Lunes, 13 Julio 2020 02:26

Lácteos: con un paro se agrava un conflicto y alertan que podrían faltar productos

Luego de un quite de colaboración realizado entre el jueves y el domingo, hoy el gremio de los trabajadores de la industria lechera, Atilra, hará un paro por 24 horas. La profundización de la protesta, según la cámara que agrupa a las principales compañías procesadoras del sector, llevará a que las empresas no retiren la leche de los tambos y podría generar algún faltante de productos para los consumidores. El quite de colaboración de Atilra, que significó no trabajar en los feriados ni hacer horas extras, fue en reclamo de que haya una actualización salarial por la inflación de 2020. Según el gremio, no hubo respuestas a ese planteo y por eso hará un cese de actividades por 24 horas. El sindicato solo ofrece recibir y procesar leche si se dona para instituciones con fines sociales.

Ante el reclamo sindical, desde la otra vereda, en el Centro de la Industria Lechera (CIL), donde están las principales empresas del rubro, sostienen que los trabajadores de la actividad ya vieron completada una suba del 73% en abril (la inflación de 2019 fue del 53,8%) mientras ahora piden una recomposición por la inflación de 2020. En los primeros cinco meses de este año la inflación acumulada ya está en el 11,1%.

"El gremio tiene un nivel salarial importante. De bolsillo con una antigüedad de 10 años están en 107.000 pesos", indicó Miguel Paulón, presidente del CIL. En la cámara dicen que detrás del reclamo hay una necesidad del gremio de contar con más fondos y se quejan de que mientras el Gobierno les pide a las empresas no aumentar los precios al público se dan estos planteos.

"Nosotros no estamos en condiciones de hacerlo (al incremento) porque tenemos precios máximos, retenciones y deducciones de ingresos", dijo Paulón, que pidió que el Gobierno llame a una mesa de diálogo para destrabar el conflicto.

Según dijo Paulón, por el conflicto "puede haber un rebote de faltante" de algunos productos que determinadas empresas no puedan distribuir. "No va a haber recolección de materia prima ni distribución. No van a salir los camiones", agregó.

Esto podría derivar en un fuerte problema para los tamberos, que tienen una actividad donde no pueden parar el ordeñe diario y la entrega a las empresas. "El que tiene capacidad (de almacenaje en tanques en los tambos) aguantará, pero el que no, no sé qué hará", añadió Paulón.

En un comunicado, la cámara industrial señaló: "El CIL se manifiesta a favor de una mesa de diálogo con las autoridades nacionales y los gremios, ante la crítica situación en la que se encuentra el sector, agravado severamente por la caída de ventas y el incremento de costos, en el marco de una pandemia del coronavirus".

"A la creciente presión sobre la estructura de costos de las empresas lácteas, que este año acumula un aumento superior al 20% y con valores de insumos críticos a precios dolarizados, se suma la imposibilidad de trasladar estos incrementos a los precios de venta desde hace más de 6 meses, lo que está colocando a muchas empresas al borde del colapso por el quebranto de sus balances. En este contexto, no es posible realizar nuevos incrementos en los salarios, cuando nos encontramos en el medio de una de las crisis más severas que ha vivido el sector en su historia", agregó.

Pese a la pandemia, el mercado interno está ante un buen momento. De acuerdo al Ministerio de Agricultura, entre enero y abril pasados subió 9% el consumo de leches fluidas, 5% el de leche en polvo y 3% otros productos. En quesos hubo una merma del 1%.

De acuerdo a Paulón, no obstante "por el escaso poder adquisitivo" se están vendiendo productos de menor valor. Esto pasa en yogures, quesos e incluso leches. En la cuarentena, en tanto, pymes que vendían quesos para pizzerías que cerraron vieron caer una negocio importante para su actividad.

Planteo sindical

Desde el lado de Atilra, insisten que no han recibidos aumentos por 2020, que solo se vino pagando $4000 dispuestos por el Gobierno a cuenta de las paritarias, y señalan que la industria no quiere hablar con ellos.

"Hay un empecinamiento en no hablar, no negociar. No hemos acordado salarios por 2020. No quieren o nos están usando porque quieren incrementar los precios (al público)", señaló una fuente de Atilra.

Según la fuente sindical, el aumento del 73% que habla la industria como ya registrado no es tal, sino menor. Dijo que recibieron una suba por la inflación de 2019 (53,8%) más un 2% que faltaba de 2018. Agregó que, considerando los $4000 dispuestos por el Gobierno, si hubiera una negociación se podría estar cerca para otorgar un aumento por la inflación de 2020.

"El grueso de la industria está trabajando más, vendiendo más (que antes de la cuarentena)", dijeron en el gremio, que descartaron una falta de productos. Ante una consulta sobre qué puede ocurrir luego de la protesta que finalizará el domingo, en el gremio no anticiparon cuáles serán sus próximos pasos.

"El aumento otorgado por las cámaras empresarias durante este año 2020 fue de un 2% para recién equiparar la inflación del año 2018 y un 53,8%. ¡Pero para compensar la inflación del año 2019!; año en el que el aumento promedio de los lácteos se ubicó por encima del 90%. El "chamuyo" de los industriales se contradice con los datos del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), la que afirma que por el efecto cuarentena el consumo per cápita de lácteos creció casi 57 litros (56,9 exactamente) entre enero y abril del presente año", señaló Atilra.

La Nación - Fernando Bertello