Viernes, 17 Julio 2020 02:28

Vicentin: la Casa Gris encara tratativas por el fideicomiso

Un día después de la primera audiencia de conciliación por la conducción de Vicentin, realizada en medio de su concurso preventivo de acreedores, la Casa Gris activó los contactos tendientes a darle cuerpo a la propuesta de salvataje del gigante agroexportador a través de un fondo fiduciario en el que confluyan —en modalidades todavía por definir— accionistas, acreedores y potenciales inversores.

El objetivo inmediato es erigir las bases del plan de rescate formalizado el miércoles pasado ante el juez Civil y Comercial N 2 de Reconquista, Fabián Lorenzini. A la cita conciliatoria acudieron miembros del actual directorio de Vicentin, funcionarios provinciales, síndicos y un abogado en representación de la intervención decretada por la Nación a principios de junio, luego devenida en una veeduría por decisión del magistrado que entiende en el concurso de acreedores. La reunión concluyó con un acuerdo entre las partes.

Al respecto, el secretario de Justicia provincial, Gabriel Somaglia, mantuvo al caer la tarde de ayer un encuentro (vía Zoom) con Gabriel Delgado, nombrado en su momento por el presidente Alberto Fernández como interventor de Vicentin, para evaluar acciones inmediatas.

Las negociaciones continuarán en los próximos días de la mano de Somaglia y la titular de la Inspección General de Personas Jurídicas (IGPJ) de Santa Fe, María Victoria Stratta, además del Ministerio de Producción, que conduce Daniel Costamagna. El 30 de julio será la segunda audiencia de conciliación. Respecto del concurso de acreedores, la instancia seguirá por la ruta judicial.

En los pasillos de la Gobernación deslizaron a La Capital que el fideicomiso mixto permitirá dotar de fondos y confianza a una empresa jaqueada por un concurso de acreedores por unos 100 mil millones de pesos.

La etapa inicial del plan de salvataje jurídico estará piloteada por la provincia, aunque la posterior materialización del fideicomiso implicará una administración a cargo de una figura sin vínculos con la cerealera ni con el Ejecutivo santafesino.

En la Casa Gris recordaron que, una vez concretado el fideicomiso, la gestión “será ejercida por el fiduciario, que nombra el directorio”. Por ese motivo, la actual conducción de Vicentin tendrá que dejar la administración, aunque ya no por una intervención sino como consecuencia de un acuerdo del que forme parte.

Detalles

La iniciativa todavía por pulir contempla para accionistas y acreedores la chance de sumarse, ya que un fideicomiso jurídico permite transferir tanto fondos como derechos.

En ese sentido, los días por venir reflejarán si hay demandantes interesados en capitalizar con acciones las deudas. Los principales acreedores son el Banco Nación (BNA, unos 300 millones de dólares), diversas entidades crediticias internacionales (alrededor de U$S 500 millones) y la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA, U$S 90 millones).

“Lo importante de la posición de Vicentin es que mostró su conformidad con el fideicomiso, a la vez que reconoció su crisis económica y de confianza”, aseveró Somaglia, en declaraciones a LT8.

El funcionario también aludió a un punto específico del anuncio presidencial sobre el auxilio a la compañía que terminó sensibilizando la epidermis política argentina: “Creemos que la expropiación es un remedio muy lejano. Si llegamos a un buen fin, debemos olvidarnos totalmente (de esa instancia)”.

Además de sacar a Vicentin de su actual situación económica, el fideicomiso impulsa el fortalecimiento de la firma con aportes de fondos de instituciones financieras y referentes agropecuarios interesados en evitar una debacle.

Al mismo tiempo, el plan de rescate de la agroexportadora potencia las expectativas en el frente laboral.

Es que, según cifras oficiales, Vicentin cuenta con cerca de 6 mil trabajadores: 2.195 de la industria aceitera, 920 de la algodonera, 376 de la vitivinícola y 2.057 de la frigorífica.

La Capital (Rosario) – Javier Felcaro