Viernes, 03 Julio 2020 02:27

La operación de la sembradora, la base de un maíz de punta

La agricultura de precisión sigue trayendo oleadas y oleadas de innovación tecnológica. En materia de sembradora de granos gruesos, la dirección actual es la incorporación de dosificadores, monitores de precisión y sistemas que estabilizan el trabajo del cuerpo de siembra. Estos son órganos de control clave ya que monitorean no solo el flujo de la semilla y el fertilizante, sino que aseguran una población de simientes de maíz sin fallas en la implantación. Por ello, el control total de la variabilidad espacial es un aspecto sustancial para lograr uniformidad y es definitorio a la hora de explorar todo el potencial de rendimiento del cultivo.

Actualmente, múltiples marcas de sembradoras ofrecen tecnología para la dosificación neumática y variable, tanto de semillas como de fertilizantes. Sin embargo, la cordobesa Agrometal, fabricante de sembradoras, fue pionera y se adelantó a la incorporación de herramientas de avanzada.

Fue así que consiguió la homologación y colocación de tecnología de Precision Planting, que llegó al país hace seis años. Luego la siguieron otras nacionales del segmento.

Además de la uniformidad espacial en el cultivo de maíz, la uniformidad temporal es una variable indispensable para el rendimiento del cultivo. Esta se logra con una buena sembradora, que pueda mantener la profundidad de siembra pareja a lo largo de todo el lote.

Siguiendo con la uniformidad temporal, ello también significa sembradoras y cuerpos de siembra diseñados para ser estables en el lote y la labor, considerando el largo, el peso, las paralelas, los resortes y el diseño de la máquina.

En este último sentido, también los productores y contratistas cuentan con el aporte de la tecnología nacional desarrollada por Baratec, Agrometal y testeada por el INTA Manfredi.

Se trata de Twin Force (Ver Foto superior), una innovación que permite precargar la presión sobre el cuerpo de siembra a un pulmón, desde la cabina del tractor, y favorece así mantener constante el trabajo de la máquina, a pesar de la oscilación dada por el terreno.

Twin Force consigue la estabilidad mediante un amortiguador por cada surco de siembra lo que hace que, a pesar de los bruscos o normales desniveles de terreno, el cuerpo de siembra no salte, no rebote y, por lo tanto, la profundidad se mantenga constante.

El amortiguador también trae aparejado el aumento de la velocidad de siembra, sin el riesgo del salto de los cuerpos que son tan perjudiciales para optimizar la uniformidad temporal del cultivo.

Otro detalle del Twin Force es un sistema simple de instalar y no requiere de la capacidad hidráulica del tractor para funcionar, como es el caso de otros sistemas.

El futuro

El progreso de la agricultura de precisión y todos sus implementos fue convirtiendo, poco a poco, a la cabina del tractor en un entorno poco amigable para el conductor. En perspectiva, las empresas referentes en siembra ya está trabajando en opciones de dosificadores que se conecten con protocolo ISOBUS.

ISOBUS es un idioma único mediante el cual tractor, software e implemento se podrán ver en una sola pantalla en la cabina, permitiendo simplificar la operatoria de trabajo. Al mismo tiempo, esto evitará la duplicidad de monitores y cableados, generando un espacio más relajado, armonioso y sencillo de operar para el maquinista.

Inversión

Al momento de definir y analizar tecnologías, la pregunta es: ¿Cuándo conviene invertir en todas estas tecnologías, que agregan costo y complejidad a la sembradora?

La respuesta a esta pregunta debe considerar dos grandes aspectos. El primero estrictamente agronómico: si el agricultor busca sembrar maíz, en cantidad y calidad, la inversión en monitores de precisión y dosificadores se repaga en un tiempo más corto en el que alcanza la obsolescencia de la herramienta.

Por su parte, son equipos costosos para sembrar trigo o soja y estos cultivos no devuelven la inversión de la misma forma que el maíz.

En otro sentido, el siguiente aspecto por considerar es la mecánica. Un dosificador y un monitor no pueden reemplazar a una buena sembradora, con diseño y peso adecuados. Es decir, lo primero es el implemento de calidad y luego un buen dosificador que ayude a aumentar el rinde.

Por eso, la mecánica de las sembradoras Agrometal está preparada para un labor eficiente, que asegura la acción de corte de rastrojo, la apertura del surco sin fratachar la tierra, el control de profundidad, el posicionamiento de la semilla en contacto con la tierra y su tapado adecuado. Todos son aspectos fundamentales para el óptimo trabajo del dosificador.

Infocampo – Pablo Losada