Martes, 26 Mayo 2020 02:26

Arcor ganó $476,6 millones en el primer trimestre gracias a reducción de costos

La firma alimenticia Arcor informó que durante el primer trimestre del año consiguió una ganancia neta de $476,6 millones, en gran medida, gracias a la puesta en marcha de un plan para contener la suba de los costos. Un año antes, en marzo de 2019 informaba un resultado negativo superior a los $1.298 millones. La empresa que tiene su base de operaciones en la localidad cordobesa de Arroyito remarca además que durante el primer trimestre de este año sus ventas alcanzaron los $34.640 millones, lo que se traduce en una caída del 7% en facturación y del 5% en volumen respecto al mismo período del año anterior.

De esta manera su estrategia de negocios jugó un rol clave para conseguir una mejor performance a pesar de la caída de las ventas. “Entre las acciones implementadas que permitieron obtener este resultado, se destacan la reducción de costos fijos y el estricto control de los niveles de stock, con el consecuente ahorro de costos logísticos y de inventario asociados”, explica la firma en un comunicado.

Lógicamente el panorama que planteaba la compañía para este año se vio afectado a raíz de la pandemia de coronavirus que impacta de lleno en la economía global, al respecto desde la firma señalaron: “Es relevante mencionar que el escenario para el desarrollo de los negocios del Grupo cambió en virtud de la situación epidemiológica relacionada al brote del Covid-19, viéndose afectados los volúmenes de ventas de algunos de sus negocios”. Así es que si bien la empresa no ahonda en cómo seguirá su estrategia de negocios, remarca la necesidad de continuar adelante con sus proyectos orientados reducir el impacto de la suba de costos.

Lo cierto es que también las empresas del rubro alimenticio son las menos castigadas por la pandemia, en líneas generales porque nunca dejaron de estar operativas e incluso algunos segmentos de negocios experimentaron una suba en las ventas. Las primeras proyecciones, indican que, hacia fines de marzo, las empresas productoras de alimentos incrementaron su producción en torno al 10-15% interanual principalmente debido a un mayor nivel de demanda de productos básicos y cambios en el consumo generados por la cuarentena obligatoria.

Por su parte, Arcor posee actualmente 45 plantas industriales ubicadas en Argentina, Brasil, Chile, México y Perú donde fabrica más de 1.500 productos, sus ventas están distribuidas en los segmentos Golosinas y Chocolates (31% consolidado), galletitas (25%) y empaques (21%), con una posición de liderazgo en la mayoría de las categorías. Analizando su perfil de negocios, el rubro golosinas y chocolates podría haber sido el más golpeado por la retracción del consumo sobre todo en kioscos ante la menor circulación de gente en las calles.

Ante este panorama la empresa lanzó recientemente los programas “Salvemos al Kiosco”, basado en el financiamiento de capital de trabajo de los comercios y “Ayudando a un kiosco, tu plata vale doble”, que propone la adquisición de vouchers online que duplican su valor cuando los consumidores retiran los productos en el kiosco. La firma busca de esta manera sostener el comercio en este rubro.

Continuando con el análisis de su último balance, Arcor se despega por omisión de sus colegas como Molinos Río de la Plata o la láctea Mastellone Hnos., que en sus presentaciones financieras recientes hicieron foco en la necesidad de concretar una suba de precios al consumidor. Según detallan hoy la industria alimentaria está operando con precios congelados y la rentabilidad está lejos de ser la ideal mientras los costos productivos y laborales van en aumento.

Quizás la fortaleza que presenta Arcor respecto a otras alimentarias locales es que el 30% de sus ingresos proviene de las operaciones de la firma en el exterior. De esta manera, a pesar de que el 70% de sus ingresos están atados a la facturación en la Argentina, consigue una buena balanza comercial gracias a su crecimiento constante en otras latitudes.

La firma tiene actualmente presencia en más de 120 países, incluso está llevando adelante un ambicioso proyecto de inversión en Angola para poner en funcionamiento su primera planta industrial fuera de América Latina. Con este proyecto la empresa quiere conseguir un mejor posicionamiento en el creciente mercado del continente africano.

En el mismo marco, a fines del año pasado, el líder de Arcor, Luis Pagani, planteaba también concretar inversiones en México y en Brasil. Claramente la alimenticia busca continuar diversificándose geográficamente, sin descuidar sus operaciones locales.

Ámbito Financiero – Yanina Otero