Jueves, 23 Julio 2020 05:30

En 17 años EE.UU. perdió más de la mitad de sus tambos: esperan una mayor concentración

En los últimos 17 años la cantidad de tambos en EE.UU. se redujo más de la mitad al tiempo que la producción de leche creció en línea con un aumento de la eficiencia. Así lo indica el documento “Concentración en el sector lechero estadounidense” (Consolidation in US Dairy Farming) publicado este mes por el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés).

Mientras que en 2002 había 74.100 tambos registrados en EE.UU, en 2019 esa cifra había caído a 34.187. “La tasa de disminución de tambos se aceleró en 2018 y2019 incluso a medida que la producción de leche continuaba creciendo; la concentración probablemente continuará”, señala el informe, para luego añadir que se prevé que la cifra de empresas lecheras se ubique en torno a 31.500 para el año 2021.

 

Para intentar frenar la tasa de cierre de tambos, el USDA implementó en 2014 implementó un programa (Dairy Margin Coverage) para asegurar un ingreso mínimo al sector cuando los precios de mercado no logran cubrir los costos de producción. En 2018 y 2019 los subsidios federales destinados al sector lecheros fueron de 250 y 279 millones de dólares respectivamente.

“La escala de lo que constituye más grande ha seguido aumentando en el sector lechero, de modo que actualmente casi 200 empresas ordeñan 5000 o más vacas y a categoría mayor ordeña más de 25.000 vacas”, explica el documento del USDA.

“Las grandes operaciones lácteas continúan mostrando ventajas sustanciales de costos, en promedio, sobre las unidades de producción más pequeñas. Además, muchos pequeños tamberos se están acercando a la jubilación y el apoyo estatal adicional brindado en los últimos años, si bien es sustancial en su conjunto, representa apenas una fracción de las diferencias de costo promedio existentes entre las grandes y pequeñas empresas”, remarca.

El total de vacas lecheras en EE.UU., que era de 10.8 millones en 1980, cayó a 9,0 millones en 2004 para luego recuperarse hasta alcanzar 9.4 millones en 2018. A pesar de eso la producción nacional de leche siguió creciendo de manera sistemática gracias a mejoras logradas en la genética de las vacas lecheras combinadas con una gestión más eficiente e intensiva de las formulaciones nutricionales.

“¿Por qué vemos una producción creciente de leche cuando la rentabilidad neta promedio de toda la industria viene en promedio cayendo de manera persistente? Porque la rentabilidad neta varía ampliamente entre tambos. Algunos grupos de empresas lecheras obtienen resultados consistentemente altos, mientras que otros pierden dinero y se contraen gradualmente”, apunta el documento del USDA.

 

Valor Soja