Jueves, 11 Junio 2020 02:33

Vicentin aportó más de $27 millones a las campañas electorales y al partido de Mauricio Macri

La empresa Vicentin, cuya estatización anunció esta semana Alberto Fernández, fue una de las principales financista de las campañas electorales de Mauricio Macri desde 2015, cuando el entonces líder opositor soñaba con ser presidente, hasta su intento de reelección de 2019. La compañía alimenticia donó, a través de distintas firmas que forman parte de su holding, un total de $27,5 millones a Cambiemos, según consta en los informes de financiamiento electoral y partidario que se entregan ante la Cámara Nacional Electoral.

El financiamiento de Vicentin comenzó oficialmente en 2015 a través de aportes al partido Pro Nacional, ya que en ese momento no estaban permitidas las donaciones de empresas para financiar campañas electorales, y se terminó de oficializar en 2019, cuando la compañía fue el principal aportante de Juntos por el Cambio en las PASO con $13,5 millones a la fórmula Macri-Pichetto.

No aparecen, en cambio, donaciones de Vicentin a la campaña del Frente de Todos durante las últimas elecciones.

Desde el entorno del expresidente destacan el apoyo de Vicentin desde el comienzo de la carrera política de Macri, incluso antes de 2015. El expresidente forjó una buena relación con Gustavo Nardelli, directivo de Vicentin, quien llegó a formar parte del equipo que impulsó la candidatura a gobernador de Miguel del Sel en Santa Fe y quien luego especuló con postularse él mismo como candidato. "Fueron unas de las primeras familias que apoyaron a Mauricio [Macri] desde que fundó Compromiso para el Cambio", recuerda un histórico de su equipo.

Las donaciones de Vicentin a Pro crecieron en 2017, el año de las elecciones legislativas. Aportó $8 millones, repartidos entre Vicentin SAIC ($3 millones), Friar SA (2 millones) y Renova SA ($3 millones). Las donaciones de empresas como Vicentin dejaron bajo la lupa de la Justicia el balance del partido porque en ese momento estaban prohibidas las donaciones de personas jurídicas a la campaña electoral, pero Pro canalizaba las apoyos empresariales a través de su partido político. La Justicia todavía no aprobó todavía las cuentas de Pro tanto en 2015 como en 2017.

Friar SA, un frigorífico que forma parte de la compañía, recibió $11 millones del Ministerio de Trabajo, a cargo por entonces de Jorge Triaca como parte del programa Repro, una ayuda del Estado para empresas en crisis con problemas para pagar salarios, tal como informó el diario Tiempo Argentino. Desde el gobierno explicaron en ese momento que la empresa también había recibido este tipo de ayuda antes de 2015, durante el último tramo del kirchnerismo en la Casa Rosada.

El apoyo económico para la campaña electoral se hizo público a partir de 2019, cuando se legalizó la donación de empresas a campañas electorales. Vicentin fue el máximo financista de Juntos por el Cambio en las PASO, cuando todavía estaban intactas las posibilidades de reelección de Macri. La compañía desembolsó, en total, $13,5 millones a través de Algodonera Avellaneda SA, Oleaginosa San Lorenzo SA y Friar, todas con aportes iguales de $4,5 millones cada uno (el máximo permitido).

Investigación judicial

Como ya había ocurrido con los aportes canalizados a través del partido, otra vez las donaciones de Vicentin -como las de otras empresas del sector- quedaron bajo la lupa de la Justicia en esta última campaña. La Cámara Electoral dispuso que el máximo de aportes por empresa era de $4,5 millones para las PASO, un número que el grupo Vicentin superaría si se suman los desembolsos de todas las firmas de la compañía.

La última donación llegó para las últimas elecciones generales, cuando Friar volvió a aportar otros $5.5 millones para la campaña presidencial de Macri.

Los préstamos de Vicentin con el Banco Nación ya superaban los $10.000 millones antes de la campaña, pero se sumaron otros $5785 millones en noviembre, días antes de que el macrismo dejara la Casa Rosada tras el triunfo electoral de Alberto Fernández . Por la otorgación de los créditos, que suman un total de $18.000 millones, la Justicia investiga ahora a directivos de Vicentin y al extitular del Banco Nación Javier González Fraga, que fue imputado por el delito de negociaciones incompatibles con la función pública.

