Imprimir esta página
Miércoles, 20 Mayo 2020 02:27

Con Macri o Fernández. ¿Con quién el campo apuró más ventas de granos?

CÓRDOBA.- La venta de granos de la campaña actual acumulada hasta la primera semana de mayo fue más importante que en el mismo lapso de precosecha, cosecha y post cosecha de 2019. "Uno podría decir que los productores, hasta acá, acompañaron más a Alberto Fernández que a Mauricio Macri ", definió el economista Juan Manuel Garzón, del Ieral.

El planteo lo realizó en una teleconferencia en Córdoba con empresarios. Indicó que a la primera semana de mayo la comercialización acumulada fue de 30 millones de toneladas de soja y maíz contra 25 millones del mismo período de 2019.

Garzón insistió en que la capacidad de la cosecha para actuar como motor de la economía dependerá de cuánto entre al circuito comercial. El ciclo 19/20 tenía vendidos 20 millones de toneladas a febrero (más de la mitad que en el anterior). "Ahora lo que pasa es lo contrario, pocas ventas durante la cosecha y post cosecha", agregó.

"Hay 30 millones de toneladas de soja y maíz vendidos hasta la primera semana de mayo contra 25 millones en el mismo período de 2019. Uno podría decir que los productores, hasta acá, acompañaron más a Alberto Fernández que a Mauricio Macri", definió Garzón.

Vale recordar que antes de la asunción de Alberto Fernández los productores aceleraron ventas ante el temor de una suba de las retenciones, algo que finalmente hizo el gobierno actual al aumentar primero del 24,7 al 30% las retenciones en la soja y luego al 33%. En trigo y maíz subieron del 6,7 al 12%.

Respecto de los precios, con una soja a $14.320 la tonelada y $8159 el maíz presentan menor poder de compra que en otros períodos, pero lo que preocupa es la tendencia en maíz que es a la baja y que se monitorea "de manera permanente porque impactará en la decisión de la próxima siembra".

En el caso de carnes y lácteos, describió que los precios están más baratos en términos reales que el año pasado y reflejan "los problemas de la demanda interna para absorber alzas, el efecto de la pandemia es que deteriora expectativas y daña ingresos". Garzón subrayó que la incertidumbre de los productores es si habrá una recuperación del consumo interno o una salida externa que les permita mejorar los precios.

La "buena noticia" llega por el lado de las importaciones de carne de China, que se interrumpieron a comienzos de año encendiendo alarmas pero en marzo y abril la tendencia mejoró "mostrando que China sigue necesitando carnes de todo tipo". En ese mercado, la Argentina compite con los "grandes globales" y tiene espacio para crecer. En carnes bovinas, Brasil tiene 40% de ese mercado y la Argentina el 25%. En aviar los porcentajes son 60% y 11%, respectivamente. En tanto, en porcina, Brasil tiene un 11% mientras que la Argentina comenzó a exportar el año pasado este producto al mercado chino.

En la exposición, en tanto el analista Jorge Day repasó que las economías regionales que exportan alimentos son las que mejor están paradas en los primeros meses de esta crisis, ya que si bien los precios bajaron, los volúmenes de demanda prácticamente no cambiaron pese a la pandemia del Covid-19.

"La brecha cambiaria y las regulaciones están afectando -agregó-. No es malo el precio del dólar, pero comparado con el blue es bajo y el productor tal vez decide retener para un momento mejor".

La Nación - Gabriela Origlia