Martes, 16 Junio 2020 02:26

Jorge Scoppa. Los motivos por los cuales para los contratistas "este año no ha sido exitoso"

A punto de finalizar la cosecha gruesa en el interior del país, el presidente de la Federación Argentina de Contratistas de Maquinaria Agrícola (Facma), Jorge Scoppa, aseguró que esta no ha sido del todo exitosa debido a los problemas que tuvieron y siguen teniendo los contratistas para movilizarse por las distintas provincias del país por las restricciones sanitarias para circular por el coronavirus. Otro de los factores que aqueja al sector es la falta de estímulos para las inversiones de maquinaria.

Los trabajos de cosecha en sí, afirmó, se realizaron sin inconvenientes, pudiendo hacer hasta ahora casi la totalidad de la producción de soja y más del 60% del maíz de primera. Sin embargo, sostuvo que queda "una buena parte del maíz de segunda" que, de acuerdo con las estimaciones que maneja la cámara, falta por recolectar un 40%.

"Si miramos a nivel general hubo un nivel muy parecido de cosechas con los años anteriores cuando se perdieron muchos kilos por la humedad, pero este año en ese aspecto fue mejor. Aunque hubo sequía en una parte de Santa Fe", explicó.

"Recién ahora estamos cobrando. Todavía no tenemos un número exacto de cómo fue para nosotros esta temporada, pero definiéndolo económicamente no ha sido exitosa y hay muchos factores que fueron trabando este ciclo como, por ejemplo, la dificultad para hacer inversiones de maquinaria y repuestos", dijo.

Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, ya se levantó un 99,4% del área cosechada de soja a nivel nacional, registrando un adelanto interanual de 0,9 puntos porcentuales. La superficie que resta para finalizar la campaña se ubica principalmente en el sur del área agrícola nacional.

En el caso del maíz, sostienen que el 100% del cultivo alcanzó la madurez fisiológica. La cosecha cubre el 61% del área apta, registrando un avance de 19,3 puntos porcentuales con respecto al promedio de los últimos 5 años.

No obstante, pese a que la mayoría de la cosecha se está realizado sin grandes inconvenientes, en el sector aluden a la dificultad que tienen los contratistas para adquirir herramientas, gomas para la maquinaria agrícola, ya que muchos de estos artículos son importados. "Son un problema porque se necesitan repuestos para las cosechadoras, tractores y hasta las camionetas. Las gomas de estas máquinas no están en el mercado y las concesionarias que las distribuyen están cerradas", añadió.

Por otro lado, el presidente de Facma también resaltó que, debido al cierre de los bancos por la pandemia, el sector está pasando por una desinversión de maquinaria que se va agravar.

"Los créditos que se habían iniciado quedaron en la nada. Ahora con las nuevas medidas que estableció el gobierno sobre el stock mínimo de granos, no tenes crédito (el Central sacó una medida para excluir a los productores que almacenan más de un 5% de soja o trigo de los créditos al 24% para capital de trabajo). El contratista siempre tiene cereal, lo siembra o cobra los servicios con granos y ahora con todo esto la gente no saca el crédito y listo", indicó.

"Estamos muy perjudicados, si bien la maquinaria chica se ha vendido muy bien, la cosechadora está bastante parada. Este año con la pandemia la parte crediticia se volvió a entorpecer todo y cada vez se nos envejece más toda la maquinaria. Pero comparándonos con otros sectores por todo lo que están pasando, para nosotros esto es un triunfo", aseveró.

Por último, resaltó que todavía están con problemas para desplazarse de una provincia a la otra por la cuarentena que exigen de un lugar a otro que deben cumplir los contratistas. "Los problemas se dan en Santiago del Estero, Salta y La Pampa. Tengo contratistas en La Pampa desde hace un mes y medio y les dijeron que si salen tienen que hacer 15 días de cuarentena y no pueden volver a entrar sin hacer cuarentena. Lo mismo me pasa con otro en Salta que no sale porque si no tiene que hacer cuarentena, sumado a los problemas que tienen en las rutas para hacer el control sanitario y la pérdida de tiempo", remarcó.

La Nación - Belkis Martínez