La Nación - Iván Ruiz

 

Se reactiva la causa penal por los créditos del Banco Nación a Vicentin durante la era Macri

La empresa agroexportadora Vicentin, intervenida por un decreto presidencial, tiene varios frentes judiciales abiertos. Uno es el concurso de acreedores que tramita en la provincia de Santa Fe y que está a cargo del juez en lo civil y comercial Fabián Lorenzini. Otro es la causa penal en la que su presidente, Gustavo Nardelli, y Alberto Padoan, otro ejecutivo, están imputados junto con el extitular del Banco Nación de la gestión macrista Javier González Fraga.

En ese expediente se investiga si la entidad bancaria autorizó de manera irregular a la cerealera a acumular una deuda de $18.500 millones en contra de las normativas del banco.

El caso lo llevan adelante el juez federal Julián Ercolini y el fiscal Gerardo Pollicita y se encuentra, todavía, en una fase inicial. Ercolini le pidió, en febrero pasado, información al Banco Nación y a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), pero los pedidos al Banco Nación no fueron contestados en su totalidad. Los imputados aún no fueron citados a prestar declaración indagatoria.

La causa surgió por una denuncia de un particular basada en un informe elaborado por el actual director del Banco Nación, Claudio Lozano, quien, al asumir, analizó la situación económica de la firma y consideró que "el proceso de endeudamiento" que acumuló Vicentin con el BNA "superó los límites a los que podía acceder la firma en función de los establecido por la normativa del Ente Regulador para las Grandes Empresas". Lozano dijo que la empresa recibió un trato privilegiado y, en marzo pasado, tras reunirse con legisladores santafecinos, advirtió que no se descartaba la posibilidad de una estatización.

La información requerida al Banco Nación fue recibida por el juzgado esta semana, a través de decenas de mails con documentación adjunta. Sin embargo, fuentes judiciales indicaron que hay diferencias entre el material que las autoridades del banco dicen que mandaron y lo que se recibió.

Hasta el momento, reconstruyó este medio, el informe elaborado por Lozano en el cual se basó la denuncia penal no fue entregado oficialmente al juzgado, si no que fue descargado por las autoridades judiciales de una página web.

Según supo LA NACION de fuentes judiciales, el juzgado de Ercolini sí recibió la documentación pedida a la AFIP -información amparada por el secreto fiscal- relacionada con las empresas del holding agroindustrial. También se le requirió información al juez en lo Civil y Comercial Fabián Lorenzini, que lleva adelante el concurso de la firma Vicentin, que remita material sobre la deuda de la empresa, investigada en ese juzgado.

Nuevo escándalo en el Senado: el kirchnerismo anunció que no cumplirá el protocolo acordado con la oposición          

La cerealera fue la principal aportante para la campaña de Juntos por el Cambio en las elecciones del año pasado. Entró en cesación de pagos en diciembre pasado y el 11 de febrero de este año solicitó la apertura de su propio concurso de acreedores por una deuda que asciende a los U$S1350 millones.

"Se desprende de la denuncia la posible existencia de una maniobra por la cual se habría perjudicado al Estado Nacional a través del otorgamiento irregular de préstamos por parte del Banco de la Nación Argentina a favor de la firma Vicentin S.A. lo que le permitió a la empresa acumular una deuda con el banco de 18.500 millones de pesos, los cuales actualmente serían de cobro incierto puesto que la sociedad se encuentra en estado de cesación de pagos", había considerado Pollicita en el dictamen emitido en febrero pasado, cuando impulsó la acción penal e imputó a González Fraga, Nardelli y Padoan.

Ante la consulta de LA NACION , González Fraga dijo que no fue citado ni notificado por el juez Ercolini.

El reporte en el que está basada la denuncia sostiene, además, que "sin fundamento alguno [Vicentín] habría obtenido una refinanciación sin hacer las cancelaciones correspondientes para encuadrar en la normativa vigente, lo cual habría sido posible gracias a los vínculos de la empresa con funcionarios del anterior gobierno nacional y del BNA, y a sus aportes proselitistas a favor de la coalición 'Juntos por el Cambio', que la ubican como la principal contribuyente".

Padoan, uno de los principales accionistas de Vicentin y además expresidente de la Bolsa de Rosario, fue i nvestigado por la Justicia en la causa de los cuadernos de las coimas , por haber hecho pagos ilegales al exfuncionario del Ministerio de Planificación Roberto Baratta.

La Nación - Candela Ini