Miércoles, 01 Julio 2020 02:44

Con incentivos fiscales, el uso de fertilizantes podría crecer hasta un 32%

En 2019 aumentó por quinto año consecutivo el consumo de fertilizantes en Argentina a 4,6 millones de toneladas y marcó un nuevo récord. Pero según los expertos en la materia, no es suficiente esta cantidad y queda todavía mucho por crecer porque con esta cifra no se llega a reponer los nutriente que se extraen de las cosechas. Por eso, desde el sector están buscando volver a impulsar un proyecto que permita desgravar del Impuesto a las Ganancias un porcentaje del costo de los fertilizantes.

Se trata de la Ley de Mejora y Conservación de Suelos, que fue impulsada por varias entidades y presentada en el Congreso Nacional por el actual ministro de Agricultura, Luis Basterra, pero en 2016 perdió estado parlamentario luego de darle media sanción en la Cámara de Diputados. Luego, no se volvió a tratar y quedó relegada ante otras necesidades del país.

En este contexto, durante el Congreso de Maizar 4.0 se volvió a justificar la necesidad e importancia que tiene una norma para apuntalar la nutrición de los suelos.

El primero en poner claridad a la situación nutricional fue el presidente de Fertilizar Asociación Civil, Jorge Bassi, quien remarcó las conclusiones de un trabajo realizado entre la misma entidad y el INTA, en la cual elaboraron un mapa sobre la situación de los suelos en la pampa húmeda y los compararon cuando eran prístinos contra el 2018.

Del estudio se remarcó una caída del 40% en materia orgánica y se deterioraron los niveles de fósforo en los suelos pampeanos. También el potasio comenzó a hacer otro problema, un elemento que no se tenía en cuenta hasta ahora.

Asimismo, Bassi describió los ensayos que viene realizando Fertilizar Asociación Civil en 9 localidades en todo el país por 4 campañas consecutivas comparando tecnologías de nutrición. Entre una de las tantas conclusiones, se dedujo que se puede producir 4 millones de toneladas más de trigo, 9 millones de toneladas más de maíz y 8 millones de toneladas más de soja si se utiliza un manejo integral para buscar altos rendimientos versus el manejo actual del productor.

"El uso de fertilizantes explicó cerca del 20% de la producción de granos en la campaña 2019/20. Si lográramos estimular el uso de la tecnología de forma responsable, podemos incrementar los rendimientos en promedio 15% respecto de los niveles actuales", resumió Bassi.

Ante esta situación, el directivo de Fertilizar explicó la importancia que tiene este proyecto de ley que fue armado originalmente en 2014 por diferentes profesionales y expertos de Aacrea, Aapresid, Ciafa, Fadia, Fertilizar, Fundación Vida Silvestre y asesores de Diputados y fue presentado por el actual ministro de Agricultura, Luis Basterra, que por aquel tiempo se desempeñaba como Diputado Nacional.

Las bases del proyecto consistían en un beneficio impositivo con la deducción adicional del 100% del gasto en fertilizantes para uso agropecuario en la liquidación anual del Impuesto a las Ganancias.

Alcanzaba a productores agropecuarios, tanto de extensivas como intensivas mientras que había un plan especial para pequeños productores y agricultura familiar.

En este sentido, la norma requería presentar el plan de siembra a tres años firmado por un profesional de ciencias agrarias, plan de fertilización de la campaña presentada y análisis del suelo.

"Se estimulan los planes de siembra realizados por un profesional. Se involucra al dueño de la tierra como responsable de los planes, se incentivan las Buenas Prácticas Agrícolas. y se requiere el análisis de suelos que servirá para una base pública de información de calidad de suelos", enumeró Bassi los beneficios del proyecto que tuvo media sanción en Diputados pero perdió estado parlamentario al no tratarse en Senado.

En este sentido, Nicolás Jorge, economista de la Fundación INAI (Instituto Para Las Negociaciones Agrícolas Internacionales), quien también participó del panel, le puso números al impacto que tiene esta iniciativa. Y para esto, hizo dos escenarios posibles: uno con la deducción del 50% y el otro, del 100%.

Por lo que ejemplificó que si se toma la deducción del 50% del impuesto a las ganancias del gasto de fertilizante, el aumento en el uso de la fertilización sería del 13% al 30% mientras que la producción de granos subiría entre 6% a 12%. Asimismo, el valor agregado de la cadena agroindustrial podría ascender entre 1.200 y 1.600 millones de dólares.

En materia impositiva, la recaudación en Ganancias bajaría entre 200 y 134 millones de dólares pero al percibir el Estado mayores montos en otros impuestos por la mayor producción, la recaudación total subiría entre 124 y 160 millones de dólares.

Para la segunda variable, deduciendo al 100% el impuesto, el consumo de fertilizantes aumentaría de 16% a 32% y la producción de granos crecería de 7% a 13%. Mientras que el valor agregado de la cadena agroindustrial subiría entre 2.300 a 2.900 millones de dólares.

En cuanto a los impuestos, caería la recaudación por Ganancias en 500 millones de dólares, pero casi se vería compensado por el aumento en el ingreso de otros impuestos.

“Los incentivos de la Ley son los adecuados.para aumentar la dosis de fertilización”, destacó el economista de INAI.

Clarín – Esteban Fuentes