Viernes, 24 Julio 2020 06:30

Una manga de langostas amenaza plantaciones de naranjas en Entre Ríos

La manga de langostas que entró hace más de un mes a la Argentina desde Paraguay, llegó el domingo a la provincia de Entre Ríos. Se teme que la plaga que hasta ahora consumió más que nada pasto natural y monte, se ensañe con los cultivos cítricos de la zona y produzca graves daños. "Es una pandemia", asegura Martín Rapetti, consejero de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer), en referencia a la plaga, que no solo está en Latinoamérica, sino que también ha tenido apariciones en África, Medio Oriente y Asia. "Lamentablemente tenemos otra más", agrega.

Las langostas llegaron a los campos de esa zona luego de un largo recorrido: ingresaron por Formosa, luego pasaron por Chaco y, por las bajas temperaturas, permanecieron durante un mes en Corrientes. El domingo pasado ingresaron en la provincia de Entre Ríos por el departamento de Feliciano, al norte, bajaron hacia el departamento de Federal y, finalmente, aparecieron en Federación.

"Lo que ingresó a Entre Ríos es parte de la población de la langosta original", dice el ingeniero agrónomo Héctor Medina, coordinador del Programa Nacional de Langostas y Tucuras del Senasa. Medina explica que las fumigaciones realizadas en Santa Fe y Corrientes permitieron reducir la manga, aunque admite que es muy complejo hacer los controles por su dimensión, inicialmente estimada en poco más de 10 kilómetros cuadrados.

"Va circulando en el sentido contrario al viento", explica Rapetti. El productor cuenta que en la zona, las fumigaciones aéreas se vieron complicadas por la neblina, pero también por la molestia de los apicultores, preocupados por el potencial daño que el químico usado podía causar en sus colonias.

"En Federal se perdió una oportunidad ideal para fumigar con aviones. Estaban en el monte, pero no se hizo por el clima", cuenta Héctor Reniero, presidente de la Sociedad Rural de Chajarí. "Yo creo que es cuestión de poner un poquito de voluntad", asegura el productor. Ahora, la manga está en una zona cercana a poblaciones y escuelas, por lo que el método de fumigación debe ser terrestre, con turbinas, como se hizo ayer por la tarde en Chajarí.

Según cuenta Rapetti, hasta ahora no se han visto daños provocados por la manga, excepto en un campo al sur de Corrientes. La preocupación ahora es por los cultivos de citrus de la provincia afectada. "Eso sí lo comen", dice el presidente de Farer. Reniero coincide y aporta un video en el que se ve como las langostas atacan sin piedad una planta de naranjas en un campo en Federación. "No dejaron nada", se lamenta Reniero.

También generó alarma ver que algunas langostas sobrevivieron a la fumigación. "Se veía algunas aleteando después de la pulverización", comenta Rapetti. "Es raro, estaban viendo si hubo algún problema con el producto", agrega.

Asimismo, la permanencia de la plaga en el país aumenta el riesgo de que las langostas pongan huevos y que se cree una manga autónoma. De algún modo, esto cerraría un ciclo, ya que, según cuenta Rapetti, la manga que hoy ataca el litoral argentino aparecio en Paraguay a partir de una manga surgida en el centro de la Argentina en 2015. "Empezó a circular en Catamarca, se trasladó a Bolivia y tuvo postura en Paraguay", explica Rapetti.

La diputada nacional por Entre Ríos Alicia Fregonese cuestionó en Twitter al Senasa y al gobierno provincial, responsabilizándolos de la llegada de la langosta a Entre Ríos. Medina, en tanto, asegura que la coordinación es excelente y que hay un trabajo articulado entre el sector público y el privado que está funcionando muy bien.

Además, el ingeniero destaca que el Senasa es pionero en la implementación del manejo preventivo, que consiste en un monitoreo permanente y el control temprano en todo el país. Esto se sigue realizando incluso durante la emergencia actual, que abarca no solo a Argentina, sino también a Paraguay y a Brasil.

En efecto, el Senasa confirmó el martes pasado el ingreso de una segunda manga desde Paraguay hacia la provincia de Formosa. Y es factible que una tercera manga, que se encuentra en la zona del Chaco Central de ese país, realice el mismo recorrido, debido al patrón de vientos de esta época del año. "El domingo no se pudo pulverizar a la manga que está en Paraguay porque estaba en un parque nacional", comenta Rapetti.

"Nosotros como productores no podemos entender cómo puede ser que hace más de cuarenta días se está corriendo a la langosta y no se la puede exterminar", dice Reniero. "No podemos seguir haciendo turismo con la langosta por todo el país", señala el dirigente.

Según explica Medina, contenerlas es muy difícil. "Se mueven hasta 150 kilómetros en un día en forma de masa. No hay ninguna barrera física que las pueda detener y suelen asentarse en lugares de difícil acceso", explica el especialista, y señala que, incluso en África, donde la Food and Agriculture Organization (FAO) tiene tantos recursos, el control de la langosta del desierto ha sido complejo. "Es una plaga migratoria y transfronteriza, distinta de cualquier otra a nivel mundial", indica Medina.

Alfredo De Angeli, senador nacional por Entre Ríos, le mandó una carta al ministro de Agricultura, Luis Basterra, expresando preocupación por el avance de la plaga. "Muchos productores, como también distintos referentes del sector agropecuario, han visto con enorme sorpresa y preocupación el regreso de esta plaga, que después de décadas vuelve a irrumpir en nuestra provincia. En este sentido, la consulta que todos nos formulamos es: ¿Cómo es que en pleno año 2020, con todos los medios y tecnología disponible, tengamos que ver que estas plagas puedan desplazarse cientos de km?, causando zozobra e inquietud en miles de productores agropecuarios, que solo conocen de los estragos que producía esta plaga por los relatos de sus abuelos", dice el senador en su carta.

Luego le pide a Basterra que "arbitre todos los medios posibles, para que el programa de lucha contra este flagelo disponga de las medidas necesarias para que esta plaga pueda ser controlada en tiempo y forma".

La Nación - Malena Duchovny