Martes, 28 Julio 2020 02:27

Bordet pidió a Nación aviones hidrantes y una draga para combatir el fuego en el Delta del Paraná

Así se definió el gobernador Gustavo Bordet, quien afirmó “estar en permanente contacto con las autoridades nacionales y con su par santafesino, Omar Perotti, para evaluar las acciones y acordar nuevos pasos a seguir en el combate de los incendios en islas del Delta del Paraná”. “Aquí es cuestión de que todas las autoridades nos pongamos de acuerdo. No se trata de hacer una confrontación de jurisdicciones, sino ponerse de acuerdo”, dijo el fiscal de Estado Julio Rodríguez Signes, quien agregó que “las causas de los incendios son concurrentes, es decir que hay varios factores. Productores ganaderos que utilizan la técnica para renovación de pasturas, de propietarios santafesinos, pero también hay cazadores furtivos y gente que viene de Rosario y de Santa Fe y utiliza las islas los fines de semana, y también generan estos focos ígneos”, hizo saber.

“Y hay factores climáticos, porque no es sencillo apagar incendios ahí. Son muy altas las pasturas y entonces puede ser que por la superficie se arroje agua, pero por debajo queda encendido el fuego y cuando hay viento se vuelve a encender".

Tras el encuentro, Rodríguez Signes, afirmó que el tema de los pastizales en el Delta entrerriano "forma parte de las principales preocupaciones del gobernador" y destacó las acciones que se han llevado adelante hasta ahora.

Por otro lado, el Gobernador “hizo una denuncia penal ante el Juzgado Federal con competencia en Victoria. No es una responsabilidad exclusiva de los entrerrianos ni del gobierno de Entre Ríos que no le escapa a la responsabilidad, pero necesitamos de la colaboración de propietarios, arrendatarios y productores que viven en Rosario, como así también de gente de esa ciudad que viene a las casas de fines de semana que tienen en Entre Ríos a pesar de que está prohibido el turismo".

Acciones concretas

En tanto, el jefe de la policía de Entre Ríos, Gustavo Maslein, informó sobre las acciones que se vienen concretando desde la fuerza en torno a los incendios y sobre otras custodias que se llevan a cabo en la zona de islas, y explicó la información brindada al gobernador.

“El gobernador y todo su equipo están muy preocupados por los incendios que se vienen llevando a cabo, más que nada en las zonas frente a Rosario, en las islas entrerrianas. Le dimos a conocer lo que se ha hecho. La policía está trabajando desde el mes de febrero con las comisarías que tenemos de Delitos Rurales en la zona y la Brigada Forestal; y hemos trabajado en conjunto con autoridades de la Nación”.

“Hay muchos factores que nos juegan en contra, como la bajante del río, la sequía, la afluencia de personas a las islas que no tienen contemplación al momento de hacer fuego. Estamos trabajando para poder contrarrestar esto y vamos a implementar torres de video vigilancia en las comisarías para monitorear, usar los medios aéreos trabajando en conjunto con Nación y dragar en las islas para la obtención de agua para contrarrestar el fuego. Son acciones que vamos programando para ponerlas en acción”, explicó Maslein.

Por su parte, el secretario de Ambiente, Martín Barbieri, señaló la preocupación del gobierno entrerriano ante la quema de pastizales, "la degradación de la flora y fauna y la afectación de los cursos de agua, ya que esto se da en el marco de una bajante extraordinaria del río Paraná, ante lo cual cualquier incendio que se genere puede provocar grandes problemas. Además, nos preocupa el impacto del humos tanto en las ciudades santafesinas como entrerrianas".

El Día de Gualeguaychú

 

El catastrófico impacto ambiental que tienen las quemas en las islas del río Paraná

Las quemas de pastizales en las islas del Delta del Paraná son el mayor problema ambiental de la región en un año marcado además por una bajante extraordinaria del río. Con más de 4.200 focos detectados entre enero y junio, el fuego deja marcas profundas en el territorio del humedal: algunas son visibles de manera inmediata, mientras que otras recién se verán en el mediano y largo plazo. Todas son graves y modifican el equilibrio de un sistema frágil que depende del equilibrio de todas sus piezas para funcionar bien.

Las quemas generan impactos inmediatos y otros que recién se perciben a mediano o incluso a largo plazo: mortandad de animales, pérdida de hábitat natural para muchas especies, empobrecimiento de los suelos, contaminación del agua y del aire e incidencia en las emisiones que generan el cambio climático son algunos de esos impactos que alteran el equilibrio vital de las más de 700 especies de plantas y animales (50 especies de mamíferos, 260 de aves, cerca de 300 de peces, 27 de anfibios y más de 30 de reptiles) que usan estos ambientes como hábitat.

2020 está caracterizado por una extrema sequía en el Delta, producto de una bajante histórica del río Paraná. Los suelos secos de zonas antes anegadas, con mucha materia orgánica, así como la vegetación seca en pie, resultan en material combustible y dificultan el control de los incendios, señala el documento “El Delta en llamas” realizado por Patricia Kandus, Natalia Morandeira y Priscilla Minotti de la Universidad de San Martín.

Las especialistas destacaron que en las islas más del 80% de la vegetación es herbácea y sumamente diversa, mientras que apenas el 4% está ocupado por bosques nativos. “Lo que se suele quemar son los humedales herbáceos y con ello se afecta también su enorme biodiversidad”, advierte el documento.

Pero además de afectar a la biodiversidad, las quemas también atentan contra los usos y modos de vida isleños. “Las quemas impactan directamente sobre la pesca y la apicultura al destruir hábitat de peces y la flora apícola. Las actividades turísticas y deportivas también son perjudicadas, al degradar la calidad del aire y de los paisajes isleños”, informaron las tres científicas.

Graciela Klekailo, que es especialista en ecología vegetal y docente en la UNR, explicó que existen diferencias en la forma en la cual las quemas afectan a la flora y fauna. En relación a los animales, hay grupos menos afectados en primera instancia que son aquellos con capacidad para moverse rápido, como las aves. “Durante los incendios las aves estarán en general menos afectadas que los anfibios y los reptiles, que se mueven menos rápidamente o no logran escapar. Eso dentro de lo que llamamos efectos directos e inmediatos del fuego”, dijo la docente, que agregó que incluso aquellos que logran irse padecen a futuro las consecuencias de las quemas.

“Los grupos que podrían escapar, como las aves, igual sufren impactos porque se destruyen los lugares donde anidan o tienen sus perchas en los pastizales altos o juncales. Cuando ese ambiente pierde superficie, se ven afectados a la larga también, por lo que todas las especies se ven afectadas a corto, mediano o largo plazo”, señaló.

Klekailo apuntó a las causas que generan el fuego, con la “limpieza” del terreno para ganadería como razón principal. “Puede haber casos originados por pescadores o cazadores furtivos, pero las grandes superficies son tierras para ganadería”, una práctica que en su visión debería limitarse al mínimo o no hacerse ya que trae otros problemas además de las quemas.

El Día de Gualeguaychú