Miércoles, 15 Julio 2020 02:31

Vicentin: el plan para sacarla del default y que llegue a cotizar en Bolsa en dos años

El propio Alberto Fernández lo remarcó esta semana en una entrevista radial: el Gobierno quiere encontrarle una solución al default de Vicentin, que hoy acumula deudas por más de u$s1.350 millones y encara un concurso de acreedores con futuro incierto. El plan se presentará hoy de la mano del Gobierno de Santa Fe a Fabián Lorenzini, juez que lleva adelante el procedimiento judicial y, según pudo averiguar Ámbito, incluye no solo reflotar a la empresa sino también potenciarla, de la mano de los bancos internacionales, cooperativas locales y empresas de acopio y ventas de insumo que en total inyectarían alrededor de u$s200 millones. En el mediano plazo, el proyecto también contempla que las acciones de la firma salgan a cotizar en la Bolsa local.

La audiencia que se llevará a cabo hoy en el juzgado de Reconquista, Santa Fe, contará también con la presencia del directorio de la firma. El juez busca acercar a las partes y escuchar de primera mano cuáles son las opciones para la compañía agroindustrial. Por su parte, el Gobierno hace foco en que actualmente lo primordial es conseguir los fondos necesarios para comenzar a cancelar las millonarias deudas que la empresa tiene con los productores agropecuarios que le vendieron granos.

El plan que afinó en las últimas horas Gabriel Delgado, el interventor designado por el Gobierno, contempla la capitalización de parte de la deuda por parte de los principales acreedores de la compañía. La lista es larga, pero se destacan, lógicamente, el Banco Nación, con acreencias por u$s300 millones, los bancos internacionales que en su conjunto tienen por cobrar u$s500 millones y en último lugar la cooperativa ACA, con u$s90 millones.

En este esquema la banca internacional jugaría un rol estratégico. El Gobierno sabe que la posible quiebra de la empresa podría ser devastadora para la financiación del mercado agroexportador local. El Rabobank, junto con el FMO de Holanda y el CFI son actualmente los principales prestadores para la prefinanciación de exportaciones de la Argentina. Con esto en mente el plan prevé que puedan capitalizar parte de sus acreencias en Vicentin, sentar en el directorio a sus representantes y acordar un management profesional para la puesta en valorización de la firma que contaría además con un desembolso de dinero fresco por parte de este grupo.

Por otra parte, las cooperativas, con ACA a la cabeza también serían de la partida, no solo capitalizando deuda sino también proveyendo de granos a la empresa agroindustrial. En el menú también hay una empresa nacional de acopio y ventas de insumos para el agro, que aportaría capital para formar parte de ese pool público-privado en el manejo de Vicentin.

En tanto, también se especula con la posibilidad de que Glencore, socia de Vicentin en la planta de biodiésel Renova, sea otra de las aportantes de dinero, que en primer término estaría destinado a cancelar las deudas de los productores agropecuarios.

Finalmente, y como corolario, el proyecto contemplaría que los actuales dueños de Vicentin puedan quedarse con una porción del capital accionario que rondaría el 10%. El plan, en paralelo, prevé sacar a cotizar a la firma en la Bolsa local en un plazo de dos años, luego de sanearla totalmente en sus finanzas. De esta manera el pool público -privado reduciría su exposición, al tiempo que suma nuevos inversores a la cartera.

Ámbito Financiero – Yanina Otero