Jueves, 16 Julio 2020 02:27

Vicentin: primer avance entre Justicia, la empresa y Santa Fe para resolver la crisis a través de un fideicomiso

En su primera reunión de conciliación, el gobierno de Santa Fe y los directivos de la agroexportadora Vicentin coincidieron en que la figura de un fideicomiso es una opción viable para administrar la empresa que se encuentra en concurso de acreedores, con un pasivo de más de 99.000 millones de pesos. Es el primer síntoma para avanzar hacia un acuerdo que aparece en un conflicto que empezó en Avellaneda, el norte de Santa Fe, y se terminó por amplificar en medio de la cuarentena con dos banderazos, el 21 de junio y el 9 de julio pasado, en las principales ciudades del país.

La idea que llevó el gobierno de Santa Fe en esta instancia de conciliación con la empresa, que abrió la semana pasada el juez Civil y Comercial de Reconquista Fabián Lorenzini, consiguió aflojar las tensiones y el conflicto que se gestó a partir del 8 de junio pasado, cuando el presidente Alberto Fernández anunció la intervención y la expropiación de la agroexportadora, medidas que quedaron en el aire, y de la que el propio jefe de Estado admitió el lunes pasado haberse "equivocado".

"Coincidimos con los directivos de la empresa en que la salida debe ser a través del consenso y que una herramienta viable es la creación de un fideicomiso para atender a los acreedores y a los trabajadores de la empresa", aseguró a LA NACION Gabriel Somaglia, secretario de Justicia de Santa Fe, quien fue el funcionario, junto con la titular de la Inspección General de Personas Jurídicas (IGPJ) de Santa Fe, María Victoria Stratta, que representaron al gobierno de Santa Fe. De parte del gobierno nacional no hubo ningún representante.

Somaglia adelantó que el próximo 30 de julio está previsto que se realice una nueva reunión con los directivos de Vicentin para "poder avanzar con mayores precisiones en la idea de la creación de un fideicomiso, que estaría integrado por los estados nacional y provincial, representantes de los acreedores, como el sector cooperativo, y las entidades financieras, nacionales e internacionales, entre otros". En ese nuevo encuentro del 30 de julio se terminaría de sellar un acuerdo, pero las negociaciones para conformar el fideicomiso comenzarán a partir de este jueves.

"Lo que hay que empezar a discutir es un plan de negocios que sea viable y que genere a partir de las acciones del Estado las inversiones necesarias para que la empresa pueda restituir la confianza en el mercado, que perdió tras caer en cesación de pagos", advirtió Somaglia, un hombre cercano al gobernador que estuvo al frente de las tratativas con acreedores clave de la empresa desde que el presidente le dio el visto bueno a Perotti para que avanzara con su propuesta alternativa a la expropiación.

Aunque en esta instancia no se tocó la letra fina de cómo será la estructura del fideicomiso, en un principio en el gobierno de Santa Fe consideraron -según fuentes cercanas a las negociaciones- que los directivos de Vicentin no podrán seguir con el control de la agroexportadora. Este será un punto de discusión en el marco de esta instancia que abrió y en la que nada parece definitivo.

Desde la empresa calificaron como "positiva" la reunión, según señalaron LA NACION voceros de la firma, que confirmaron que "la creación de un fideicomiso para capitalizar deuda con el Estado y los acreedores privados es una opción superadora, que deja de lado la posibilidad de una intervención". En representación de Vicentin estuvieron Maximiliano Padoán, director de la compañía, Daniel Buyatti, presidente del directorio, y Guido Ferullo, abogado de la empresa.

Voceros de la agroexportadora advirtieron que como parte de estas nuevas negociaciones se acordó con el gobierno de Santa Fe que hasta que se termine de delinear la estructura del fideicomiso el directorio actual de la empresa seguirá con el manejo de la empresa.

La crisis de Vicentin se originó el 4 de diciembre pasado cuando la empresa admitió que se encontraba en una situación de "estrés financiero" y luego de que se presentaran embargos contra la empresa, el 10 de febrero la agroexportadora se presentó en concurso, en el que figuran más de 2600 acreedores, entre ellos el Banco Nación que cedió créditos a la compañía por unos 18.000 millones de pesos.

Esta instancia de conciliación se creó a raíz de la propuesta que presentó la IGPJ de Santa Fe el 19 de junio pasado, día en que el juez restituyó a los directivos de Vicentin al frente de la administración de la empresa y relegó a los interventores a la función de veedores.

El magistrado decidió abrir un incidente aparte del expediente de la convocatoria para evitar nuevos retrasos. Lorenzini puso como plazo el 25 de agosto para la verificación de los créditos´, que establecerá el número final de la deuda que deberá negociar Vicentin.

La reunión de conciliación se concretó para que ambas partes, el gobierno de Santa Fe y la empresa, puedan abrir una instancia de diálogo, que hasta ahora nunca se había generado después del conflicto que disparó el decreto 522/20 de intervención de la compañía y el anuncio de expropiación de la firma concursada, que nunca se terminó de cristalizar.

El as en la manga que tenía el gobierno de Santa Fe era la idea del fideicomiso, que configura la "propuesta superadora" que trabajó Perotti desde hace más de un mes, con perfil bajo.

La Nación - Germán de los Santos