Miércoles, 05 Agosto 2020 02:45

Por US$100.000 millones. Fernández respaldó un plan del agro para exportar

Luego de una ronda de presentaciones que incluyó gobernadores, ministros, al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y hasta la vicepresidenta Cristina Kirchner, el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) llegó ayer al presidente Alberto Fernández con su propuesta para exportar por US$100.000 millones. El mandatario la respaldó y puso su gabinete a disposición del sector para que se pueda trabajar en esa línea. En Olivos, el mandatario recibió a un reducido grupo de referentes del CAA, que integran más de 40 entidades ligadas al agro. Fueron José Martins, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires; Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara Cec); Dardo Chiesa, coordinador de la Mesa de las Carnes; Roberto Domenech, presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (Cepa), y Patricia Calderón, presidenta de la Federación Olivícola Argentina.

Fernández estuvo acompañado del ministro de Agricultura, Luis Basterra; el canciller Felipe Solá, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz.

Según un comunicado del CAA tras la reunión, el jefe de Estado "valoró y felicitó al CAA por la iniciativa, destacando la unión y representatividad federal de las entidades que lo componen, alentó a trabajar en conjunto, para lo cual designará a un equipo interministerial, destacando la importancia que tendrá el sector agroindustrial en la generación de empleo y crecimiento económico en nuestro país, para lo cual consideró que será fundamental el aumento de las exportaciones de todas las economías agroindustriales".

En diálogo con LA NACION, Martins destacó tres cosas del encuentro con el jefe de Estado. Por un lado, que "felicitó la conformación de este grupo". En segundo lugar, su "apoyo a que la agroindustria es el motor del país". En tercer término, que "puso el gabinete a disposición para trabajar". En cuanto a esto último, se hará un trabajo de coordinación para pulir un proyecto que llegue al Congreso.

"Está claro, marcado a fuego, que la agroindustria es el motor para salir de esta crisis. La política entendió que la agroindustria nos va a permitir salir", dijo Martins.

En el CAA sostienen que, con el fomento y estímulo a las inversiones, un plan exportador, una ley para ese fin y estabilidad fiscal y financiera por 10 años, el país puede saltar de 65.000 millones de dólares en exportaciones a US$100.000 millones. Además, generar arraigo en el interior y 700.000 nuevos empleos, más de 200.000 de ellos aportados directamente por la contribución de la agroindustria.

Pero, para lograr esos objetivos, sus integrantes creen que se debe generar un marco adecuado y, en esa línea, iniciaron una ronda de contactos. Quieren que lo que salga como ley tenga el consenso suficiente tanto del oficialismo como de la oposición.

En uno de los primeros contacto, que fue con Massa, el presidente de la Cámara de Diputados incluso puso sus equipos técnicos a elaborar un proyecto para la cadena agroindustrial.

La semana pasada, en tanto, la vicepresidenta le dio un apoyo explícito al programa. Martins, Idígoras y Domenech, que fueron al Senado a ver a Cristina Kirchner, se retiraron conformes del encuentro y sorprendidos porque la titular de la Cámara alta tenía leído el proyecto y pidió interiorizarse por determinados aspectos, entre otros por la articulación con el mercado interno.

Esa foto, no obstante, fue criticada en sectores de entidades ruralistas, sobre todo porque el encuentro fue con quien se enfrentó al campo cuatro meses en 2008 por la resolución 125 para subir las retenciones. Entre los productores consideran que la expresidenta todavía no hizo una autocrítica de ese conflicto.

El otro elemento que disparó las críticas fue que no había ningún productor en la reunión. Según trascendió luego, eso fue así porque por protocolo no solo debían asistir tres personas sino que se armó con quienes estaban disponibles en Buenos Aires para asistir al Senado. Entre los productores también se criticó que el CAA no ponga más énfasis en la presión impositiva sobre el sector.

Para el encuentro con Fernández, en tanto, según trascendió uno de los pedidos fue que hubiera una mujer en el encuentro. Por eso la presencia de Calderón. Chiesa, que también es productor y fue presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), asistió como coordinador de la cadena cárnica.

Tras la reunión, en el CAA aguardan que se pueda avanzar con definiciones para que las propuestas se transformen en un proyecto de ley. En rigor, en el plan del sector se dice que las propuestas, fruto de la articulación con el sector público, tendrían que estar listas en un plazo de 60 días.

La relación entre el Gobierno y el campo no empezó de la mejor manera. Apenas asumió, Fernández subió de 24,7 a 30% las retenciones a la soja y luego las incrementó al 33%. En el caso del trigo y el maíz, los derechos de exportaciones se incrementaron del 6,7 al 12%. Por ley el Gobierno tiene la potestad para aumentarlas al 15% en trigo y maíz, cosa que no hizo hasta el momento.

En marzo, cuando pasó las retenciones de la soja del 30 al 33%, el Gobierno hizo una rebaja para retenciones de las economías regionales y prometió un plan de pago de compensaciones para los productores de soja que todavía no cumplió.

La Nación - Fernando Bertello