Martes, 21 Julio 2020 02:27

El guiño del Presidente a la Vaca Viva generó elogios y “sugerencias” del campo

“Buenisimo, pero…” Así podrían resumirse las repercusiones que generó Alberto Fernández entre los dirigentes del campo con sus declaraciones a favor de la Vaca Viva, una metáfora sobre el sector agropecuario argentino en un juego de palabras con Vaca Muerta. El Presidente usó el término en una entrevista con el diario británico Financial Times, en el marco de la cual lamentó que las enormes reservas del yacimiento patagónico hoy no tengan potencial reactivador. En contraste, ponderó a las tierras productivas del campo y las consideró como una oportunidad para exportar alimentos procesados con valor agregado. En ese sentido, Fernández consideró que “la demanda internacional de las exportaciones de granos de Argentina desde países como China impulsarán una recuperación en 2021 después de la fuerte caída que registrará la actividad económica este año”.

“Celebramos la frase del presidente. Desde las cadenas estamos convencidos de que somos una de las principales llaves para la salida del país de esta crisis”, dijo Luis Zubizarreta, titular de la cadena de la soja (Acsoja) que representa al principal rubro exportador de la Argentina. El presidente de Argentrigo, Migue Cané, también celebró que se vea a la agroindustria como la punta de lanza de la recuperación del país, porque quedó más entera frente a la pandemia.

“Valoramos y compartimos que se considere estratégico a nuestro sector”, declaró ante Clarín el presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, José Martins. Y aseguró que “Vaca viva es sinónimo de extensión territorial, relación con el medio ambiente, recursos naturales, tecnología, economías regionales, innovación, energía, creación de empleo, arraigo y generación de divisas, todo lo cual nos abre la posibilidad de transitar hacia un desarrollo económico - social sostenible”.

Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) coincidió en que “la recuperación de la economía y el país puede venir de la mano del campo, con créditos, apoyo y generando mano de obra y arraigo en el interior del país, porque será necesario potenciar las exportaciones para generar divisas que tanto necesitará nuestro país”.

En tanto, Alberto Morelli, presidente de Maizar, cree que “es sumamente importante que el Presidente vea a la agroindustria como una vía para las soluciones. Hablar de Vaca Viva es ponderar a la cuenca fotosintética para la producción de biomasa y alimentos que distingue a esta región del planeta”. Y aseguró: “Desde el sector estamos dispuestos a colaborar con el momento difícil que vivimos los argentinos”.

Por su parte, Carlos Achetoni, presidente de Federación Agraria Argentina dijo que “es digno de destacar que el Presidente vea la importancia que tenemos los productores agropecuarios y todas las actividades que están vinculadas a nosotros en la generación de recursos y el rol que podemos cumplir en la salida de esta crisis”.

Y en un sentido similar opinó otro mendocino y colega de la Mesa de Enlace, Carlos Iannizzotto, titular de Coninagro, quien puso el acento en las coincidencias entre las palabras del Presidente y el plan que su entidad presentó recientemente, en el cual se plantea la necesidad de federalizar la economía.

Las sugerencias para dar el salto

Los elogios a la frase del Presidente por parte de los dirigentes del campo vinieron de la mano sugestivas recomendaciones. “Necesitamos políticas para mantener viva a la Vaca viva. Esto es previsión y conocer un plan para la agroindustria a mediano plazo. Es el camino del crecimiento”, planteó Chemes.

Cané advirtió que "habrá que cambiar el comportamiento recurrente de sacarle al sector eficiente para darle al ineficiente. Debe ser de un modo mucho más federal que el modelo histórico que no funcionó. Si se busca un crecimiento inclusivo, habrá que generar las condiciones para ello”.

Zubizarreta opinó que “sólo vamos a lograrlo incentivando más producción; valor agregado y exportaciones y la agroindustria tiene todo el potencial para un fuerte desarrollo con alto impacto tal cual fue planteado por el consejo agroindustrial argentino a varios referentes del Estado nacional”.

Morelli planteó que “hay que trabajar mucho en la articulación público-privada para avanzar. Seguramente, el Presidente tiene presente, como lo expresó desde su campaña electoral, que la agroindustria es el principal aportante de divisas, con un 60% de los dólares frescos que ingresan a nuestra economía. En definitiva, está bueno que eso sea reconocido y valorado”.

El presidente de Federación Agraria pidió dar un paso más. “Ahora esperamos -dijo- que no sólo nos vean como "dadores de recursos" sino que nos convoque, nos escuche y podamos pensar juntos cómo hacer esa salida. No sólo queremos producir para generar alimentos y/o divisas al país, tenemos muchos problemas, necesidades y también propuestas para impulsar la producción, potenciar el desarrollo de las producciones regionales y la generación de empleo, que queremos sean escuchadas al momento de diseñar ese plan. Y remató “Nos preocupa que sólo se nos tenga en cuenta como el lugar adonde ir a buscar dinero. En el pasado fue así, y perdimos todos”

Iannizzotto concentró sus inquietudes en la densidad poblacional. Resaltó que "solo el 7% de la población vive en zonas rurales y habría que desincentivar las corridas hacia los centros periurbanos y repensar el esquema demográfico actual. Buscamos una nueva colonización que permita que tierras fiscales se vuelvan productivas y se integren a los núcleos productivos". En términos productivos postuló "trabajar no solamente alimentos para animales, sino alimentos para humanos, esto genera mayor valor. Hay que financiar la eficiencia de la agricultura en Argentina para ganar en kilos de carne. Apostamos a la ganadería y a capacitar productores junto al IPCVA en las regiones, ya que es una actividad que puede ser transversal a todo el país”.

Clarín – Mauricio Bártoli