Miércoles, 10 Junio 2020 02:29

La previsión de una mayor cosecha en Australia acentuó la caída del valor del trigo

Por tercera rueda consecutiva, los precios del trigo cerraron ayer en baja en el mercado estadounidense, producto del avance de la cosecha de las variedades de invierno y de la previsión de un importante aumento de la producción en Australia, donde la campaña 2020/2021 marcaría el fin de la secuencia de tres ciclos agrícolas consecutivos afectados por las sequía. Al momento de fijar los ajustes de la jornada, las pizarras de la Bolsa de Chicago reflejaron quitas de US$2,57 y de 2,39 sobre los contratos julio y septiembre del trigo, cuyos valores fueron de 185,37 y de 187,67 dólares por tonelada. En Kansas, las mismas posiciones resignaron US$1,01 y 0,82, en tanto que sus precios resultaron de 168,19 y de 171,32 dólares.

Gracias a las lluvias que mejoraron la condición de los suelos en las principales regiones productoras de trigo de Australia, particularmente en los Estados del este y del sur del país, y a los pronósticos de precipitaciones por encima de los registros usuales durante el invierno, la Oficina Australiana de Agricultura y de Recursos Económicos y Ciencias (Abares, por sus siglas en inglés) proyectó ayer en 26,67 millones de toneladas el volumen de la cosecha 2020/2021 de trigo, por encima de los 21,30 millones estimados en marzo por el organismo y de los 24 millones previstos por el USDA en mayo. Además, el nuevo cálculo oficial implica un crecimiento del 75,81% frente a los 15,17 millones recolectados en el ciclo 2019/2020.

En su reporte mensual, Abares agregó que la cosecha de trigo resultaría un 13% superior al promedio de los últimos 10 años y que la siembra marcaría un aumento del 27,23% frente a la campaña anterior, al pasar de 10,21 a 12,99 millones de hectáreas.

Este resurgimiento previsto para Australia tiene una particular relevancia para la Argentina, dado que de los grandes proveedores globales es quien vuelca su oferta en el mercado en el mismo momento del año. Su ausencia, que se hizo notoria en la campaña anterior, le posibilitó al grano argentino su entrada casi sin competencia en los países importadores del sudeste asiático.

Si bien Abares no proyectó un volumen de exportaciones australianas de trigo, el mercado prevé que las ventas oscilen entre 15 y 17 millones de toneladas, muy por encima de los 8 millones de la campaña 2019/2020.

Esta situación queda expuesta sobre los valores FOB del trigo en los puertos argentinos, que para los embarques entre junio y agosto se ubican en 242 dólares por tonelada, pero que para el bimestre noviembre/diciembre, cuando entra la oferta del hemisferio sur (Australia/Argentina) caen a 211 dólares, según la información suministrada por el Ministerio de Agricultura de la Nación.

En el mercado físico local eso se refleja en valores que para el trigo con entrega inmediata oscilan entre 182 y 190 dólares por tonelada y que para el grano con entrega entre noviembre y enero fluctúan de 165 a 170 dólares.

Las pizarras del Matba Rofex mostraron ayer un cierre estable para la posición julio del trigo, en 190 dólares por tonelada, y una mínima mejora de US$0,10 para el contrato diciembre, que quedó con un ajuste de 166,40 dólares.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) informó que los consumos pagaron entre 12.450 y 14.500 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago, sin variantes respecto del rango vigente anteayer.

Para los valores internacionales del trigo ayer también resultó negativo el clima más húmedo en zonas agrícolas de Rusia, que mejoraría las condiciones de los cultivos en el principal exportador mundial del grano fino.

Anteayer, el USDA relevó el avance de la cosecha de los trigos de invierno estadounidenses sobre el 7% del área apta, por delante del 3% vigente un año atrás y en línea con el 7% promedio de las últimas cuatro campañas.

Retroceso del maíz en Chicago

Tras dos ruedas alcistas consecutivas, el maíz se negoció en baja ayer en la Bolsa de Chicago, donde la mejora del estado de los cultivos marcada anteayer por el USDA resultó el principal factor negativo para las cotizaciones del cereal.

Las pizarras del mercado estadounidense reflejó quitas de US$2,46 y de 2,06 sobre los contratos julio y septiembre del maíz, cuyos ajustes resultaron de 128,93 y de 131,10 dólares por tonelada.

En su informe semanal, el USDA ponderó anteayer el 75% del maíz de los Estados Unidos en estado bueno/excelente, por encima del 74% de la semana anterior y muy lejos del 59% vigente un año atrás. En Iowa, el principal Estado productor del cereal, el 85% del maíz fue relevado en estado bueno/excelente.

En el mercado doméstico las ofertas por maíz con entrega inmediata crecieron levemente, de 8400 a 8450 pesos por tonelada, según informó la Bolsa de Comercio de Rosario, que agregó que se mantuvo vigente la posibilidad de acordar operaciones en 122 dólares por tonelada. Vale señalar que otras fuentes indicaron que por lotes importantes algunos compradores elevaron sus propuestas hasta los 123/125 dólares.

Para el puerto de Bahía Blanca la demanda exportadora volvió a pagar 135 dólares por tonelada de maíz disponible, mientras que para Necochea elevó la propuesta de 130 a 135 dólares.

En cuanto al maíz 2020/2021, los interesados mantuvieron sus propuestas por el grano con entrega de marzo a mayo sobre el Gran Rosario entre 125 y 127 dólares por tonelada.

En el Matba Rofex las posiciones julio y septiembre del maíz sumaron US$1,20 y 0,30, al cerrar con ajustes de 127 y de 129,80 dólares por tonelada.

La BCBA indicó que las ofertas de los consumos se mantuvieron sin cambios para el maíz, en un rango que fue de 7900 a 8400 pesos por tonelada, según calidad, condición, procedencia y forma de pago.

Acerca de la soja, los precios cerraron con resultado levemente negativo en la Bolsa de Chicago, donde los contratos julio y agosto resignaron US$0,55 tras terminar la jornada con ajustes de 317,19 y de 318,20 dólares por tonelada. Las buenas condiciones de los cultivos estadounidenses y la ausencia de nuevas confirmaciones de ventas de soja a China les restaron sostén a las cotizaciones.

En el mercado disponible local la soja se negoció sin cambios, dado que los compradores volvieron a pagar 222 dólares por tonelada para el Gran Rosario y 225 dólares para Bahía Blanca y para Necochea.

En el Matba Rofex la posición julio de la soja sumó US$0,30 y cerró con un ajuste de 225,30 dólares por tonelada, mientras que el contrato noviembre quedó sin variantes, en 230,60 dólares.

La Nación - Dante Rofi