Miércoles, 10 Junio 2020 02:30

Coninagro apoyó la decisión oficial de expropiar el grupo Vicentín: “Ésta podría ser una oportunidad para desconcentrar el manejo del sector”

Carlos Iannizzotto, presidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), aseguró que la decisión de intervenir el grupo Vicentín con el propósito de expropiarlo “es clave” para “sostener las fuentes de empleo, mantener la cadena de pagos, asegurar que el productor esté a salvo”. El dirigente auguró una buena gestión al interventor designado por el presidente Alberto Fernández. “Saludamos a Gabriel Delgado, sabemos de sus referencias como profesional. Quedamos a su disposición en esta idea de que el cooperativismo tiene contenido, capilaridad y gestión que aportar“, indicó por medio de un comunicado.

“Hay preocupación en los productores por si hay colisión o relación entre el proceso jurídico legal y administrativo en el caso Vicentin y el proceso político detrás de esta decisión. El cooperativismo, en esencia, está en contra de la concentración de empresas ya sea en el ámbito privado o público y del Estado, y entendemos que ésta podría ser una oportunidad para desconcentrar el manejo del sector, creemos que sería más oportuno darle lugar a las pequeñas y medianas empresas”, afirmó.

La opinión de Iannizzotto no puede ser considerada parcial porque, además de presidir Coninagro –institución que integra la Comisión de Enlace Agropecuaria junto a CRA, SRA y FAA– integra el directorio del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social, organismo presidido por Mario Cafiero.

Por otra parte, la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), que integra Coninagro, es uno de los principales acreedores quirografarios de la concursada Vicentín SAIC con una deuda comercial registrada de 4929 millones de pesos.

Vale recordar además que Julián Echazarreta, actual secretario de Agricultura de la Nación, se desempeñaba hasta el año pasado como subgerente general de la Asociación de Cooperativas Argentinas.

Valor Soja

 

Federación Agraria avala la decisión del gobierno sobre Vicentín

El presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, manifestó ayer su esperanza en que la intervención a la cerealera Vicentín no resulte un “pasamano de una empresa concentrada privada a otra empresa privada”, al tiempo que espera que se mantengan las fuentes laborales y que los productores puedan cobrar sus deudas.

“Que el productor pueda cobrar las deudas de Vicentín y mantener las fuentes de trabajo es importante”, dijo Achetoni en diálogo con El Destape Radio.

Agregó que los productores quieren “saber fehacientemente” cuál es el proyecto respecto del Grupo Vicentín, porque “no es lo mismo que quede en manos de tres o cuatro empresas privadas concentradas, a que sean tres o cuatro cooperativas, o integradoras de cooperativas”.

Para Achetoni, la participación de pequeños y medianos productores y/o cooperativas “es una forma de dar participación. Si no, sería un pasamano de una empresa concentrada privada a otra empresa privada”, aseveró.

Por último, el presidente de la Federación Agraria Argentina manifestó: “Tenemos que conocer el proyecto, ver el alcance que va a tener para poder decir si aplaudimos o criticamos”.

Anteayer, el presidente Alberto Fernández decretó la intervención de la empresa agroexportadora Vicentín, que en febrero se presentó en concurso de acreedores por una deuda de casi 1.400 millones de dólares. El jefe del Estado destacó que se trata de un rescate para garantizar la continuidad de la empresa y los puestos de trabajo. Anticipó, además, que enviará al Congreso un proyecto de ley de expropiación de la compañía.

Fernández explicó que todos los activos del Grupo Vicentín pasarán a ser parte de un grupo fiduciario que estará a cargo de YPF Agro, la unidad de agronegocios de la petrolera estatal. Al frente de la intervención estará Gabriel Delgado, un respetado economista que actualmente se desempeña en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) y que se desempeñó como secretario de Agricultura durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

El presidente explicó que se trata de "una operación de rescate" de una empresa que está en concurso preventivo de acreedores, y corre riesgo de ir a la quiebra. La intervención permitirá "su continuidad" y llevará "tranquilidad a sus trabajadores y a unos 3.000 productores que tendrán a quien seguir vendiéndole su producción".

La Capital (Rosario)