rural.

Con toda esta experiencia en su espalda, se metió de lleno a Campagro y hoy con 38 años, es el CEO de la la empresa que produce actualmente en el sur de Córdoba y Buenos Aires, tanto en campos alquilados como propios, trabajando 4.000 hectáreas de agricultura y 3.500 hectáreas de ganadería. Además, la empresa tiene la Cabaña Tuyuti situada en la localidad cordobesa de La Cesira.

Así, de a poco le empezó a dar su impronta a la empresa y una de las cosas que observó en Campagro una vez que ingresó es que no estaba tan desarrollado el uso de la digitalización.

“Por haber trabajado en otras industrias más profesionalizadas, me dio a entender que hacía falta ir hacia este proceso de digitalización, a pesar de que tengo una pasión particular por la tecnología” dijo Pedro.

“Me apasiona mucho todo lo que es relacionado a las Agtechs”, agregó Pedro recordando que tuvo una empresa de drones par el agro años atrás.

En este sentido, en la empresa comenzaron a utilizar softwares para la gestión y monitoreo de los cultivos, imágenes satelitales y tecnología para el seguimiento de las labores agrícolas. Además, continúan explorando la agricultura por ambientes y ahora profundizaron esta tarea en microambientes con fertilización y siembra variable para maximizar la inversión en cada lote.

“Ya sea una empresa de agro, o de zapato o que venda calefones. tiene que tener una mirada empresarial. Lo que tiene que mandar es esta mirada empresarial apoyado en lo técnico”, se refirió Pedro en relación que hay empresas que se basan principalmente en el manejo agropecuario.

“Lo técnico es para producir, pero luego hay que ver cómo te financias, cómo vendés,cómo comprás, cómo pagás, y esto es lo mismo haciendo soja que cualquier otro producto”, agregó.

La empresa hace la rotación tradicional de:maíz y trigo y soja y en los últimos 4 años implementaron los cultivos de cobertura principalmente para bajar las napas por las inundaciones que lo afectan en aquel momento.

Luego, precisó, con la rotación que tienen con gramíneas,no era tan necesario el uso de los cultivos de cobertura pero lo siguen utilizando en lotes puntuales donde hay mayor presión de malezas y en cabecera para descompactar el tránsito.

“Somos miembro de Crea Santa Isabel, es un aprendizaje constante sobre todo porque se comparte con gente que hace lo mismo con los mismos objetivos”, remarcó.

En este último punto, insistió que busca que los 25 trabajadores de la empresa se capaciten mucho. “Siempre miramos los proceso con la intención de cómo podemos mejorar”.

Por lo que el objetivo ahora es, ya aceitado la agricultura de precisión, ir hacia la ganadería de precisión apuntando a estudiar los ambientes, los horarios de comida, parcelas, y medir con imágenes satelitales retornos forrajeros y fertilizaciones. La empresa hace ciclo completo donde manejan un rodeo de alrededor de 4.000 cabezas.

"Profesionalización, ganas de mejora y pensar en positivo, y algo muy importante es el equipo interno y externo. Nadie cambia una cultura de una empresa y un modelo productivo solo. Esto se logra con el equipo, con capacitación, escuchando a los que saben fuera y dentro de la empresa", cerró Pietro.

Clarín – Esteban Fuentes